Qué saber sobre los mentirosos patológicos

Los mentirosos patológicos dicen mentiras compulsivas sin un motivo claro. Este tipo de mentira es diferente a la mentira no patológica, donde la mentira a menudo es beneficiosa de alguna manera.

Mentir es una característica común de las interacciones sociales entre los humanos. Este comportamiento incluso ocurre en algunos animales, como los monos.

Las mentiras a menudo conducen a algún beneficio. Por ejemplo, una persona puede mentir para evitar la vergüenza social. Si bien algunas personas mienten con más frecuencia que otras, generalmente no es un signo de una afección de salud mental.

La mentira patológica es diferente. Puede ser un signo de una condición de salud mental subyacente, como un trastorno de la personalidad.

En este artículo, discutimos la mentira patológica con más detalle, incluido cómo reconocerla y cómo lidiar con este comportamiento en otros.

¿Qué es la mentira patológica?

Un mentiroso patológico es alguien que miente compulsivamente y sin ningún beneficio claro.

Mentir se refiere a hacer una declaración falsa para engañar a otros intencionalmente, a menudo para obtener algún tipo de beneficio personal.

La mentira no patológica es un lugar común y no es un signo de ningún trastorno. Una persona que miente patológicamente mentirá compulsivamente y sin ningún beneficio claro para sí misma.

Ha habido algunos intentos de delinear las diferencias entre una mentira patológica y una no patológica, pero se necesita más investigación para hacer las distinciones apropiadas.

Una característica clave de una mentira patológica es que no tiene una motivación obvia. Por lo general, es posible determinar por qué alguien ha mentido, como para beneficiarse a sí mismo o evitar una situación social embarazosa o estresante, pero la mentira patológica ocurre sin una razón clara y no parece beneficiar al individuo.

No está claro si una persona que miente patológicamente es consciente de su engaño o es capaz de pensar racionalmente sobre sus mentiras.

La mentira patológica puede dificultar la socialización y provocar problemas interpersonales importantes con los seres queridos y los colegas.

Causas

Ha habido poca investigación en esta área y se desconocen las causas de la mentira patológica.

No está claro si la mentira patológica es un síntoma de otra afección o una afección en sí misma.

Por ejemplo, la mentira compulsiva es una característica de varias otras afecciones, como el trastorno facticio y los trastornos de la personalidad.

Trastorno facticio

El trastorno facticio, a veces llamado síndrome de Munchausen, es una condición en la que una persona actúa como si estuviera física o mentalmente enferma cuando no lo está.

El síndrome de Munchausen por poder es cuando alguien miente sobre otra persona que tiene una enfermedad. Esta afección es más común en las madres, que fingen una enfermedad en su hijo y mienten al médico al respecto.

Se desconocen las causas del trastorno facticio. Las teorías incluyen:

  • causas biológicas o genéticas
  • abuso o negligencia infantil
  • baja autoestima
  • la presencia de un trastorno de personalidad
  • abuso de sustancias
  • depresión

Desorden de personalidad

La mentira patológica es un posible síntoma de ciertos trastornos de la personalidad, que incluyen:

  • trastorno límite de la personalidad (TLP)
  • trastorno de personalidad narcisista (NPD)
  • trastorno de personalidad antisocial (APD)

El TLP es una condición que dificulta que una persona regule sus emociones. Las personas con TLP pueden experimentar cambios de humor severos, sentir una mayor inestabilidad e inseguridad y no tener un sentido de sí mismos estable.

Las señas de identidad de NPD son las fantasías de inmensa importancia y la necesidad de admiración y trato especial.

Los investigadores argumentan que, si bien la mentira patológica puede, en teoría, ocurrir en personas con TPA, las personas con esta afección a menudo mienten para beneficio o placer personal.

Una persona con TLP o NPD puede mentir para distorsionar la realidad en algo que se ajuste a las emociones que siente, en lugar de a los hechos.

Estos trastornos de la personalidad pueden generar desafíos importantes en las relaciones interpersonales.

Demencia frontotemporal

Un estudio de caso de una persona que mostraba signos de mentira patológica encontró que sus patrones de comportamiento eran similares a los que pueden ocurrir con la demencia frontotemporal.

La demencia frontotemporal es una forma de demencia que afecta las regiones cerebrales frontal y temporal y provoca cambios en el comportamiento y el lenguaje.

