¿Qué son la manía y la hipomanía?

La manía y la hipomanía son períodos en los que una persona se siente eufórica, muy activa y llena de energía. La hipomanía es una forma más leve de manía.

La manía y la hipomanía implican períodos en los que el individuo se siente emocionado o experimenta un estado de ánimo lleno de energía. Se diferencian en la gravedad de estos cambios de humor:

  • La manía es un episodio grave que puede durar una semana o más. Una persona puede sentirse incontrolablemente eufórica y con mucha energía. Estos síntomas interfieren con la vida diaria y, en casos graves, es posible que una persona deba ir al hospital.
  • La hipomanía es un episodio que dura unos días. Las personas pueden sentirse muy bien y funcionar bien. La familia o los amigos pueden notar cambios de humor o de actividad, mientras que la persona con hipomanía puede que no.

La manía y la hipomanía se relacionan con mayor frecuencia con el trastorno bipolar. También pueden ocurrir como parte de otros trastornos del estado de ánimo, como el trastorno esquizoafectivo.

El trastorno bipolar es un trastorno de salud mental en el que una persona experimenta cambios en su estado de ánimo, energía, niveles de actividad y patrones de pensamiento.

Las personas que tienen trastorno bipolar I experimentan manía, mientras que las personas con trastorno bipolar II experimentan hipomanía.

En este artículo, analizamos las diferencias entre la manía y la hipomanía, incluidos sus síntomas, tratamientos y prevención.

Los síntomas de la manía

Los síntomas de la manía pueden incluir excitación incontrolable, altos niveles de energía, exceso de confianza y falta de inhibiciones sociales.

La manía va más allá de los cambios normales de humor y energía. Los síntomas de la manía son tan intensos que pueden afectar las relaciones, el trabajo o el bienestar de una persona.

Tener manía no siempre significa que la persona se sienta feliz. Si bien la manía puede causar una sensación de euforia, también puede causar una irritabilidad extrema.

Los síntomas de la manía pueden incluir:

  • excitación incontrolable
  • sentirse muy feliz o eufórico
  • sentirse irritable o muy agitado
  • altos niveles de energía que la persona encuentra difícil de controlar
  • niveles altos de actividad, como correr excesivamente, inquietarse o moverse
  • dificultad para prestar atención o concentrarse
  • autoestima poco realista y muy alta, sentirse demasiado confiado
  • una falta de inhibiciones sociales
  • pensamientos acelerados
  • menos necesidad de dormir o no dormir en absoluto
  • tomar riesgos o actividades imprudentes
  • pensamientos de suicidio o autolesión

Las personas pueden experimentar síntomas psicóticos durante un episodio de manía. Estos pueden incluir:

  • alucinaciones, o ver u oír cosas que no existen
  • delirios grandiosos, o creer que son invencibles, muy poderosos o famosos

Los Institutos Nacionales de Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) dicen que los episodios maníacos en el trastorno bipolar duran al menos 7 días o cualquier duración si los síntomas son tan graves que la persona necesita atención hospitalaria. Entre episodios, el individuo puede sentirse normal o tener síntomas leves y persistentes.

Los síntomas de la hipomanía.

La hipomanía es una forma más leve de manía. Las personas que tienen trastorno bipolar 2 tienen hipomanía. Si ocurre un episodio maníaco completo, el diagnóstico de bipolar 1 suele ser más apropiado.

Los síntomas de la hipomanía pueden incluir:

  • tener un estado de ánimo mejor y más feliz de lo habitual
  • mayor irritabilidad o comportamiento grosero
  • sentirse demasiado confiado
  • niveles de actividad o energía más altos de lo habitual sin una causa clara
  • una poderosa sensación de bienestar físico y mental
  • ser mucho más sociable y hablador de lo habitual
  • tener un deseo sexual más fuerte de lo habitual
  • sentir la necesidad de dormir menos de lo habitual

Diferencias

La hipomanía y la manía comparten muchos síntomas. El factor distintivo es la gravedad de estos síntomas.

Tanto la manía como la hipomanía implican cambios de humor y comportamiento más allá de los cambios cotidianos normales.

La manía es tan grave que una persona no puede continuar con sus actividades habituales. En casos más extremos, es posible que necesiten atención hospitalaria inmediata.

Una persona con hipomanía puede continuar como de costumbre. Los familiares y amigos pueden notar que la persona está actuando de manera diferente incluso si la persona no se da cuenta de que está sucediendo. Sin embargo, aún deben buscar ayuda médica para su afección a fin de evitar que los síntomas empeoren.

Aunque la hipomanía no es tan grave como la manía, también puede ser peligrosa y tener efectos negativos en el bienestar general de una persona.

Un estudio encontró que las personas eran más propensas a participar en conductas de riesgo durante los episodios hipomaníacos. Esto incluyó gastar grandes cantidades de dinero, consumir alcohol o drogas en exceso, conducir de forma peligrosa o participar en conductas sexuales de riesgo.

Las personas que experimentan manía pero no hipomanía también pueden tener delirios, alucinaciones o estupor maníaco.

