Metanfetamina: lo que debe saber

La metanfetamina es una droga psicoestimulante ilegal y altamente adictiva que es similar a la anfetamina. Se utiliza por sus potentes efectos eufóricos, similares a los de la cocaína.

Aumenta los niveles de dopamina y noradrenalina naturales en el cerebro.

El efecto dura más que con la cocaína, es más barato y fácil de preparar con ingredientes comúnmente disponibles.

Los nombres de las calles para este medicamento incluyen tiza, manivela, hielo, cristal, metanfetamina y speed.

Descubierta a finales del siglo XIX, la anfetamina se utilizó por primera vez como descongestionante nasal y estimulador respiratorio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la metanfetamina, de estructura similar a la anfetamina, se utilizó para mantener alerta al personal militar y mejorar la resistencia y el estado de ánimo.

Con el tiempo, quedó claro que la metanfetamina era peligrosamente adictiva. En la década de 1970, el medicamento se agregó a la lista II de sustancias controladas. La metanfetamina es ilegal excepto cuando es recetada por un médico para un número muy limitado de condiciones médicas.

La metanfetamina es fácil de producir y es una droga potente, por lo que sigue siendo una droga de abuso grave. El uso prolongado se asocia con efectos devastadores para el usuario y la sociedad.

Datos rápidos sobre la metanfetamina

  • La metanfetamina es neurotóxica y puede dañar las neuronas de dopamina y serotonina en el cerebro.
  • La mayor parte de la metanfetamina se fabrica ilegalmente y puede contener cafeína, talco y otras sustancias tóxicas.
  • Su uso está vinculado a una mayor frecuencia de relaciones sexuales sin protección y comportamientos violentos.
  • Los estudios sugieren que puede conducir a cambios estructurales y funcionales en el cerebro asociados con las emociones y la memoria, y que algunos de estos pueden ser irreversibles.
  • La toxicidad aumenta cuando se usa con alcohol, cocaína u opiáceos.

¿Qué es la metanfetamina?

La metanfetamina es similar a la anfetamina. Es una droga ilegal de uso común.

La metanfetamina es un polvo cristalino blanco, inodoro y de sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o alcohol.

La anfetamina se prescribe para tratar algunas afecciones médicas, que incluyen:

  • obesidad
  • TDAH
  • narcolepsia como (fuera de etiqueta)

La metanfetamina, una droga con una sustancia similar, se usa ilegalmente por sus efectos placenteros. El mal uso puede ser peligroso e incluso mortal.

Uso y efectos

Las formas ilegales de la droga se pueden fumar, inhalar, inyectar o ingerir por vía oral.

Fumar o inyectarse metanfetamina provoca un “subidón” inmediato e intenso o una dicha que dura unos minutos.

Esnifar no produce un subidón intenso, sino un subidón eufórico dentro de los 3 a 5 minutos posteriores a la ingestión. Los efectos orales se pueden sentir en 20 minutos.

Dependiendo de cómo se ingiera el medicamento, los efectos pueden durar de 6 a 24 horas.

Efectos

La gente toma metanfetamina por sus efectos placenteros.

El uso de metanfetamina puede producir sentimientos de euforia, pero también existen efectos secundarios peligrosos.

Éstos incluyen:

  • mayor atención
  • niveles más altos de actividad y locuacidad
  • disminucion del apetito
  • fatiga reducida
  • un sentimiento de poder y autocontrol
  • una agradable sensación de bienestar o euforia

También puede haber:

  • respiración más rápida
  • un latido cardíaco rápido o irregular
  • presión arterial más alta
  • temperatura corporal elevada

Cómo funciona

Los efectos placenteros de la metanfetamina ocurren cuando el cuerpo libera niveles muy altos del neurotransmisor dopamina. Esta es la sustancia química del cerebro involucrada en la motivación, el placer y la función motora.

Al igual que con muchos estimulantes, la metanfetamina se abusa con mayor frecuencia en un patrón de "atracones y choques". Los usuarios intentan mantener el efecto tomando más fármaco antes de que desaparezca el efecto de la primera dosis.

