¿Es posible revertir la neuropatía diabética?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La diabetes conduce a niveles altos de glucosa en sangre. Sin un tratamiento cuidadoso, esto puede causar daños en todo el cuerpo. La neuropatía diabética es el daño a los nervios que resulta de la diabetes.

La neuropatía diabética puede afectar diferentes funciones corporales. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), más del 30% de las personas con diabetes experimentan problemas con el sistema nervioso autónomo, que controla funciones automáticas como la digestión.

Hasta el 50% de las personas con diabetes tienen neuropatía periférica. Esto afecta el sistema nervioso periférico y los síntomas suelen aparecer en brazos, manos, piernas y pies.

Otro tipo es la neuropatía focal, que incluye el síndrome del túnel carpiano. Esta compresión nerviosa en la muñeca afecta a alrededor del 25% de las personas con diabetes.

Aproximadamente la mitad de todas las personas con diabetes desarrollan neuropatía dentro de los 25 años posteriores al diagnóstico de diabetes, según un estudio publicado en 2011.

Estos tipos de daño a los nervios no son reversibles. Sin embargo, en este artículo, buscamos formas de retrasar la progresión de la neuropatía diabética, aliviar los síntomas y reducir el riesgo de daños mayores.

Manejo de la glucosa

La neuropatía puede causar dolor y entumecimiento en pies y piernas.

La neuropatía diabética es una familia de trastornos nerviosos progresivos que pueden desarrollarse cuando una persona tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.

Los expertos creen que esta neuropatía se desarrolla cuando los niveles altos de azúcar y grasas, como los triglicéridos, en la sangre dañan las células y fibras nerviosas. Cuando esto sucede, la señalización del sistema nervioso ya no puede funcionar correctamente.

Los niveles altos de glucosa en sangre también pueden dañar los vasos sanguíneos, incluidos los vasos pequeños que transportan oxígeno y nutrientes a los nervios. Esto también impide que los nervios funcionen por completo, según NIDDK.

La neuropatía periférica puede causar una variedad de síntomas, que incluyen dolor, pérdida de sensibilidad, entumecimiento, hormigueo y debilidad muscular.

La neuropatía autónoma puede provocar problemas de digestión, como gastroparesia, en la que el estómago no puede mover los alimentos al intestino delgado de manera eficaz.

Controlar los niveles de azúcar en sangre desde las primeras etapas de la diabetes es una forma de prevenir la neuropatía diabética. Puede reducir el riesgo de daño a los nervios en más del 50%, según el Joslin Diabetes Center.

¿Qué son los niveles saludables de glucosa en sangre? Investigamos.

Reducir los factores de riesgo

Las personas tienen más probabilidades de tener diabetes tipo 2 y neuropatía diabética si:

  • tienen dificultades para controlar sus niveles de azúcar en sangre
  • tener una mala alimentación y un estilo de vida sedentario
  • fumar
  • tiene más de 45 años
  • tiene un índice de masa corporal alto u obesidad
  • tiene colesterol alto
  • tiene presión arterial alta
  • Ha tenido un diagnóstico de diabetes durante al menos 25 años.

Una persona a menudo puede reducir el impacto de estos factores haciendo cambios en su estilo de vida.

Recibir tratamiento temprano

Asistir a las pruebas de detección de rutina para la diabetes tipo 2 después de los 45 años, o antes, si una persona tiene obesidad u otros factores de riesgo, puede indicarle si tiene niveles altos de azúcar en la sangre.

Los niveles de glucosa de 126 miligramos por decilitro (mg / dl) o más indican diabetes.

Si los niveles son levemente altos pero aún no lo suficientemente altos para un diagnóstico de diabetes, una persona puede tener prediabetes. Esto significa que los niveles de glucosa son de 100 a 125 mg / dl.

A menudo es posible revertir la prediabetes mediante cambios en el estilo de vida, que incluyen dieta y ejercicio, por ejemplo. Hacer estos cambios puede reducir el riesgo de complicaciones como la neuropatía diabética.

Los siguientes síntomas podrían indicar neuropatía diabética. Si una persona nota alguno de estos, debe consultar a un médico:

  • dolor, rigidez o dolor
  • conciencia reducida de niveles bajos de azúcar en sangre
  • náuseas y vómitos
  • alteración del sentido del hambre, que puede llevar a comer en exceso
  • Diarrea
  • estreñimiento
  • función sexual alterada
  • daño en las articulaciones, especialmente en los pies y las piernas
  • control de la vejiga o problemas urinarios
  • sudando demasiado o muy poco
  • pérdida muscular
  • presión arterial baja
  • Infecciones frecuentes de la piel que tardan mucho en curarse, especialmente en los pies.

