Pruebas, diagnóstico y tratamiento de la artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una enfermedad articular inflamatoria crónica asociada con la psoriasis. La psoriasis puede afectar las articulaciones, la piel y las uñas, el cuero cabelludo, el cráneo, la columna, los dedos de las manos y los pies, provocando que se inflamen y duelan.

La artritis psoriásica (PsA) parece ocurrir cuando un sistema inmunológico hiperactivo ataca por error el tejido sano. Sin embargo, todavía no está claro por qué algunas personas con psoriasis desarrollan PsA y otras no.

Diagnóstico de artritis psoriásica

La artritis psoriásica puede afectar las articulaciones de las manos y los pies.

No existe una prueba definitiva para PsA.

Para diagnosticar la afección, un médico:

  • tomar un historial médico detallado
  • realizar un examen físico
  • hacer algunas pruebas de imagen adicionales

Las pruebas de imagen para la PsA pueden detectar inflamación en las articulaciones, y particularmente en las articulaciones sacroilíacas (articulaciones SI), en la pelvis.

Esta información puede ayudar al médico a hacer un diagnóstico y descartar otras posibles causas.

Si un médico cree que una persona puede tener PsA, la derivará a un reumatólogo, un especialista en afecciones de las articulaciones, para una evaluación.

Un reumatólogo intentará descartar otros tipos de artritis, como artritis reumatoide, osteoartritis y gota.

A menudo ordenarán las siguientes pruebas para ayudar a hacer un diagnóstico:

  • Niveles de velocidad de sedimentación globular (VSG) y proteína C reactiva (PCR): estos análisis de sangre miden la inflamación en el cuerpo.
  • Hemograma completo, función renal y electrolitos, y pruebas de función hepática.
  • Resonancia magnética y radiografías de las articulaciones afectadas: la resonancia magnética y la ecografía pueden detectar cualquier desgaste e inflamación en las articulaciones antes que las radiografías.
  • Anticuerpos contra el factor reumatoide (RF) y el péptido citrulinado cíclico (PCC): si una persona tiene estos anticuerpos, el médico puede considerar un diagnóstico de artritis reumatoide en lugar de APs.
  • Anticuerpos antinucleares (ANA): estos anticuerpos pueden estar presentes en personas con PsA.

Patrones de artritis psoriásica

Cinco patrones específicos de inflamación pueden ayudar a los reumatólogos a controlar la APs.

Los patrones son:

  • Artritis oligoarticular asimétrica: afecta a cuatro o menos articulaciones y los síntomas suelen afectar los pies y otras articulaciones grandes. No ocurre en ambos lados del cuerpo.
  • Poliartritis simétrica: afecta a cinco o más articulaciones. Suelen ser las articulaciones pequeñas de las manos y los pies y las articulaciones más grandes que soportan peso. Si ocurre en una articulación del lado derecho del cuerpo, también afectará la articulación correspondiente del lado izquierdo. En ocasiones, puede parecer una artritis reumatoide.
  • Artritis distal: afecta las pequeñas articulaciones más cercanas a las uñas en los dedos de manos y pies.
  • Artritis mutilante: esta es la forma más severa y destructiva de PsA. Puede resultar en un acortamiento de los dedos de las manos y los pies afectados, debido a una destrucción ósea severa.
  • Espondiloartritis: afecta las articulaciones de la zona lumbar y la pelvis. El dolor de espalda y la rigidez matutina son los síntomas principales.

Los criterios CASPAR para el diagnóstico

El diagnóstico de APs debe seguir los criterios CASPAR.

Una persona a menudo tendrá un diagnóstico de enfermedad articular inflamatoria si sus síntomas incluyen:

  • articulaciones sensibles e hinchadas
  • rigidez aguda que limita el movimiento, especialmente por la mañana

Para un diagnóstico de PsA utilizando los criterios CASPAR, una persona también debe tener al menos tres puntos de las siguientes características:

  • psoriasis activa actual (2 puntos)
  • antecedentes personales de psoriasis, a menos que haya psoriasis actual (1 punto)
  • antecedentes familiares de psoriasis, a menos que haya psoriasis actual o antecedentes personales de psoriasis (1 punto)
  • Dactilitis actual o anterior, también conocida como "dedos en salchicha", donde los dedos de las manos o de los pies están hinchados (1 punto)
  • nuevo crecimiento de hueso cerca de una articulación que es visible en una radiografía (1 punto)
  • Negatividad del factor reumatoide (RF) (1 punto)
  • ciertos problemas de las uñas, como picaduras y separación del lecho ungueal (1 punto)

Estos criterios CASPAR tienen una especificidad del 98,7 por ciento y una sensibilidad del 91,4 por ciento para diagnosticar la APs.

Cuando ver a un doctor

Los síntomas de la PsA varían de leves a graves. Generalmente, la gente tiene días buenos y malos.

Aparte del dolor en las articulaciones, el cansancio es un síntoma común de la artritis psoriásica.

En un buen día, los síntomas pueden ser apenas perceptibles. Un brote, por otro lado, puede ser extremadamente doloroso.

