Consejos para reducir o detener la sudoración

La sudoración es un proceso automático que ayuda a regular la temperatura corporal de una persona. Sin embargo, algunas personas experimentan hiperhidrosis, lo que significa que sudan más de lo necesario.

Hay dos tipos de hiperhidrosis: primaria y secundaria. La hiperhidrosis secundaria se produce como resultado de una afección médica subyacente o como efecto secundario de ciertos medicamentos. La hiperhidrosis primaria no tiene una causa identificable.

La sudoración excesiva suele ser incómoda e inconveniente.

Sin embargo, existe una variedad de opciones de tratamiento para las personas que experimentan sudoración excesiva. Este artículo describe una variedad de tratamientos y brinda algunos consejos para el manejo del sudor que las personas pueden probar en casa.

Maneras de reducir la sudoración

El tratamiento de la hiperhidrosis depende de su gravedad. Los médicos suelen adoptar un enfoque paso a paso para tratar la afección.

Tratamientos para la hiperhidrosis leve a moderada

La crema de cloruro de aluminio hexahidratado puede ayudar a tratar la hiperhidrosis.

Como opción de tratamiento inicial, un médico puede sugerir una crema de hexahidrato de cloruro de aluminio de venta libre (OTC), como Drysol. Las personas pueden aplicar la crema todas las noches durante las primeras 3 o 4 noches, seguidas de aplicaciones nocturnas ocasionales según sea necesario.

Algunas personas pueden requerir medicamentos adicionales para controlar su hiperhidrosis. Un médico puede recetar medicamentos anticolinérgicos tópicos, como glicopirrolato, o medicamentos anticolinérgicos orales, como oxibutinina.

Tratamientos para la hiperhidrosis severa o resistente

La hiperhidrosis particularmente grave puede no responder a los tratamientos estándar iniciales.

En tales casos, un médico puede recomendar inyecciones de iontoforesis o toxina botulínica A (Botox).

La iontoforesis implica sumergir los pies o las manos en bandejas poco profundas de agua y hacer pasar una pequeña corriente eléctrica a través del agua. Los expertos no están seguros de cómo funciona la iontoforesis, pero puede reducir la sudoración en las manos y los pies.

Algunos médicos recomiendan agregar un medicamento anticolinérgico al agua para ayudar a reducir la sudoración.

Actualmente, las manos y los pies siguen siendo las áreas más comunes para el tratamiento de iontoforesis. Sin embargo, los investigadores ahora están desarrollando iontoforesis que los médicos pueden usar para tratar otras áreas del cuerpo.

Si las inyecciones de Botox o la iontoforesis no tienen éxito, un médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico para reducir la sudoración.

Una opción es la simpatectomía. Este tipo de cirugía implica dañar el suministro de nervios a las glándulas sudoríparas para reducir la sudoración. El nervio simpático dentro de la cavidad torácica controla la sudoración en el cuerpo. Alternativamente, algunas personas pueden optar por la extirpación quirúrgica de las glándulas sudoríparas afectadas, que es menos invasiva que una simpatectomía.

Desafortunadamente, las personas con hiperhidrosis pueden experimentar recurrencias después de la cirugía.

Remedios caseros para la sudoración excesiva

Los siguientes consejos pueden ayudar a las personas a controlar la sudoración excesiva en casa.

Llevando un diario de sudor

Ciertas situaciones pueden desencadenar episodios de sudoración excesiva. Llevar un diario permite a las personas registrar episodios de sudoración para que puedan identificar sus desencadenantes. Las personas pueden optar por evitar esos desencadenantes siempre que sea posible.

Evitando ciertos alimentos

Encontrar alternativas a las bebidas con cafeína puede ayudar a prevenir la sudoración.

Algunos alimentos pueden provocar sudoración excesiva.

Las personas que viven con hiperhidrosis deben evitar o limitar los siguientes alimentos:

  • glutamato monosódico (MSG)
  • cafeína
  • salsa picante o comidas picantes
  • especias, como curry o comino
  • alcohol

Usar antitranspirantes

Las personas que sudan excesivamente deben evitar el uso de desodorantes, que simplemente enmascaran el olor a sudor. En cambio, las personas deberían buscar antitranspirantes, que pueden reducir la sudoración. El mejor momento para usar un antitranspirante es durante la noche.

Algunos médicos recomiendan usar antitranspirantes recetados en las axilas secas todas las noches durante 3 a 5 noches. Entonces, las personas pueden reducir el uso de antitranspirantes recetados a una o dos veces por semana.

