¿Qué causa sangrado en la piel?

La mayoría de las personas experimentarán hemorragias menores ocasionales en la piel o hematomas, a menudo después de una lesión. Por lo general, esto no es motivo de preocupación y es posible tratarlo en casa. Sin embargo, si el sangrado cutáneo es severo, espontáneo o crónico, generalmente requerirá atención médica para prevenir complicaciones graves.

En este artículo, analizamos qué es el sangrado en la piel y qué puede causarlo. También cubrimos el diagnóstico, el tratamiento y cuándo consultar a un médico.

¿Qué está sangrando en la piel?

Cuando la hemorragia ocurre debajo de la piel, hace que el área circundante se oscurezca.

Si un vaso sanguíneo se rompe, la sangre del interior puede filtrarse a los tejidos y espacios cercanos. Esto se conoce como hemorragia.

Cuando la hemorragia ocurre directamente debajo de la piel, la sangre puede escapar a la piel circundante y hacer que se decolore. Por lo general, esta decoloración de la piel es un tono mixto de rojo, azul, negro o morado.

La cantidad y el tipo de vasos sanguíneos que se rompen afectarán el tamaño y la apariencia de la decoloración de la piel, así como la extensión del sangrado.

La rotura de solo unos pocos vasos sanguíneos pequeños, o capilares, tiende a causar lesiones petequiales. Son pequeños puntos rojos de menos de 2 mm de ancho que aparecen en la superficie de la piel.

Si se rompen más de unos pocos capilares en la misma área, pueden causar púrpura. Las personas con esta afección tienen manchas más grandes de decoloración de color púrpura rojizo, que generalmente tienen entre 2 mm y 1 cm de ancho.

Cuando una gran cantidad de capilares se rompen juntos, la sangre puede acumularse debajo de la superficie de la piel para formar una equimosis. Este es un hematoma de color púrpura azulado o negro que puede variar en tamaño.

La mayoría de los hematomas se presentan en un color rojizo, pero adquieren un tono azul oscuro más oscuro en unas pocas horas. A medida que los moretones se curan, tienden a aparecer de color púrpura durante algún tiempo antes de desvanecerse a un color amarillo verdoso. Las áreas de la piel magulladas suelen estar bastante sensibles y pueden estar ligeramente hinchadas.

Los moretones varían en su tiempo de curación desde unos pocos días hasta varias semanas, dependiendo de su gravedad. Un hematoma moderado suele tardar unas dos semanas en desaparecer por completo. Los moretones en la parte inferior de las piernas a veces pueden tardar más en sanar.

Es más probable que se presenten hematomas en lugares donde la sangre se puede acumular de manera más eficiente, como debajo de los ojos o alrededor de los senos.

Los hematomas que ocurren en las profundidades de los tejidos corporales o las cavidades son un hematoma, que es una afección más grave.

Causas

Practicar deportes de contacto es una de las causas más comunes de sangrado debajo de la piel.

La mayoría de las personas experimentan algo de sangrado debajo de la piel y hematomas durante su vida. Las causas comunes incluyen:

  • practicando deportes de contacto
  • ejercitarse
  • chocar contra objetos
  • caer o resbalar
  • usar anteojos, ropa o zapatos que no le quedan bien
  • tener una reacción alérgica
  • dar a luz o nacer
  • usar ciertos dispositivos médicos, como aparatos ortopédicos, muletas o yesos
  • envejecimiento
  • esfuerzo por vomitar, toser o llorar

El sangrado en la piel también puede ocurrir como efecto secundario de:

  • quimioterapia
  • radioterapia
  • la mayoría de las cirugías
  • estar postrado en cama o en el hospital

Varias condiciones de salud y medicamentos también pueden interferir con la capacidad del cuerpo para formar coágulos de sangre. Esto puede provocar hemorragias y hematomas excesivos o espontáneos.

Las condiciones que pueden aumentar el riesgo de sangrado y hematomas incluyen:

  • leucemia
  • lupus eritematoso sistémico
  • hemofilia
  • enfermedad renal o hepática
  • anemia aplásica
  • coagulación intravascular diseminada
  • púrpura trombocitopénica trombótica
  • síndrome urémico hemolítico
  • vitamina C, K, B12 o deficiencia de ácido fólico
  • vasculitis
  • meningitis
  • faringitis estreptocócica
  • infecciones de sangre
  • escarlatina
  • endocarditis infecciosa
  • enterovirus
  • síndrome de Marfan
  • Síndrome de Ehlers-Danlos
  • enfermedad de von Willebrand

Los medicamentos comunes que pueden aumentar el riesgo de sangrado y hematomas incluyen:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno y diclofenaco
  • medicamentos anticoagulantes y anticoagulantes como aspirina, clopidogrel, apixaban, rivaroxaban, warfarina y heparina
  • corticosteroides sistémicos o tópicos

Otros factores que también aumentan el riesgo de sangrado en la piel y hematomas incluyen:

  • jugando muchos deportes de contacto
  • trabajar en un trabajo que implique trabajo físico, como la construcción, el paisajismo o la edificación
  • tener más de 65 años
  • consumir cantidades excesivas de alcohol
  • fumar o usar productos de tabaco
  • tomar suplementos de salud específicos, como aceites de pescado, altas dosis de vitamina E, gingko biloba, hierba de San Juan y ajo

Diagnóstico

Los médicos generalmente realizarán un examen físico al diagnosticar hemorragias en la piel y las lesiones resultantes.