La droga actúa en partes del cerebro involucradas en la recompensa, y esto hace que tomar otra dosis sea tentador.

Algunas personas se dan atracones durante varios días, evitando comer y dormir mientras usan continuamente el medicamento hasta que se termina.

Sin embargo, también se cree que estos altos niveles de dopamina ayudan a que el fármaco sea más tóxico para las terminales nerviosas del cerebro.

La metanfetamina es diferente y más peligrosa que otros estimulantes porque un porcentaje mayor de la droga permanece sin cambios en el cuerpo. Esto permite que la droga esté presente en el cerebro por más tiempo, extendiendo los efectos estimulantes.

Dosis y sobredosis

Cuando la anfetamina se prescribe legalmente, las dosis normalmente oscilan entre 2,5 y 10 mg al día, hasta un máximo de 60 mg al día.

Dado que las drogas ilegales no están reguladas, no hay forma de saber cuánta metanfetamina hay en cada dosis ilícita.

Con una sobredosis pueden producirse una temperatura corporal alta, un ataque cardíaco y convulsiones. Si no se trata de inmediato, una sobredosis puede provocar insuficiencia orgánica y la muerte.

Efectos secundarios

La gente usa metanfetamina porque disfruta de los efectos. Sin embargo, puede tener algunos efectos secundarios peligrosos.

Éstos incluyen:

  • mayor distracción
  • náusea
  • boca seca y mal aliento
  • pupilas dilatadas
  • temblores
  • espasmos musculares
  • pérdida de memoria
  • comportamiento agresivo o violento
  • alteraciones del estado de ánimo
  • problemas dentales graves
  • pérdida de peso
  • llagas en la piel por picazón intensa
  • frecuencia cardíaca rápida o irregular
  • aumento de la presión arterial

El uso prolongado de metanfetamina puede provocar:

  • sentimientos de agresividad y ansiedad
  • Confusión
  • insomnio

También son posibles los siguientes síntomas de la psicosis por metanfetamina:

  • paranoia
  • agresión
  • alucinaciones visuales y auditivas
  • alteraciones del estado de ánimo
  • delirios, como la sensación de insectos arrastrándose sobre o debajo de la piel

La paranoia puede resultar en pensamientos de homicidio o suicidio.

Los investigadores han informado que hasta el 50 por ciento de las células productoras de dopamina en el cerebro pueden dañarse después de una exposición prolongada a niveles relativamente bajos de metanfetamina.

Los síntomas psicóticos pueden durar meses o años después de suspender el uso de metanfetamina. Pueden reaparecer espontáneamente.

Riesgos de salud

El uso de metanfetamina puede provocar una serie de otros problemas de salud, como dependencia, problemas cardíacos y otros problemas de salud física y mental.

Adicción y dependencia

Tanto el uso prolongado como la abstinencia pueden tener un impacto psicológico y físico severo.

La droga tiene un alto potencial de abuso y dependencia. La tolerancia se desarrolla rápidamente y la adicción psicológica puede desarrollarse en un espacio de tiempo relativamente corto.

La metanfetamina es muy adictiva. Esto se debe a que una gran cantidad de dopamina permanece en las sinapsis de las células cerebrales durante largos períodos de tiempo después de su uso. La dopamina mantiene las células activadas, lo que permite al usuario experimentar los poderosos sentimientos de euforia.

Después de un tiempo, el usuario no puede producir dopamina de forma natural y requiere que la droga se sienta normal, necesitando dosis más grandes para experimentar sensaciones de placer.

Dejar de consumir de forma repentina no provoca una abstinencia física, como ocurre con la heroína. En cambio, la persona puede sentir fatiga extrema, depresión mental, irritabilidad, apatía y desorientación.

Problemas cardíacos y derrames cerebrales

El uso de metanfetamina aumenta el riesgo de problemas cardíacos, como dolor de pecho, ritmo cardíaco anormal y presión arterial alta. Esto puede provocar un ataque cardíaco, disección aórtica aguda o muerte cardíaca súbita, incluso después de usar el medicamento por primera vez.