En una persona con diabetes, estos pueden indicar la aparición de neuropatía diabética. En una persona que no tiene un diagnóstico de diabetes, estos síntomas podrían indicar que sus niveles de azúcar en sangre son altos y que tienen la afección.

En cualquier caso, controlar los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a prevenir que la afección empeore.

Remedios naturales y de estilo de vida

Cuando una persona tiene diabetes, el médico trabajará con ella para desarrollar un plan de tratamiento, que puede incluir medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Las formas no médicas de reducir el riesgo de diabetes y sus complicaciones incluyen:

Tomar las decisiones dietéticas correctas

La mejor manera de controlar el riesgo de neuropatía es mantener los niveles de azúcar en sangre dentro del rango objetivo.

Una dieta rica en frutas y verduras frescas proporcionará fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Estos pueden mejorar el bienestar general y ayudar a mantener bajo el azúcar en la sangre.

Elección de grasas saludables: las nueces, los aguacates, el pescado azul, los aceites vegetales, los productos lácteos bajos en grasa, las carnes magras y los productos avícolas contienen grasas que pueden beneficiar las células del cuerpo.

Sin embargo, los niveles altos de triglicéridos, un tipo de grasa, en el torrente sanguíneo pueden aumentar el riesgo de daño a los nervios, según NIDDK. Las grasas elaboradas o agregadas, especialmente las grasas trans, pueden aumentar los niveles de triglicéridos y el riesgo de tener colesterol alto y obesidad.

Evitar el exceso de azúcares: los carbohidratos y azúcares altamente refinados, incluidos los edulcorantes de fructosa, pueden provocar picos y descensos bruscos y repentinos de la glucosa en sangre. Evitar estos altibajos es clave para controlar el azúcar en la sangre y prevenir un mayor daño a los nervios.

Mantener un peso saludable

Parece haber un vínculo entre el exceso de peso y la reducción de la sensibilidad a la insulina, lo que aumenta el riesgo de niveles altos de azúcar en sangre y, con el tiempo, daño a los nervios.

Ejercitándose

Las pautas actuales recomiendan hacer al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada o 75 minutos de ejercicio aeróbico vigoroso cada semana.

Evitar o dejar de fumar

La diabetes es más común entre las personas que fuman, aunque los investigadores no saben exactamente por qué.

Fumar daña las paredes de las arterias, lo que hace que la grasa se acumule, estreche los vasos sanguíneos e impida la circulación. La mala circulación contribuye a la neuropatía.

Fumar también aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, que puede provocar un derrame cerebral o un ataque cardíaco. Además, puede empeorar la resistencia a la insulina.

Dormir lo suficiente

Una revisión publicada en 2015 concluye que "el sueño es fundamental para la regulación metabólica y el manejo de enfermedades". Los autores señalan que la falta de sueño o el sueño de mala calidad pueden dificultar el control de los niveles de glucosa para las personas con diabetes tipo 2.

Manejando el estrés

Un estudio publicado en Nature Reviews Endocrinología en 2017 concluyó que el estrés es un factor de riesgo modificable para la diabetes tipo 2, ya que puede desencadenar reacciones relacionadas con la afección, incluida la liberación de glucosa en el torrente sanguíneo.

El ejercicio, la meditación y pasar tiempo con familiares y amigos pueden ayudar a reducir el estrés. Saber todo lo posible sobre la diabetes y cómo controlarla puede brindarle a una persona una mayor sensación de control sobre su afección. Esto también puede ayudar a reducir los niveles de estrés.

Limitar el consumo de alcohol

El alcohol puede provocar picos y descensos en el azúcar en sangre y, a menudo, interactúa con los medicamentos.

Las bebidas alcohólicas también pueden tener un alto contenido calórico, lo que contribuye al aumento de peso.

Terapias alternativas y complementarias

Varias de estas terapias pueden ayudar a disminuir el dolor de la neuropatía, mejorar el flujo sanguíneo y reducir las posibilidades de desgaste muscular.

Algunos incluyen:

  • masaje
  • terapia física
  • acupuntura
  • terapia quiropráctica

Sin embargo, es poco probable que estos métodos proporcionen soluciones a largo plazo.

Otra opción es la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o TENS. La Academia Estadounidense de Neurología (AAN) lo ha aprobado como tratamiento para la neuropatía diabética dolorosa.

Alguna evidencia apoya el uso de terapias magnéticas, láser, reiki y de luz para reducir o controlar el dolor nervioso, pero la AAN actualmente no las recomienda.

¿Existen tratamientos naturales para la diabetes? Descúbrelo aquí.

Opciones medicas

Los analgésicos de venta libre a menudo ayudan a aliviar la neuropatía, pero si no son efectivos, un médico puede recetar otros medicamentos.

