La música puede mejorar el efecto de los analgésicos.

Bob Marley dijo una vez: "Una cosa buena de la música es que cuando te golpea, no sientes dolor". Un estudio reciente que utilizó un modelo de ratón respalda las reflexiones de Marley con algunos datos científicos.

Escuchar a Mozart podría potenciar los analgésicos.

En el pasado, los científicos han explorado la idea de utilizar la música como terapia de diversas formas.

Un estudio reveló que unirse a un coro podría mejorar la vida de las personas con la enfermedad de Parkinson, por ejemplo.

Otros estudios han investigado la música como un tratamiento potencial para la epilepsia.

Otros todavía han llegado a la conclusión de que la música, en el entorno adecuado, puede reducir la sensación de dolor.

Por ejemplo, un metaanálisis reciente de 14 estudios concluye que "la música puede ser beneficiosa como adyuvante para los pacientes con dolor crónico, ya que reduce el dolor autoinformado y sus comorbilidades comunes".

Con la crisis de los opioides en pleno flujo, encontrar formas de mejorar la eficacia de los analgésicos menos adictivos sin producir efectos secundarios sería un cambio de juego.

Un nuevo estudio reabre la investigación y vuelve a probar el poder de la música, en combinación con cuatro medicamentos diferentes, contra dos modelos de dolor en ratones.

Los investigadores, de la Universidad de Utah Health en Salt Lake City, han publicado sus hallazgos en la revista Fronteras en neurología.

Música contra dolor

Los investigadores utilizaron dos modelos de dolor: el modelo de carragenina, que imita el dolor relacionado con la inflamación; e incisión plantar, que replica el dolor quirúrgico.

Dividieron a los ratones en dos grupos de cinco a ocho animales. Expusieron al grupo de control solo al ruido ambiental, mientras que en el grupo experimental tocaron tres segmentos de Mozart de 3 horas cada día durante 3 semanas.

Curiosamente, los investigadores no eligieron los segmentos de música al azar. Como Grzegorz Bulaj, Ph.D. - un profesor asociado de química médica - explica:

“La música es como el ADN. Hicimos que los músicos analizaran secuencias de varias piezas de Mozart para optimizar la lista de reproducción. Fue emocionante, pero desafiante, integrar estos análisis musicales en la neurofarmacología ".

Hicieron el estudio cuatro veces, cada vez con un medicamento diferente que puede reducir el dolor. Estos medicamentos fueron ibuprofeno, cannabidiol, levetiracetam y un análogo de galanina llamado NAX 5055.

Tanto el grupo de control como el de música recibieron dosis consideradas subóptimas.

Los ensayos con ibuprofeno produjeron los resultados más sorprendentes. En el grupo que escuchó música, las respuestas al dolor en el modelo de carragenina se redujeron en un 93 por ciento, en comparación con los ratones que tomaron ibuprofeno pero no escucharon música.

Además, en el modelo de carragenina, la música y el cannabidiol redujeron la hinchazón en un 21 por ciento. NAX 5055 plus music redujo la hinchazón en un 9 por ciento. En el modelo de dolor quirúrgico, la música también redujo significativamente algunas, pero no todas, las respuestas al dolor.

“Existe evidencia emergente de que las intervenciones musicales pueden aliviar el dolor cuando se administran solas o en combinación con otras terapias. Estaba particularmente emocionado de ver una hinchazón reducida en el modelo de dolor inflamatorio ".

El primer autor del estudio, Cameron S. Metcalf, Ph.D.

Metcalf continúa explicando que los medicamentos estándar para la inflamación no producen una respuesta tan rápida.

Sorpresas y próximos pasos

El uso de modelos animales conlleva ciertas dificultades, pero en este caso, el uso de un modelo de ratón por parte de los científicos lo hace más interesante; elimina la compleja respuesta psicológica humana a la música. Uno se siente casi tentado a creer que la armonía tiene una cualidad curativa intrínseca.

Aunque pueda parecer sorprendente que un roedor pueda responder fisiológicamente a la música, esta no es la primera vez que los científicos lo demuestran. La investigación sobre ratones y música tiene una larga trayectoria.

Por ejemplo, los autores de una revisión de 42 estudios relevantes, publicados en diciembre de 2018, encontraron que “[las intervenciones m] usicas parecen mejorar la estructura y la neuroquímica del cerebro; comportamiento; inmunología; y fisiología en roedores ".

Entre otras cosas, los autores escriben que "la exposición a la música se relacionó con una mejora del aprendizaje espacial y auditivo estadísticamente significativa, una reducción del comportamiento relacionado con la ansiedad y un aumento de las respuestas inmunitarias".

"El santo grial es combinar la droga correcta con este nuevo paradigma de exposición musical, por lo que no necesitamos tanta droga para los efectos analgésicos".

Grzegorz Bulaj, Ph.D.

¿Cómo ejerce su efecto la música?

Los científicos no diseñaron este estudio para desvelar cómo la música podría reducir el dolor, pero describen algunas teorías.

Por ejemplo, investigaciones anteriores demostraron que la música regula positivamente la producción del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Esta proteína es compatible con las neuronas y estimula el crecimiento de neuronas y sinapsis. A largo plazo, el BDNF inhibe la sensibilidad al dolor.

Otras teorías que los autores del estudio consideran son la capacidad de la música para afectar el tono parasimpático, los niveles de cortisol, las citocinas proinflamatorias, el sistema dopaminérgico y los receptores opioides.

Se necesitará mucho más trabajo para desentrañar los mecanismos involucrados, y es probable que la respuesta involucre todo lo anterior y más.

Mucho mas para aprender

Es importante señalar algunas de las limitaciones del estudio. En primer lugar, los científicos solo utilizaron una pequeña cantidad de animales, por lo que no podemos sacar conclusiones firmes en esta etapa.

Además, el estudio no abordó otros tipos de dolor, como el dolor neuropático, que causa el daño a los nervios.

Otro problema es que los científicos solo usaron secciones clave importantes de la música de Mozart y, por supuesto, hay una gran variedad de música. De hecho, la mayoría de los estudios que exploran el impacto fisiológico de la música se centran en la música clásica.

Además, los ratones escuchan frecuencias diferentes a las de los humanos, y no está claro cómo esto afecta los resultados y su relevancia para los humanos.

Los autores también notan limitaciones en la elección del grupo de control, habiendo expuesto a los ratones de control al sonido ambiental. En estudios futuros, sería interesante reemplazar esto con silencio total, ruido blanco o un tipo diferente de música.

En muchos sentidos, el estudio presenta más preguntas de las que responde. ¿Qué pasaría si los ratones escucharan diferentes estilos de música? ¿Y si escucharan por más tiempo cada día? ¿Y si escucharon durante 6 semanas o 6 meses?

Sin embargo, los resultados siguen siendo muy interesantes. Como señala Bulaj, “si pudiéramos empaquetar música y otras terapias no farmacológicas en aplicaciones móviles y administrarlas con medicamentos y funciona, será mejor que los medicamentos por sí solos. Es emocionante encontrar nuevas formas de mejorar los tratamientos para el dolor ".

Sin duda, los investigadores seguirán esta línea de investigación más allá. Cualquier cosa que ayude a reducir el dolor sin efectos adversos es de gran interés. Quizás algún día, los médicos puedan prescribir una lista de reproducción para acompañar nuestras pastillas.

none:  enfermedad del corazón bipolar gastrointestinal - gastroenterología