La interrupción del sueño y la vigilia está fuertemente relacionada con los trastornos del estado de ánimo

Después de analizar los patrones de actividad y descanso diurnos y nocturnos en más de 90.000 residentes del Reino Unido, los investigadores han encontrado un fuerte vínculo entre los ciclos de sueño y vigilia interrumpidos y un mayor riesgo de trastornos del estado de ánimo, como bipolar y depresión, y un peor bienestar.

Los científicos encuentran un vínculo entre un ciclo de sueño-vigilia interrumpido y varios trastornos del estado de ánimo.

El estudio, que ahora se publica en La psiquiatría de Lancet, es el primero de su tipo en utilizar medidas objetivas de actividad en un grupo que es lo suficientemente grande como para producir resultados estadísticamente significativos.

“Nuestros hallazgos indican una asociación”, señala la primera autora del estudio, la Dra. Laura M. Lyall, quien es investigadora asociada en el Instituto de Salud y Bienestar de la Universidad de Glasgow, Reino Unido, “entre los ritmos circadianos diarios alterados y los trastornos del estado de ánimo y el bienestar siendo."

Sin embargo, el Dr. Lyall también señala que, si bien los hallazgos revelan un vínculo fuerte, el suyo fue un estudio observacional, por lo que no pueden decir si la alteración del ritmo circadiano aumenta nuestra susceptibilidad a los trastornos del estado de ánimo o si tener trastornos del estado de ánimo altera nuestro ritmo circadiano.

Ritmos circadianos y relojes corporales

Los ritmos circadianos son los patrones biológicos y de comportamiento de los seres vivos que siguen un ciclo de aproximadamente 24 horas.

Gran parte de su sincronización y control está en manos de relojes biológicos, que consisten en grupos de proteínas que residen dentro de las células.

Los genes que le dicen a las células cómo fabricar y operar los relojes biológicos son muy similares en muchas especies vivientes, desde los hongos hasta las moscas de la fruta y los seres humanos.

Los cambios en el medio ambiente también pueden influir en los ritmos circadianos de un organismo. Un buen ejemplo es la luz del día, que puede activar y desactivar los genes del reloj biológico.

También hay un reloj maestro en el cerebro que mantiene sincronizados todos nuestros relojes biológicos. Ocupa una parte del cerebro que está directamente relacionada con los ojos.

Nuestro ciclo de sueño-vigilia es un ritmo circadiano importante que responde a la luz y la oscuridad, o al día y a la noche. También es el tema del nuevo estudio.

"Amplitud relativa" de actividad

La interrupción del ciclo de sueño-vigilia es una "característica central de los trastornos del estado de ánimo" bien conocida, como señalan los autores del estudio, y agregan que también puede estar relacionada con un mayor riesgo de desarrollar tales trastornos.

Sin embargo, la investigación anterior se ha basado principalmente en datos recopilados de los propios informes de los participantes sobre sus patrones de descanso y actividad diurnos y nocturnos.

También ha tendido a no estudiar grandes grupos ni a tener en cuenta suficientes factores que pudieran influir en los resultados.

Para su estudio, la Dra. Lyall y sus colegas utilizaron datos recopilados por el Biobanco del Reino Unido, que es un proyecto de investigación a nivel nacional que actualmente rastrea la "salud y el bienestar" de medio millón de voluntarios que residen en el Reino Unido.

Los datos provienen de 91,105 sujetos del Biobanco de entre 37 y 73 años que usaron acelerómetros durante una semana durante 2013-2015. Los dispositivos registraron medidas objetivas de descanso y actividad las 24 horas del día durante los 7 días.

A partir de los datos del acelerómetro, el equipo produjo una medida de actividad para cada persona llamada "amplitud relativa".

Una amplitud relativa más baja es un indicador de alteración del ritmo circadiano. Por ejemplo, alguien con actividad reducida durante el día debido a un episodio de depresión, o mayor actividad durante la noche debido a la interrupción del sueño, tiene una amplitud relativa más baja en comparación con alguien que está activo durante el día y duerme profundamente por la noche.

Menor amplitud relativa y trastornos del estado de ánimo.

Luego, los científicos compararon los patrones de amplitud relativa con “trastornos del estado de ánimo, bienestar y variables cognitivas” que provenían de cuestionarios de salud mental que habían sido completados por los participantes.

Los hallazgos revelaron que los participantes con amplitudes relativas más bajas de ritmo circadiano eran los que tenían más probabilidades de informar que tenían antecedentes de trastorno bipolar o trastorno depresivo mayor.

El equipo también encontró vínculos confiables entre amplitudes relativas más bajas y:

  • estados de ánimo más inestables
  • niveles más bajos de felicidad
  • puntuaciones más altas en neuroticismo
  • mayor soledad percibida
  • menos satisfacción con la salud
  • "Tiempos de reacción más lentos", que utilizaron como medida de la función cognitiva

Estos vínculos no se vieron afectados por factores que pudieran influir en los resultados, como el sexo, la etnia, el tabaquismo, el alcohol, la educación, el índice de masa corporal (IMC), el trauma infantil y la época del año en la que se registraron los datos de actividad.

Los autores reconocen que su estudio no fue representativo de la adolescencia, que suele ser cuando comienzan la mayoría de los trastornos del estado de ánimo.

“Más estudios longitudinales en poblaciones más jóvenes podrían mejorar nuestra comprensión de los mecanismos causales y ayudar a encontrar nuevas formas de predecir los trastornos del estado de ánimo y ajustar los tratamientos”, concluyen los autores.

El Dr. Aiden Doherty, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, retoma este punto en un artículo de comentario vinculado.

Como él señala, “Aunque el Biobanco del Reino Unido es uno de los recursos médicos más importantes en todo el mundo, la población de estudio (edad media al inicio de la línea de 62 años, IQR [rango intercuartílico] 54-68 años) no es ideal para examinar las causas de salud, dado que el 75 por ciento de los trastornos comienzan antes de los 24 años ".

El Dr. Doherty sugiere, sin embargo, que el Biobanco ofrece una "plantilla" para investigar poblaciones más jóvenes como "adolescentes y adultos más jóvenes para ayudar a transformar nuestra comprensión de las causas y consecuencias, la prevención y el tratamiento de los trastornos de salud mental".

“Si bien nuestros hallazgos no pueden decirnos sobre la dirección de la causalidad, refuerzan la idea de que los trastornos del estado de ánimo están asociados con ritmos circadianos alterados, y brindamos evidencia de que los ritmos de actividad de reposo alterados también están relacionados con un peor bienestar subjetivo y cognitivo capacidad."

Dra. Laura M. Lyall

none:  medicina-complementaria - medicina-alternativa paladar hendido esclerosis múltiple