Consejos para combatir los pies sudorosos

Los siguientes consejos pueden ayudar a reducir la sudoración excesiva o la humedad de los pies:

  • usar sandalias siempre que sea posible
  • Usar zapatos hechos de materiales naturales, que permitan una ventilación adecuada de los pies.
  • permitir que los zapatos se sequen completamente antes de cada uso
  • quitarse los zapatos cuando sea posible
  • usar calcetines que absorben la humedad de la piel
  • cambiarse los calcetines a diario o con más frecuencia si se mojan
  • lavar los calcetines antes de volver a ponérselos
  • aplicar antitranspirante en los pies antes de acostarse y lavarlo por la mañana

Cuando ver a un doctor

Una persona que experimenta sudoración excesiva debe programar una cita con su médico. Pueden derivar a la persona a un dermatólogo que realizará pruebas de diagnóstico para determinar la causa.

Algunas personas pueden experimentar sudoración excesiva como efecto secundario de ciertos medicamentos. Si este es el caso, una persona puede hablar con su médico acerca de cambiar el medicamento o la dosis.

Si una persona no conoce la causa de la hiperhidrosis, puede discutir las posibles opciones de tratamiento con su médico.

¿Cómo funciona la sudoración?

Las glándulas sudoríparas producen sudor dentro de la piel. Las personas tienen dos tipos de glándulas sudoríparas.

Las glándulas sudoríparas ecrinas se encuentran en todo el cuerpo y participan en la regulación de la temperatura corporal. Cuando la temperatura corporal aumenta, las glándulas sudoríparas liberan agua. A medida que el agua se evapora de la piel, baja la temperatura de la sangre de la persona y la enfría.

Las glándulas sudoríparas apocrinas son más grandes y se encuentran principalmente en las axilas y los genitales. El sudor que proviene de las glándulas sudoríparas apocrinas desarrolla un olor nauseabundo cuando se expone a las bacterias. Estas glándulas se activan durante la pubertad.

Razones para la sudoración intensa

La sobreestimulación de las glándulas ecrinas provoca sudoración excesiva. Es más probable que las personas experimenten sudoración excesiva en el área de las axilas y en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Estas áreas tienen la mayor concentración de glándulas ecrinas.

Los investigadores estiman que la hiperhidrosis afecta a alrededor del 3% de la población de Estados Unidos.

Hiperhidrosis secundaria

La hiperhidrosis secundaria puede ocurrir como efecto secundario de algunos medicamentos, que incluyen:

  • agonistas de la dopamina
  • inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
  • antipsicóticos
  • alcohol
  • insulina

Las personas que viven con las siguientes afecciones también pueden experimentar hiperhidrosis secundaria:

  • diabetes
  • hipertiroidismo
  • Enfermedad de Parkinson
  • otros trastornos neurológicos
  • tumores, como feocromocitoma y linfoma

Bromhidrosis

Una persona con bromhidrosis puede experimentar sudor con mal olor.

Las personas con bromhidrosis o sudoración por olor corporal excesivo (BO) también experimentan sudoración excesiva. Sin embargo, este tipo de sudor tiene un olor nauseabundo debido a que las bacterias lo descomponen.

Hay dos tipos de bromhidrosis.

La bromhidrosis apocrina ocurre cuando las bacterias descomponen el sudor liberado por las glándulas sudoríparas apocrinas.

La bromhidrosis ecrina ocurre cuando las bacterias descomponen la queratina que ha sido suavizada por el sudor de las glándulas ecrinas. La queratina es una proteína que se encuentra en la piel. Comer ciertos alimentos puede provocar bromhidrosis ecrina.

Resumen

Hay dos tipos de hiperhidrosis: primaria y secundaria. La hiperhidrosis secundaria suele ser el resultado de una afección médica subyacente o un efecto secundario de un medicamento. La hiperhidrosis primaria no tiene una causa identificable.

Los médicos suelen adoptar un enfoque gradual para tratar la sudoración excesiva. Los antitranspirantes, las cremas de cloruro de aluminio o los medicamentos anticolinérgicos pueden funcionar bien para algunas personas.

La hiperhidrosis que es particularmente severa o resistente puede requerir un tratamiento más agresivo. En tales casos, pueden ser necesarias iontoforesis, inyecciones de Botox o intervenciones quirúrgicas.

none:  urología - nefrología adhd - agregar medicina-cosmética - cirugía plástica