Por lo general, aparecerán uno o más de los siguientes síntomas:

  • cansancio general
  • sensibilidad, dolor e hinchazón sobre los tendones
  • dedos de manos y pies hinchados
  • dolor en las articulaciones con hinchazón y rigidez
  • rango de movimiento reducido
  • rigidez en las articulaciones por la mañana
  • cambios en las uñas, que incluyen picaduras en las uñas y separación de las uñas del lecho ungueal

Las personas con psoriasis que experimentan dolor persistente, hinchazón o rigidez en las articulaciones deben consultar a un médico.

A menudo, puede llevar algún tiempo obtener un diagnóstico de PsA. Durante este tiempo, la persona corre el riesgo de sufrir un daño articular progresivo y una discapacidad.

Sin embargo, las perspectivas a largo plazo para el tratamiento de la APs son buenas, especialmente si el diagnóstico es temprano y la persona sigue un plan de tratamiento adecuado.

Tratamiento

Uno de los objetivos del tratamiento es aliviar la inflamación y la hinchazón.

Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para la PsA, según la gravedad de la afección.

El tratamiento tendrá como objetivo:

  • reducir los síntomas
  • retardar la progresión de la enfermedad
  • permitir que las articulaciones funcionen lo mejor posible
  • mejorar la calidad de vida de la persona
  • prevenir o minimizar las complicaciones

En 2015, dos grupos de expertos, el Grupo de Investigación y Evaluación de la Psoriasis y la Artritis Psoriásica (GRAPPA) y la Liga Europea Contra el Reumatismo (EULAR), hicieron recomendaciones para ayudar a los reumatólogos a decidir el mejor curso de acción para el manejo de la APs.

En general, sus recomendaciones fueron las siguientes:

AINE

Las pautas de GRAPPA recomendaban el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como terapia de primera línea para las articulaciones que son dolorosas pero que aún no tienen riesgo de daño.

Los AINE bloquean la producción de prostaglandinas, que le indican al sistema inmunológico del cuerpo que desencadene una respuesta inflamatoria.

Los AINE comunes de venta libre son el ibuprofeno y el naproxeno sódico.

Inyección intraarticular

Inyectar una inyección local de corticosteroides en las articulaciones afectadas puede proporcionar un alivio temporal de la inflamación.

FAME sintéticos

Un médico puede introducir un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad (FAME) para ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad. Los fármacos orales de molécula pequeña (OSM) son un tipo de terapia no biológica que modifica la enfermedad.

Apremilast (Otezla) es un tipo de fármaco OSM. Apremilast actúa bloqueando una enzima que gestiona los procesos inmunitarios e inflamatorios.

FARME biológicos

Finalmente, las pautas de 2015 recomendaron ofrecer una subclase especial de FAME llamados inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNFI) si los síntomas no respondían eficazmente a otros FAME.

Los TNFI funcionan bloqueando una proteína específica que producen las células inmunes. Esta proteína indica a otras células que inicien el proceso inflamatorio.

Los productos biológicos más nuevos, como ustekinumab (Stelara), actúan bloqueando dos proteínas que causan inflamación.

Otros, como secukinumab (Cosentyx), ixekizumab (Taltz) y siliq (Brodalumab) se dirigen a una proteína diferente.

Nuevas pautas de tratamiento en 2018

En 2018, el Colegio Estadounidense de Reumatología y la Fundación Nacional de Psoriasis emitieron nuevas pautas para el tratamiento de la artritis psoriásica.

Las pautas recomiendan un enfoque de tratamiento a objetivo para todos los pacientes. Esto significa que una opción de tratamiento se centrará en un objetivo específico.

Los médicos también pueden discutir con el individuo la opción de usar los productos biológicos TNFI como una opción de tratamiento de primera línea. Es posible que decidan recetar estos medicamentos con preferencia a los medicamentos OSM.

Los médicos continuarán recetando medicamentos OSM, por ejemplo, tofacitinib (Xeljanz), para las personas que no pueden usar la terapia TNFI por alguna razón.

Las personas que no deben usar el tratamiento con TNFI incluyen aquellas con:

  • insuficiencia cardíaca congestiva
  • Infecciones graves previas o infecciones recurrentes.
  • enfermedad desmielinizante u otra enfermedad autoinmune, como el lupus

Las nuevas pautas también hacen una fuerte recomendación para evitar o dejar de fumar. Esto es muy importante, ya que fumar puede desencadenar psoriasis, PsA y artritis reumatoide.

También recomiendan:

  • terapia física
  • terapia ocupacional
  • pérdida de peso, en su caso
  • ejercicio
  • masaje

Varias otras opciones de estilo de vida, factores dietéticos y terapias complementarias pueden ayudar a aliviar los síntomas de la PsA. Descubra más aquí.

panorama

La artritis psoriásica es una enfermedad progresiva. Si no se trata, provocará la pérdida de función en las articulaciones afectadas. Sin embargo, el tratamiento puede aliviar los síntomas y retardar la progresión de la enfermedad.

none:  biología - bioquímica hipotiroideo investigación con células madre