Las opciones para aliviar el dolor incluyen:

  • tratamientos tópicos, que incluyen cremas de capsaicina, aerosoles de dinitrato de isosorbida y parches de lidocaína
  • antidepresivos, como venlafaxina, amitriptilina e hidrocloruro de duloxetina
  • anticonvulsivos, como pregabalina y valproato de sodio

Cuando el dolor es intenso, un médico puede recetar opioides, como sulfato de morfina, oxicodona o dextrometorfano. Sin embargo, es mejor evitarlos si es posible, debido al riesgo de adicción.

La mayoría de los medicamentos que recetan los médicos para la neuropatía diabética están diseñados para atacar el dolor neuropático. Algunos pueden tener efectos secundarios desagradables y conllevan un riesgo de dependencia. No revertirán la condición.

Aquí, obtenga más información sobre la neuropatía diabética.

Evitando complicaciones

Aunque no es posible revertir la neuropatía diabética, las personas pueden tomar medidas para reducir el riesgo de síntomas graves y complicaciones adicionales.

Las formas de hacerlo dependen del tipo de neuropatía.

Neuropatía periférica

El síndrome del túnel carpiano es un tipo común de neuropatía focal.

Ésta es la forma más común de neuropatía diabética. Los síntomas comunes incluyen dolor, entumecimiento y hormigueo en los brazos, manos, piernas y pies.

La pérdida de sensibilidad puede hacer que las heridas sean fáciles de pasar por alto. Las personas con diabetes deben revisar sus pies todos los días para detectar lesiones, infecciones o cambios en la piel y mantener sus pies lo más limpios posible. También deben mantener las uñas de los pies recortadas para evitar irritar o cortar la piel de los pies.

Para evitar complicaciones, evite exponer los pies a daños, irritantes o gérmenes. Una persona puede querer dejar de caminar descalzo o de compartir herramientas de higiene, por ejemplo. Cualquiera que experimente síntomas inusuales, persistentes o preocupantes debe visitar a un médico.

Sin tratamiento, existe el riesgo de infección y posiblemente la necesidad de una amputación.

Neuropatía proximal

El daño a los nervios puede provocar dolor en las caderas, muslos, pelvis y glúteos, así como debilidad muscular y dolor en las piernas.

Neuropatía focal

Esto implica daño a un nervio o grupo de nervios específicos en cualquier parte del cuerpo. La neuropatía focal a menudo causa debilidad muscular repentina e intensa, dolor y pérdida de la sensibilidad. El síndrome del túnel carpiano, que ocurre en la muñeca, es el tipo más común.

Neuropatía autonómica

Esto implica daño a los nervios que controlan las funciones corporales involuntarias, como la frecuencia cardíaca y respiratoria, la actividad gastrointestinal, la respuesta sexual y la presión arterial.

La neuropatía autónoma puede dificultar que una persona con diabetes se dé cuenta cuando su nivel de azúcar en sangre ha bajado peligrosamente.

Avances en el tratamiento

Los investigadores continúan investigando por qué y cómo ocurre la neuropatía diabética. También buscan opciones de tratamiento más precisas, por ejemplo, medicamentos que bloqueen o modifiquen señales específicas de dolor.

Los resultados de un estudio de laboratorio publicado en 2013 sugieren que los medicamentos que se dirigen a los canales de calcio de tipo T pueden ayudar a reducir el dolor asociado con la neuropatía diabética, sin riesgo de adicción o dependencia.

Un estudio de 2015 encontró que cuando los científicos bloquearon ciertas proteínas de membrana en ratas, las ratas percibieron menos dolor en la región del cerebro involucrada con mayor frecuencia en el procesamiento de las señales de dolor.

Los científicos también están estudiando terapias de estimulación de la médula espinal (SCS). Un estudio de 2016 en ratas descubrió que el SCS temprano y repetitivo podría ayudar a reducir y revertir el dolor neuropático al estimular el sistema endocannabinoide y activar ciertos receptores.

Los medicamentos que se dirigen a moléculas llamadas gangliósidos, que están adheridas a la superficie de las células nerviosas, podrían ofrecer una cura para los trastornos neurodegenerativos, sugieren algunos investigadores. Los gangliósidos parecen influir en la capacidad del cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas.

Los autores de un estudio de 2016 encontraron que la depleción de un gangliósido específico mejoraba la cicatrización de heridas y revertía por completo el dolor neuropático en ratones.

panorama

Actualmente no hay forma de revertir la neuropatía diabética, aunque los científicos están trabajando en tratamientos futuros.

Por ahora, el mejor enfoque es controlar los niveles de azúcar en sangre mediante medicamentos y cambios en el estilo de vida. Mantener la glucosa dentro de los niveles objetivo puede reducir el riesgo de desarrollar neuropatía y sus complicaciones.

Los kits de monitores de glucosa en sangre para uso doméstico están disponibles para su compra en línea.

none:  farmacia - farmacéutico menopausia epilepsia