Cómo tratar un dedo dislocado

Un dedo dislocado ocurre cuando el hueso de un dedo se sale de su articulación. Las lesiones deportivas, las caídas y los accidentes pueden provocar la dislocación de un dedo o pulgar.

La dislocación de un dedo o pulgar puede ser extremadamente dolorosa y angustiosa. Aunque la dislocación no es una emergencia que ponga en peligro la vida, es importante buscar atención médica inmediata.

Este artículo describe qué hacer cuando una persona se disloca el dedo o el pulgar. También analiza los síntomas, las causas, el tratamiento y la recuperación de un dedo dislocado.

Qué hacer

Una persona no debe intentar reubicar un dedo dislocado por sí misma.
Crédito de la imagen: Mdumont01, 2013

Las personas que sospechen que se han dislocado el dedo deben buscar atención médica inmediata. Mientras espera ayuda o se dirige a una clínica, es importante no mover el dedo o el pulgar dañados. La aplicación de hielo en el dedo puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

No intente mover el hueso del dedo de regreso a su articulación; un profesional sanitario cualificado debe hacer esto. Intentar reubicar el hueso del dedo sin el entrenamiento adecuado puede empeorar la lesión y causar dolor e hinchazón adicionales.

Las personas que intentan volver a colocar el hueso de su propio dedo en su lugar también corren el riesgo de dañar permanentemente las estructuras circundantes, como:

  • tendones
  • ligamentos
  • nervios
  • vasos sanguineos
  • cartílago articular articular

Síntomas

Un dedo dislocado puede parecer hinchado o torcido y suele ser muy doloroso.

Otros signos que indican un dedo dislocado incluyen:

  • entumecimiento u hormigueo
  • hematomas o decoloración de la piel
  • dificultad para mover el dedo lesionado

Causas

Los dedos contienen tres articulaciones y los pulgares contienen dos. Una articulación es donde se unen los extremos de dos huesos. Los ligamentos son bandas cortas de material fibroso que mantienen unidos los huesos y ayudan a sostener la articulación.

Las dislocaciones pueden ocurrir cuando una fuerza significativa hace que los ligamentos cedan, lo que hace que el hueso se salga de la articulación.

Las lesiones deportivas son una causa común de dislocación de los dedos. Según una revisión de 2015, alrededor de la mitad de todas las lesiones en las manos relacionadas con los deportes afectan los dedos. Los deportes con las tasas más altas de lesiones en las manos incluyen fútbol, ​​gimnasia, baloncesto, lacrosse y lucha libre.

Otras posibles causas de un dedo dislocado pueden incluir:

  • extender demasiado el dedo
  • impacto de fuerza contundente en la punta del dedo o atasco
  • caer sobre un brazo extendido

Las personas con problemas de salud que pueden debilitar las articulaciones y los ligamentos pueden tener un mayor riesgo de dislocaciones.

Diagnóstico

Un médico puede usar una radiografía para confirmar una dislocación o fractura.

Un profesional de la salud examinará el dedo afectado y le preguntará a la persona cómo y cuándo ocurrió la lesión. Luego, pueden solicitar una prueba de imagen para confirmar una dislocación o evaluar la extensión del daño en el dedo.

Las pruebas de imagen para los dedos dislocados incluyen:

  • Radiografía. Los rayos X utilizan radiación electromagnética para crear imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Los médicos utilizan imágenes de rayos X para confirmar las dislocaciones y detectar fracturas o roturas.
  • Resonancia magnética. Una resonancia magnética utiliza fuertes campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes detalladas de los tejidos dentro del cuerpo. Un médico puede recomendar una resonancia magnética si sospecha que hay daño tisular significativo cerca de la articulación dislocada.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento varían según la ubicación y la gravedad de la dislocación.

Reducción

El primer paso para tratar un dedo o pulgar dislocado generalmente implica manipular cuidadosamente el hueso de regreso a la articulación. El procedimiento se conoce como reducción.

Antes de realizar una reducción, el profesional de la salud puede usar un anestésico local para adormecer el área afectada de la mano de la persona.

