Las mejores hierbas para el dolor articular.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La artritis es un término general que describe una familia de afecciones médicas caracterizadas por inflamación, dolor y rigidez de las articulaciones. Las hierbas y otros remedios naturales pueden ayudar a aliviar el dolor articular.

Los tratamientos médicos, el ejercicio regular y una nutrición adecuada también pueden ayudar a una persona a controlar los síntomas de la artritis.

Según la Arthritis Foundation, la afección afecta a más de 50 millones de adultos y 300,000 niños en los Estados Unidos. Los remedios naturales, como las hierbas y los suplementos, pueden ser opciones de tratamiento seguras y eficaces con pocos efectos secundarios importantes.

Sin embargo, la investigación en el campo de los remedios naturales sigue siendo limitada. Los estudios científicos a menudo utilizan modelos animales o líneas celulares para probar compuestos vegetales. Existen muy pocos ensayos clínicos.

Dicho esto, la investigación que existe muestra resultados prometedores, y más investigaciones revelarán información aún más vital para la comunidad médica.

Continúe leyendo este artículo para descubrir las seis mejores hierbas para la artritis.

1. Aceite de borraja

Para las personas con artritis reumatoide, el aceite de borraja puede aliviar el dolor.

Las semillas del Borago officinalis planta, o flor de estrella, contienen grandes cantidades de un ácido graso omega-6 llamado ácido gamma-linolénico (GLA). También contiene ácido linolénico, el precursor de GLA.

Cuando el cuerpo lo metaboliza, el GLA se convierte en un precursor de la prostaglandina, un eicosanoide (o molécula de señalización) que ayuda a regular las respuestas inmunitarias del cuerpo.

Una revisión sistemática de 2011 encontró evidencia moderada que sugiere que los aceites que contienen GLA, como el aceite de semilla de grosella negra, el aceite de onagra y el aceite de semilla de borraja, pueden aliviar el dolor y mejorar la función en personas que tienen artritis reumatoide (AR).

Sin embargo, altas concentraciones de GLA pueden tener un efecto tóxico en las células. Un estudio de 2013 examinó los efectos del aceite de borraja y GLA en cultivos celulares.

Según los hallazgos, los autores recomendaron usar aceite de semilla de borraja en lugar de GLA porque el primero protege el ADN del estrés oxidativo.

2. Cúrcuma

La cúrcuma es una especia amarilla y una hierba medicinal que se originó en la India. La pulpa de naranja dentro del tallo contiene el potente compuesto vegetal curcumina.

Un artículo de 2018 citó hallazgos de varios estudios en animales y dos ensayos que sugieren que la curcumina puede reducir la inflamación crónica debido a la AR.

Sin embargo, el cuerpo no puede absorber grandes cantidades de curcumina, lo que puede limitar su aplicación terapéutica.

Dicho esto, un compuesto llamado piperina, que está presente en la pimienta negra, puede reducir la inflamación y mejorar la absorción de curcumina, según un estudio de 2018.

3. Uña de gato

Uncaria tomentosa (U. tomentosa), o "uña de gato", es una planta de vid originaria de América del Sur y Central.

La uña de gato puede mejorar la función inmunológica y reducir la inflamación. Sin embargo, no existen suficientes ensayos clínicos de alta calidad para respaldar estas afirmaciones.

Un ensayo clínico anterior examinó los efectos antiinflamatorios de la uña de gato entre 40 personas con AR. Los autores informaron una reducción del 53,2% en el dolor articular entre los participantes que tomaron U. tomentosa extracto durante 24 semanas.

Además, un estudio de 2015 encontró que la uña de gato influye en la actividad enzimática asociada con la artritis. Un estudio más reciente de 2019 encontró que aunque U. tomentosa probablemente sea seguro, no tiene actividad antiinflamatoria.

La uña de gato parece segura cuando una persona la ingiere en pequeñas cantidades. Sin embargo, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa aconseja que las mujeres embarazadas eviten tomar uña de gato.

4. Eucalipto

El aceite de eucalipto puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor.

El aceite destilado de hojas de eucalipto tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias. Los flavonoides y taninos de las hojas de eucalipto tienen propiedades antioxidantes que pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor.

Un estudio de 2016 que utilizó cultivos celulares encontró que los extractos de hojas de eucalipto redujeron significativamente los niveles de dos enzimas inflamatorias: la interleucina-6 y el factor de necrosis tumoral alfa.

Las personas pueden comprar extracto de eucalipto como aceite esencial en muchas tiendas o en línea. Luego pueden agregarlo a un baño tibio o inhalarlo.

Las personas con alergias deben tener cuidado al usar esta hierba, ya que muchas personas son alérgicas a ella.

5. Incienso

Boswellia serrata, o incienso, es la resina de la corteza del árbol Boswellia. Esta resina tiene una fuerte calidad aromática, lo que la convierte en un ingrediente popular en perfumes, incienso y aceites esenciales.

El incienso también puede ofrecer beneficios a las personas con inflamación crónica. Según la Arthritis Foundation, los compuestos activos del incienso poseen propiedades antiinflamatorias que podrían ayudar a aliviar los síntomas de la artritis.

Un artículo de revisión de 2016 de varios ensayos clínicos a pequeña escala encontró evidencia que respalda el uso de incienso y otros productos de resina de Bosnia para controlar los síntomas de la artritis.

Los autores afirman que aunque el incienso no es una cura para la artritis, entre el 60 y el 70% de las personas vieron mejoras significativas en sus síntomas al usarlo.

6. Aloe vera

El aloe vera es una planta suculenta popular por sus beneficios para la salud. Muchos ungüentos para curar heridas y productos para la piel contienen aloe vera debido a sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias.

Los compuestos del aloe vera ayudan a eliminar los radicales libres del cuerpo, al igual que los antioxidantes. Estas funciones antioxidantes también ayudan a reducir la inflamación al prevenir la producción de enzimas inflamatorias.

Según un artículo de 2018, los compuestos del aloe vera producen efectos antiinflamatorios similares a los de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Resumen

La artritis es una afección inflamatoria crónica que puede causar hinchazón, dolor y rigidez en las articulaciones.

Aunque las personas pueden controlar sus síntomas con tratamientos médicos, ejercicio y una nutrición adecuada, los compuestos naturales en ciertas hierbas podrían servir como opciones de tratamiento complementario.

La investigación actual muestra resultados prometedores, pero no hay suficiente evidencia científica para sacar conclusiones definitivas sobre la efectividad de los remedios naturales en este artículo.

Las personas siempre deben hablar con su médico antes de probar nuevos suplementos o remedios naturales.

none:  distrofia muscular - als mri - mascota - ultrasonido sueño - trastornos del sueño - insomnio