¿Cuáles son los beneficios de la jalea real?

La jalea real es una sustancia blanca cremosa con un alto contenido de nutrientes que las abejas jóvenes producen para alimentar a las larvas de abeja reina. Se afirma que ofrece una variedad de beneficios para la salud, como aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y favorecer la cicatrización de heridas.

La jalea real es muy nutritiva y puede tener propiedades antibacterianas, antioxidantes y antiinflamatorias. Estas propiedades pueden ser responsables de muchas de las declaraciones de propiedades saludables sobre la jalea real. La gente suele consumirlo por vía oral o aplicarlo directamente sobre la piel.

Las investigaciones sugieren que ciertos nutrientes de la jalea real son beneficiosos para la salud. Sin embargo, hay poca evidencia de que estos beneficios provengan específicamente de la propia jalea real.

En este artículo, examinamos los posibles beneficios de la jalea real y la ciencia que respalda estas afirmaciones.

Nutrición

La jalea real contiene un alto porcentaje de proteínas e hidratos de carbono.

El contenido nutricional de la jalea real es un beneficio potencial en sí mismo, ya que la sustancia proporciona una variedad de nutrientes esenciales que son necesarios para una buena salud. La jalea real comprende:

  • agua (50 a 60 por ciento)
  • proteínas (18 por ciento)
  • carbohidratos (15 por ciento)
  • lípidos (3 a 6 por ciento)
  • sales minerales (1,5 por ciento)

Hay pequeñas cantidades de vitaminas y minerales en la jalea real, incluidos varios tipos de vitamina B. También contiene algunos polifenoles, que son un tipo de sustancia química de origen vegetal que es rica en antioxidantes.

Síntomas de la menopausia

La jalea real puede aliviar los síntomas de la menopausia.

Un estudio de 2011 analizó el efecto de una combinación de cuatro ingredientes naturales, incluida la jalea real, sobre los síntomas menstruales. Los investigadores le dieron a 120 mujeres una cápsula que contenía los cuatro ingredientes o un placebo dos veces al día durante 4 semanas.

Las mujeres de ambos grupos notaron una reducción de los síntomas, pero las que tomaron la cápsula obtuvieron resultados significativamente mejores que las del grupo placebo.

Un estudio más reciente encontró que tomar 150 miligramos de jalea real al día durante 3 meses podría ayudar a mejorar los niveles de colesterol en mujeres posmenopáusicas saludables.

Síndrome premenstrual

La jalea real también puede ser beneficiosa para las personas con síndrome premenstrual.

En un estudio de 2014, los investigadores dieron a 110 participantes una cápsula de jalea real o un placebo una vez al día durante dos ciclos menstruales. Los participantes que tomaron las cápsulas de jalea real tuvieron síntomas de síndrome premenstrual menos graves durante los 2 meses.

Cicatrización de la herida

Según algunas investigaciones, la jalea real podría acelerar el proceso de curación de heridas.

Los resultados de un estudio de laboratorio en la revista. Investigación y práctica nutricional mostró que la jalea real podría aumentar significativamente el movimiento de los fibroblastos hacia una herida. Los fibroblastos son un tipo de célula que coordina el proceso de curación de heridas.

Diabetes tipo 2

Existe alguna evidencia de que la jalea real puede tener beneficios para las personas con diabetes tipo 2.

En un estudio, 50 participantes femeninas con diabetes tipo 2 recibieron una dosis de 1 gramo de gel de jalea real o un placebo una vez al día durante 8 semanas.

Los resultados indicaron que la ingesta de jalea real puede provocar una reducción del nivel de glucosa en sangre. Los niveles más bajos de glucosa en sangre son beneficiosos para las personas con diabetes tipo 2.

Sin embargo, los investigadores señalan que se necesitan más estudios con un mayor número de participantes.

La seguridad

Si una persona tiene picazón excesiva o urticaria después de tomar jalea real, debe consultar a un médico.

La jalea real es un remedio natural y, por lo tanto, no está sujeta a la regulación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA).

De hecho, no existe una evaluación formal de seguridad de la jalea real por parte de la FDA ni de ningún otro organismo regulador. Como resultado, el contenido de los productos de jalea real puede variar.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que es posible que la jalea real cause reacciones alérgicas en algunas personas. Las personas con asma u otras alergias pueden tener un mayor riesgo de sufrir una reacción.

Es esencial consultar a un médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas después de tomar jalea real:

  • urticaria
  • picazón excesiva
  • sibilancias u otros problemas respiratorios
  • problemas digestivos, como dolor abdominal o diarrea
  • mareos o confusión
  • náusea
  • vomitando

La jalea real también puede interactuar con ciertos medicamentos, como los medicamentos para la presión arterial. Es recomendable consultar a un médico antes de tomar jalea real para evitar interacciones dañinas.

Cómo usarlo

La jalea real puede presentarse en diferentes formas. Es posible tomar jalea real por vía oral o aplicarla directamente sobre la piel.

La producción de jalea real fresca puede resultar en una sustancia similar a un gel, pero otros tipos de jalea real se liofilizan. También puede venir en forma de polvo dentro de una píldora o cápsula, que puede contener otros ingredientes de relleno.

Si bien no existen pautas formales con respecto a la dosis, es vital comenzar con cantidades muy pequeñas de jalea real. Las personas deben dejar de usar jalea real de inmediato si tienen una reacción alérgica.

Quitar

Hay muy pocos estudios de alta calidad sobre la jalea real y gran parte de la investigación existente se realiza en animales. Se necesita mucha más investigación para determinar si estas declaraciones de propiedades saludables son válidas o no.

Las personas pueden tomar jalea real de manera segura en cantidades moderadas, pero deben dejar de usarla de inmediato si hay algún signo de reacción.

none:  osteoartritis enfermedad de Huntington herpes