Una vez que el profesional de la salud haya completado el procedimiento de reducción, es posible que solicite una prueba de rayos X para verificar la alineación del hueso dentro de la articulación.

Inmovilización

Después de la reducción, una persona normalmente necesitará usar una férula para proteger e inmovilizar el dedo lesionado mientras sana. Una férula contiene una tira rígida de metal que sostiene un hueso roto o dislocado. La inmovilización impide que una persona mueva el dedo y evita que se disloque o se lesione de nuevo.

Un profesional de la salud también puede recomendar que un "amigo venda" el dedo entablillado a un dedo adyacente. La cinta de compañero brinda apoyo para el dedo lesionado al tiempo que permite un mayor rango de movimiento.

Una persona con un dedo dislocado puede necesitar usar la férula durante varias semanas. Sin embargo, el uso de una férula durante demasiado tiempo puede causar rigidez permanente y movilidad reducida del dedo.

Fijación con alambre de Kirschner

Según el tipo o la gravedad de la lesión, algunas personas con un dedo dislocado también pueden tener una fractura ósea. Una fractura ocurre cuando una cantidad significativa de fuerza impacta un hueso y hace que se astille o se rompa en dos o más pedazos separados.

Las fracturas de dedos también requieren reducción y entablillado. Algunas personas con fracturas de dedos pueden requerir la fijación con agujas de Kirschner. Los alambres de Kirschner son varillas de metal delgadas que los cirujanos implantan para ayudar a estabilizar los fragmentos de hueso.

Cirugía

Los dedos dislocados que involucran ligamentos desgarrados, fracturas o huesos rotos pueden requerir un procedimiento quirúrgico conocido como reducción abierta.

Al igual que otros tratamientos para el dedo dislocado, los procedimientos quirúrgicos tienen como objetivo reducir, estabilizar y restaurar la movilidad del dedo sin dañar las estructuras circundantes.

Recuperación

Una persona debe asegurarse de mantener la férula del dedo limpia y seca.

Según una revisión de 2017, los dedos dislocados generalmente se curan en 4 a 6 semanas. Los factores que afectan el tiempo de recuperación pueden incluir:

  • la gravedad y la ubicación de la dislocación
  • daño a ligamentos y tendones
  • fracturas de hueso
  • requiriendo cirugía

Después de la reducción y la inmovilización, algunas personas también pueden requerir terapia física u ocupacional. Un terapeuta físico u ocupacional le mostrará a una persona cómo hacer ejercicios que fortalezcan el dedo y mejoren el rango de movimiento.

Algunas cosas que las personas pueden hacer en casa mientras su dedo sana incluyen:

  • mantener su férula limpia y seca
  • mantener el dedo elevado por encima del nivel del corazón para reducir la hinchazón
  • descansar el dedo y evitar moverlo durante el proceso de curación
  • aplicar compresas frías o bolsas de hielo para reducir el dolor y la inflamación
  • tomar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o acetaminofeno, para ayudar a reducir el dolor y la hinchazón
  • realizar regularmente cualquier ejercicio con los dedos que recomiende un terapeuta

Después de la recuperación, un dedo dislocado puede ser más propenso a sufrir lesiones en el futuro. Una persona puede reducir el riesgo de volver a dislocarse el dedo al:

  • realizar ejercicios de manos y dedos para fortalecer músculos, tendones y ligamentos
  • usar una férula o cinta adhesiva durante las actividades deportivas
  • evitando usar anillos mientras practica deportes

Resumen

Si bien es doloroso y angustioso, un dedo dislocado no es una emergencia que ponga en peligro la vida. Sin embargo, es importante buscar atención médica inmediata.

Una persona no debe intentar reubicar el dedo dislocado por sí misma. Manipular el dedo lesionado puede causar daño adicional a la articulación o las estructuras circundantes.

Después del tratamiento médico, los dedos dislocados suelen tardar unas semanas en sanar. Las fracturas óseas y el daño a los tejidos circundantes pueden aumentar significativamente el tiempo de recuperación.

none:  cáncer de cuello uterino - vacuna contra el virus del papiloma humano sistema inmunológico - vacunas próstata - cáncer de próstata