El estrés persistente puede provocar pérdida de visión, muestra un estudio

Un nuevo análisis de informes clínicos e investigaciones existentes sugiere que "el estrés es tanto la consecuencia como la causa de la pérdida de la visión". Los hallazgos indican que los médicos deben abstenerse de agregar estrés innecesario a sus pacientes y que reducir el estrés puede ayudar a restaurar la visión.

El estrés prolongado puede conducir a una variedad de problemas de salud ocular, así como a empeorar los existentes, sugiere un nuevo estudio.

Cuando una persona pierde la vista, puede experimentar un alto nivel de estrés mental en forma de preocupaciones y ansiedad por la situación.

A veces, en circunstancias más graves, puede producirse depresión y aislamiento social.

Pero, ¿ocurre también lo contrario? ¿Puede el estrés conducir realmente a la pérdida de la visión? Un nuevo estudio, publicado en la Revista EPMA - la publicación oficial de la Asociación Europea de Medicina Predictiva, Preventiva y Personalizada - sugiere que sí.

La nueva investigación fue dirigida por el profesor Bernhard Sabel, director del Instituto de Psicología Médica de la Universidad de Magdeburgo en Alemania.

En su artículo, el profesor Sabel y sus colegas explican que el estrés persistente, que eleva los niveles de la hormona cortisol, puede afectar negativamente nuestros sistemas nerviosos vascular y simpático.

Esto, a su vez, afecta nuestro cerebro y ojos, lo que puede conducir a afecciones como glaucoma y neuropatía óptica, lo que en última instancia resulta en una pérdida total de la visión.

El estrés causa y empeora las afecciones oculares.

Después de analizar cientos de estudios y ensayos clínicos, el profesor Sabel y sus colegas concluyen que el estrés no es solo una consecuencia de la pérdida de la visión, sino que también puede agravar las afecciones oculares.

Como explica, “Existe una clara evidencia de un componente psicosomático en la pérdida de la visión, ya que el estrés es una causa importante, no solo una consecuencia, de la pérdida progresiva de la visión resultante de enfermedades como el glaucoma, la neuropatía óptica, la retinopatía diabética y las enfermedades relacionadas con la edad. degeneración macular."

Algunos de los estudios revisados ​​en la nueva investigación incluso muestran que reducir el estrés puede ayudar a restaurar la visión.

Los autores también explican que los pacientes a menudo han comunicado sus sospechas de que el estrés empeora su condición ocular. Sin embargo, los estudios que documentan este fenómeno de efectos psicosomáticos sobre la salud ocular son insuficientes.

"Los médicos deberían inculcar el optimismo"

Este enfoque psicosomático de la oftalmología, explican el profesor Sabel y su equipo, tiene varias consecuencias para la práctica clínica.

Por un lado, las estrategias de reducción del estrés como la meditación, las técnicas de manejo del estrés o el asesoramiento psicológico pueden servir para restaurar la visión y mejorar la salud ocular.

Dichas técnicas no solo deben complementar la medicina convencional, escriben los autores, sino que también deben usarse de manera preventiva.

En segundo lugar, continúan los investigadores, "los médicos deben hacer todo lo posible para inculcar la positividad y el optimismo en sus pacientes mientras les brindan la información a la que los pacientes tienen derecho".

El coautor del estudio Muneeb Faiq, Ph.D. - investigador clínico del Instituto de Ciencias Médicas de la India en Nueva Delhi, India, así como del Departamento de Oftalmología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York en la ciudad de Nueva York - comparte los mismos sentimientos.

Él dice: “El comportamiento y las palabras del médico tratante pueden tener consecuencias de gran alcance para el pronóstico de la pérdida de la visión. A muchos pacientes se les dice que el pronóstico es malo y que deben estar preparados para quedar ciegos algún día ".

"Incluso cuando esto está lejos de la certeza y la ceguera total casi nunca ocurre, el miedo y la ansiedad resultantes son una doble carga neurológica y psicológica con consecuencias fisiológicas que a menudo empeoran la condición de la enfermedad".

Muneeb Faiq, Ph.D.

Los autores admiten que se necesitan más estudios clínicos para confirmar sus hallazgos y evaluar la eficacia de diversas estrategias de reducción del estrés para ralentizar la pérdida progresiva de la visión y mejorar las posibilidades de recuperación de la visión.

Estos ensayos clínicos son necesarios para proporcionar una base sólida para el campo de la oftalmología psicosomática, dicen los investigadores.

none:  conferencias enfermedad de Huntington biología - bioquímica