El estudio de microbioma 'más grande' pesa sobre nuestra salud intestinal

Los primeros resultados del estudio más grande que jamás haya investigado el microbioma humano están a la vista. Tienen importantes implicaciones para nuestras prácticas dietéticas, la resistencia a los antibióticos y nuestra salud mental.

Cuanto más amplia sea la gama de plantas que comemos, más diversas serán nuestras bacterias intestinales, sugiere un nuevo estudio.

En 2012, Rob Knight, Ph.D., de la Universidad de California (UC), San Diego, Jeff Leach, Ph.D., el fundador del Human Food Project, y Jack Gilbert, Ph.D., quien es el director de la facultad del Microbiome Center de la Universidad de Chicago en Illinois, se propuso fundar el American Gut Project.

El objetivo del proyecto era aprender más sobre el microbioma humano, es decir, la colección de genes que codifican todos nuestros microbios.

Específicamente, los investigadores querían saber cuántos tipos de bacterias viven en nuestros cuerpos y dónde, y cómo nuestra dieta y estilo de vida afectan la composición de estos microbios.

Para ello, utilizaron la llamada ciencia ciudadana, la práctica en la que el público contribuye a la investigación ofreciendo su tiempo y datos personales para su análisis.

Los primeros resultados del proyecto ya están disponibles y ofrecen pistas sobre lo que mantiene nuestro intestino sano y con diversidad de bacterias. Los hallazgos fueron publicados en la revista mSystems.

Los científicos ciudadanos ayudan a estudiar el microbioma

Como parte del proyecto, los participantes pagaron $ 99 por un kit que recolectaba muestras de bacterias fecales, orales y cutáneas.

También tuvieron que responder a una encuesta que les preguntaba sobre su salud en general y cualquier enfermedad que pudieran haber tenido, su estilo de vida y sus prácticas dietéticas.

En 2015, el proyecto contó 15.096 muestras proporcionadas por 11.336 personas en los Estados Unidos, el Reino Unido, Australia y otros 42 países.

Luego, los investigadores utilizaron la secuenciación genómica para analizar un marcador genético llamado ARNr 16S, una molécula exclusiva de las bacterias.

También estudiaron el conjunto de metabolitos en las muestras, con el fin de analizar otras moléculas y compuestos químicos que pudieran estar presentes.

Finalmente, los científicos utilizaron un método llamado metagenómica de escopeta, que es un método de secuenciación de ADN innovador y poderoso, para analizar exhaustivamente los datos genéticos.

La importancia de una dieta diversa basada en plantas

Primero, los resultados sugieren que una dieta basada en plantas más diversa produce un intestino con mayor diversidad bacteriana.

Específicamente, aquellos que consumían más de 30 tipos diferentes de plantas cada semana tenían microbiomas mucho más diversos que aquellos que consumían solo 10 o menos tipos de plantas por semana.

Sin embargo, los investigadores señalan que estos resultados no necesariamente significan que el aumento de la diversidad microbiana sea algo positivo para la salud de una persona.

En segundo lugar, los participantes que informaron comer más de 30 tipos de plantas por semana parecían tener una menor resistencia a los antibióticos.

Los investigadores encontraron menos genes que indican resistencia a los antibióticos en las muestras fecales de estas personas, es decir, menos genes que ayudan a las bacterias a escapar de los medicamentos.

Si bien el estudio es puramente observacional y no pudo concluir nada sobre la causalidad, los autores especulan que las personas cuyas dietas contienen menos plantas podrían compensarlo comiendo carne, que puede haber sido tratada con antibióticos, o alimentos procesados ​​a los que se les han agregado antibióticos. .

Las bacterias intestinales y la salud mental

Finalmente, el estudio reveló conexiones interesantes entre la composición de las bacterias intestinales y la enfermedad mental.

Aquellos que informaron vivir con trastorno de estrés postraumático (TEPT), esquizofrenia, depresión o trastorno bipolar se compararon con controles sanos que habían sido emparejados por edad, sexo e índice de masa corporal (IMC).

Los resultados demostraron que las personas que informaron problemas de salud mental tenían más bacterias en común con otras personas que informaron problemas similares que con los controles.

Esta asociación fue fuerte independientemente del sexo, la edad o la ubicación geográfica. Además, la investigación sugiere que algunos tipos de bacterias pueden ser más frecuentes en personas que viven con depresión.

Estos hallazgos fortalecen el vínculo establecido entre la salud mental y las bacterias intestinales por investigaciones anteriores.

Por ejemplo, un estudio reciente destacó una conexión entre la ansiedad y la ausencia de ciertos microbios intestinales sanos. Otro descubrió que ciertas bacterias están alteradas en personas con TEPT.

Hacia un "GPS de microbioma"

Daniel McDonald, Ph.D., director científico del American Gut Project en la Facultad de Medicina de UC San Diego, analiza la importancia de los hallazgos. Él dice:

"Observamos una diversidad microbiana mucho mayor que la que encontraron estudios más pequeños anteriores, y eso sugiere que si observamos más poblaciones, veremos más diversidad, lo cual es importante para definir los límites del microbioma humano".

Knight tiene un sentimiento similar, diciendo: "El microbioma humano es complejo, pero cuantas más muestras obtengamos, antes podremos desentrañar las muchas formas en que el microbioma está asociado con varios estados de salud y enfermedad".

“El American Gut Project es dinámico, con muestras que llegan diariamente de todo el mundo”, agrega Knight.

“El análisis presentado en este documento representa una sola instantánea, pero finalmente queremos ir más allá de hacer mapas del microbioma para hacer un GPS de microbioma que le diga no solo dónde se encuentra en ese mapa, sino a dónde quiere ir y qué hacer. hacer para llegar allí en términos de dieta, estilo de vida o medicamentos ".

Rob Knight, Ph.D.

none:  fibrosis quística leucemia pediatría - salud infantil