Estos cambios pueden incluir:

  • comportamiento social inapropiado
  • falta de empatía
  • Pérdida de percepción del comportamiento de los demás y de uno mismo.
  • cambios en las preferencias alimentarias
  • comportamiento compulsivo
  • aburrimiento
  • agitación

Signos y síntomas

Las mentiras patológicas a menudo difieren de las mentiras ordinarias en que son fáciles de verificar para otros como incorrectas.

Las mentiras patológicas son compulsivas y pueden comenzar pequeñas. Las mentiras pueden volverse gradualmente más elaboradas y dramáticas, particularmente si son necesarias para encubrir una mentira anterior. A menudo se complican por cantidades innecesarias de detalles.

Las personas que mienten con frecuencia no son necesariamente mentirosos patológicos. La característica más distintiva de una mentira patológica es que no tiene un motivo.

Por lo tanto, es poco probable que una persona que exagera las historias con frecuencia para parecer más interesantes o miente constantemente para encubrir los errores que ha cometido, mienta patológicamente. Estos son motivos claros que promueven intereses particulares.

Las mentiras patológicas son fáciles de verificar para los demás, lo que en última instancia puede ser perjudicial para la persona que las cuenta. Por ejemplo, el individuo puede hacer acusaciones falsas o afirmaciones grandiosas sobre su pasado que son fáciles de verificar para otros.

Diagnóstico

La mentira patológica no es un diagnóstico formal, pero un médico o terapeuta puede reconocer el comportamiento como un signo de otra condición subyacente, como un trastorno de la personalidad o un trastorno facticio.

Estos trastornos incluyen síntomas superpuestos, incluida la mentira compulsiva. Las personas con estas afecciones también muestran otros signos.

Es posible que la mentira patológica sea un síntoma independiente, ya que algunas personas se involucran en mentiras patológicas sin tener ninguna condición médica subyacente.

Puede ser un desafío para un médico determinar si alguien está mintiendo patológicamente porque no existen pruebas psicológicas o biológicas para ello.

Para diagnosticar la mayoría de las afecciones de salud mental, un médico utilizará una entrevista clínica. Si la persona no es honesta acerca de su mentira, podría ser necesario que el médico hable con familiares o amigos para ayudar a identificar patrones patológicos de mentira.

Cómo lidiar con alguien que es un mentiroso patológico.

Enfrentar a alguien que miente patológicamente puede ser un desafío. Formar y mantener una relación de confianza con esta persona puede llevar tiempo y paciencia.

Es importante recordar que es posible que la persona no tenga la intención de causar daño o beneficiarse de estas mentiras. La mentira patológica puede ser una compulsión y, a menudo, conduce a consecuencias negativas para la persona que dice las mentiras. Por lo tanto, trate de evitar responder con enojo o culparlos por las mentiras.

También es útil saber que la mentira patológica puede ser un signo de una condición de salud mental subyacente. Hablar con la persona sobre si tiene otros síntomas puede ayudarla a identificar el problema y buscar ayuda de un médico o terapeuta.

Tratamiento

Si un médico sospecha que la mentira patológica es parte de un trastorno de personalidad subyacente, puede sugerir psicoterapia.

Como la mentira patológica no es una condición reconocida, no existen tratamientos formales para ella.

Si un médico sospecha que una afección subyacente está causando la mentira, puede sugerir un tratamiento para esa afección.

Por ejemplo, el tratamiento de los trastornos de la personalidad suele incluir psicoterapia o medicación.

Dado que la mentira patológica puede ser perjudicial para los demás, un médico también puede sugerir terapia para las personas cercanas a la persona. Un terapeuta trabajará con ellos para ayudarlos a manejar sus respuestas al problema.

Resumen

La mentira patológica es cuando una persona miente compulsivamente sin un motivo claro para hacerlo. Las mentiras pueden volverse elaboradas y detalladas, pero a menudo son fáciles de verificar.

Las mentiras patológicas no producen ningún beneficio duradero para la persona que las dice y pueden ser perjudiciales para los demás.

Es vital recordar que la mentira es una compulsión y que una persona que miente patológicamente no tiene la intención de dañar a los demás ni de mejorarse a sí misma.

Como la mentira patológica no es una condición reconocida, no existen tratamientos formales para ella. Sin embargo, la mentira patológica puede ser un signo de una afección subyacente con la que un médico puede ayudar, como un trastorno de la personalidad.

none:  enfermedad del hígado - hepatitis Cancer de pancreas reflujo ácido - gerd