Estos riesgos son mayores cuando se usa la droga con alcohol, cocaína u opioides.

Existe un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, posiblemente debido a la presión arterial elevada o una tasa más rápida de aterosclerosis.

La caries dental

El abuso de metanfetamina también puede causar caries tan graves que la mayoría de los dientes se pudren, lo que se conoce como “boca de metanfetamina”, o necesitan ser extraídos.

Se cree que las causas incluyen:

  • tener la boca seca
  • aumento del consumo de bebidas azucaradas
  • apretar y rechinar los dientes
  • falta de higiene dental

Enfermedad de Parkinson

La metanfetamina puede tener efectos neurológicos que no desaparecen si una persona deja de usar la droga.

Los investigadores han relacionado el uso de anfetaminas con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson, por ejemplo, una afección que afecta los nervios del movimiento.

Riesgos de toxicidad para los productores

Los fabricantes de drogas ilícitas se denominan "cocineros". Corren el riesgo de sufrir numerosas lesiones relacionadas con la producción de metanfetamina.

Cualquier persona que se encuentre en el área de un laboratorio de metanfetamina también está en riesgo de exposición a sustancias químicas, incluidos los niños.

Otros riesgos

Otros riesgos para la salud incluyen una mayor probabilidad de contraer una enfermedad de transmisión sanguínea, como la hepatitis, entre quienes se inyectan la droga.

Dado que la droga se produce y vende ilegalmente, no existen controles sobre su contenido. Existe el riesgo de toxicidad por sustancias desconocidas que pueden estar presentes.

La salud general del individuo puede deteriorarse debido a la falta de alimentos o una dieta deficiente. Puede ocurrir una pérdida de peso severa.

También puede afectar la capacidad de una persona para pensar, aprender, comprender y recordar. Pueden sentirse confundidos y ansiosos.

Las consecuencias sociales del uso a largo plazo incluyen presiones financieras, problemas con el trabajo y desafíos con las relaciones familiares.

Algunos de estos cambios pueden ser permanentes.

Retiro

El síndrome de abstinencia puede ocurrir dentro de las 24 horas posteriores a la última dosis de metanfetamina.

Los síntomas incluyen:

  • depresion y ansiedad
  • ansia de drogas
  • inquietud
  • pobre concentración
  • irritabilidad
  • psicosis
  • sueños desagradables
  • fatiga
  • problemas para dormir y sueños vívidos
  • Apetito incrementado
  • movimiento lento

Los síntomas varían considerablemente en intensidad y duración. Suelen durar entre 7 y 10 días.

Tratamiento para la dependencia

Actualmente no hay medicamentos disponibles para la adicción a la metanfetamina.

Las posibles estrategias incluyen enfoques conductuales como la terapia cognitivo-conductual (TCC), educación familiar, asesoramiento individual y estrategias motivacionales, como vales para quienes no consumen el fármaco durante algún tiempo.

Alcance de uso

Las drogas ilegales a menudo se fabrican en laboratorios domésticos y no hay control sobre los ingredientes, que pueden ser altamente tóxicos.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), en 2016, el 6,5 por ciento de los adultos de 26 años o más lo habían usado en algún momento de su vida, y el 5,4 por ciento de los de 12 años o más.

La mayor parte de la metanfetamina se fabrica en "superlabs" en California o México, pero también se puede fabricar en pequeños laboratorios domésticos, utilizando ingredientes de venta libre relativamente económicos como la pseudoefedrina.

A menudo se mezcla con otras sustancias, como cafeína, talco y otros aditivos tóxicos.

Por ley, las farmacias y las tiendas minoristas deben mantener los productos de pseudoefedrina y efedrina detrás del mostrador. También necesitan mantener un registro de identificación del consumidor y la cantidad de producto comprado.

Comercialmente, la metanfetamina está disponible bajo la marca Desoxyn, en tabletas de 5 mg. Tiene un uso muy limitado en el tratamiento de la obesidad y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Se usa fuera de la etiqueta para tratar la narcolepsia.

none:  enfermedad de Huntington osteoartritis colitis ulcerosa