El médico también puede revisar el historial médico de la persona y hacer preguntas sobre:

  • posibles causas de las lesiones o hematomas
  • Todos los síntomas, incluidos los síntomas que pueden parecer no relacionados.
  • uso de medicamentos, especialmente anticoagulantes y AINE
  • lesiones o cirugías previas
  • historial médico familiar
  • uso de suplementos a base de hierbas o medicamentos naturales

Si un médico ve a alguien con muchos hematomas o hematomas frecuentes, es posible que también deba hacerle algunas preguntas para descartar la posibilidad de abuso físico y violencia.

Si el médico no está seguro de la causa o cree que podría haber una afección médica subyacente, es posible que solicite algunas pruebas de diagnóstico. Las posibles pruebas incluyen:

  • prueba de hemograma completo
  • prueba de recuento de plaquetas
  • prueba de coagulación
  • análisis de orina
  • biopsia de médula ósea
  • radiografía
  • ultrasonido

Tratamiento y remedios caseros

La aplicación de una compresa de hielo en el área afectada durante 10 a 15 minutos puede ayudar a reducir el sangrado en la piel.

No existe una forma específica de tratar los hematomas y hemorragias leves en la piel. Sin embargo, algunos remedios caseros pueden ayudar a reducir el dolor y la hinchazón y promover la curación.

Los remedios caseros comunes para hemorragias leves en la piel y hematomas incluyen:

  • Aplicar una bolsa de hielo en el área durante 10 a 15 minutos tan pronto como sea posible y luego repetir esto varias veces al día. Envolver la bolsa de hielo en una toalla o paño evitará la congelación.
  • Intentando mantener elevada la zona lesionada.
  • Aplicar presión en las áreas sangrantes.
  • Evitar exponer la lesión al calor de las duchas, jacuzzis o saunas durante los 2 días posteriores a la lesión.
  • Aplicar una compresa caliente en el área durante hasta 20 minutos a la vez y repetir varias veces al día. Haga esto solo después de que la mayor parte del dolor y la hinchazón hayan disminuido, lo que generalmente ocurre alrededor de 3 días después de la lesión.
  • Masajear o frotar suavemente el hematoma y el área circundante varias veces al día una vez que el dolor y la hinchazón hayan desaparecido.
  • Consumir muchas frutas y verduras enteras ricas en antioxidantes, como las vitaminas A, C, D y E.
  • Evitar fumar o consumir productos de tabaco.
  • Abstenerse de consumir alcohol, especialmente durante los primeros 2-3 días después de desarrollar la lesión.
  • Evitar el ejercicio vigoroso durante 24 horas.
  • Aplicar geles y cremas de hierbas como árnica o vitamina K8 varias veces al día hasta que sane el hematoma.
  • Tomar de 200 a 400 miligramos (mg) de bromelina tres veces al día.

Los médicos no recomiendan el uso de AINE para controlar las afecciones relacionadas con el sangrado o los hematomas porque pueden empeorar el sangrado.

Para los casos más graves de sangrado en la piel y hematomas, o los que resultan de una afección médica subyacente, un médico elaborará un plan de tratamiento personalizado. Los hematomas muy grandes pueden necesitar extirpación quirúrgica.

Cuando ver a un doctor

El sangrado leve en la piel o los hematomas que ocurren de vez en cuando rara vez son motivo de preocupación.

Sin embargo, cualquier persona que experimente sangrado en la piel sin causa aparente o hematomas que duren más de dos semanas debe hablar con un médico. Las personas que toman medicamentos anticoagulantes que experimentan hemorragias o hematomas frecuentes o graves también deben buscar atención médica.

También es mejor visitar a un médico si alguno de los siguientes síntomas acompaña a los hematomas:

  • dolor extremo
  • sangre en las heces u orina
  • sangrado de las encías
  • extremidades hinchadas
  • oscurecimiento de la piel alrededor del hematoma con el tiempo
  • fiebre
  • náuseas o vómitos
  • sangrado
  • un bulto grande
  • mareos o desmayos
  • dolor de articulaciones o huesos

Para los moretones inexplicables que son repentinos o severos, es mejor buscar atención médica inmediata.

none:  mordeduras y picaduras sin categorizar enfermedades-infecciosas - bacterias - virus