Si una persona no recibe un tratamiento eficaz para la hipomanía, puede correr el riesgo de que se convierta en manía, aunque no siempre es así.

Similitudes

Quedarse hasta tarde y salir de fiesta puede desencadenar la manía y la hipomanía.

Los síntomas tanto de la manía como de la hipomanía implican sentirse muy feliz, en un nivel emocional alto y sentirse más enérgico y creativo.

En algunos casos, un episodio de manía o hipomanía puede combinarse con uno de depresión. Los especialistas llaman a esto un episodio de características mixtas.

Cuando ocurre esta combinación, una persona puede sentirse llena de energía y al mismo tiempo sentirse deprimida, desesperada o vacía.

Ciertos eventos o actividades de la vida pueden causar un episodio de manía o hipomanía. Estos episodios se denominan desencadenantes.

Un estudio a pequeña escala en un grupo de jóvenes que tenían trastorno bipolar encontró que los desencadenantes de la manía y la hipomanía incluían:

  • Enamorarse
  • el uso de drogas recreativas, especialmente drogas estimulantes
  • comenzando un nuevo proyecto creativo
  • quedarse hasta tarde o de fiesta
  • irse de vacaciones
  • escuchando musica fuerte

Otro estudio encontró que los siguientes factores también podrían desencadenar la manía:

  • estrés
  • la falta de sueño
  • uso de medicamentos antidepresivos

Cuando ver a un doctor

Si una persona nota cambios de humor que parecen ser más fuertes de lo normal, debe consultar a un profesional de la salud. El trastorno bipolar puede ser difícil de diagnosticar, pero un historial médico completo, un examen físico y una discusión sobre los estados de ánimo y los síntomas pueden ayudar.

Si un amigo o un familiar parece tener síntomas de manía o hipomanía, es posible que las personas más cercanas a él quieran hablar con él sobre la posibilidad de ver a un médico y recibir tratamiento.

Tratamiento y prevención

No existe cura para la manía o la hipomanía, pero las personas pueden controlar sus síntomas con medicamentos y terapias de conversación. Estos tratamientos pueden ayudar a prevenir episodios de manía e hipomanía, así como episodios de depresión.

Una persona debe tomar sus medicamentos según lo prescrito por un médico, que es continuo, por lo general, para prevenir episodios de manía o depresión.

Los medicamentos que pueden ayudar a las personas a controlar el trastorno bipolar incluyen:

  • estabilizadores del estado de ánimo, como litio y medicamentos anticonvulsivos
  • Antipsicóticos atípicos o de segunda generación, que tratan la manía y la hipomanía.
  • antidepresivos, que pueden ayudar a tratar los episodios depresivos del trastorno bipolar en algunos casos
  • Los medicamentos para dormir pueden ser útiles durante un tiempo limitado para las personas que tienen problemas para dormir.

Muchas personas se benefician de una combinación de medicación y psicoterapia. También conocida como psicoterapia, la terapia de conversación puede brindar apoyo, orientación y educación a las personas con trastorno bipolar.

Las personas que toman medicamentos para la manía o la hipomanía no deben dejar de tomar este medicamento sin hablar con su médico. La interrupción repentina de la medicación puede provocar síntomas más graves si la manía regresa. Una persona también puede experimentar síntomas de abstinencia peligrosos.

Aunque los cambios en el estilo de vida por sí solos no pueden tratar la manía y la hipomanía, las personas pueden intentar lo siguiente para ayudar a controlar sus síntomas y posiblemente evitar los desencadenantes:

  • Siga una dieta saludable y evite saltarse comidas.
  • Practica una buena higiene del sueño. Vaya a la cama y levántese a la misma hora todos los días si es posible. Evite quedarse fuera hasta tarde y mantenga un horario de sueño constante todos los días.
  • Lleve un diario de los cambios de humor o utilice una tabla de estados de ánimo. Estos pueden ayudar a una persona a detectar la aparición de manía o hipomanía, de modo que puedan trabajar con su terapeuta para tratarla.
  • Asista a las citas y tome los medicamentos que le haya recetado un médico.
  • Busque ayuda de inmediato para los pensamientos de autolesión o suicidio.

Prevención del suicidio

  • Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:
  • Llame al 911 o al número de emergencia local.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Retire cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día en el 1-800-273-8255.

Una persona no puede prevenir el trastorno bipolar, pero puede tomar medidas para evitar o controlar sus síntomas con la atención médica adecuada.

panorama

La manía y la hipomanía son síntomas de los trastornos del estado de ánimo, sobre todo el trastorno bipolar. Las personas con trastorno bipolar 1 pueden experimentar manía, mientras que las personas con trastorno bipolar 2 tienen más probabilidades de experimentar hipomanía.

La hipomanía es una versión más leve de la manía. Las dos condiciones tienen síntomas similares, aunque estos son más graves y perturbadores durante el episodio de manía que la hipomanía.

Las personas pueden controlar los episodios de manía o hipomanía con la guía de un médico u otro profesional de la salud.

none:  salud de la mujer - ginecología sueño - trastornos del sueño - insomnio alcohol - adicción - drogas ilegales