¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Una persona con intolerancia alimentaria tiene dificultad para digerir ciertos alimentos. Es importante tener en cuenta que una intolerancia alimentaria es diferente a una alergia alimentaria.

Las intolerancias alimentarias son comunes. Según algunas estimaciones, pueden afectar al 15-20% de la población.

Las intolerancias alimentarias son más comunes en personas con trastornos del sistema digestivo, como el síndrome del intestino irritable (SII). Según la red IBS, la mayoría de las personas con IBS tienen intolerancias alimentarias.

Si bien una alergia alimentaria es el resultado de una reacción del sistema inmunológico a un alimento específico, las intolerancias alimentarias generalmente involucran al sistema digestivo, no al sistema inmunológico.

Este artículo analiza las causas, los tipos, los síntomas y el diagnóstico de las intolerancias alimentarias y explica cómo las personas pueden controlarlos.

Síntomas

Paul Burns / Getty Images

Una persona con intolerancia a los alimentos a menudo experimentará molestias poco después de comer ciertos alimentos. Los síntomas son variados y suelen afectar al sistema digestivo.

Los síntomas comunes de intolerancia alimentaria incluyen:

  • hinchazón
  • exceso de gas
  • dolor de estómago
  • Diarrea
  • migraña
  • dolores de cabeza
  • una nariz que moquea
  • malestar, que es una sensación general de estar bajo el clima

En las personas con intolerancia alimentaria, la cantidad de comida que ingiera la persona determina la gravedad de sus síntomas.

Los síntomas de las intolerancias alimentarias pueden tardar un tiempo en aparecer. El inicio puede ocurrir varias horas después de ingerir un alimento y los síntomas pueden persistir durante varias horas o días.

Puede ser difícil determinar si alguien tiene intolerancia a los alimentos o alergia porque los signos y síntomas de estas afecciones se superponen.

Causas y tipos

Las intolerancias alimentarias surgen si el cuerpo no puede digerir un determinado alimento. Este deterioro puede deberse a la falta de enzimas digestivas o sensibilidad a ciertos químicos.

Los alimentos comúnmente asociados con la intolerancia alimentaria incluyen:

  • Leche
  • gluten
  • colorantes y conservantes de alimentos
  • sulfitos
  • otros compuestos, como cafeína y fructosa

Las siguientes secciones analizan las diversas causas y tipos de intolerancias alimentarias.

Intolerancia a la lactosa

El cuerpo usa enzimas digestivas para descomponer los alimentos. Si una persona carece de ciertas enzimas, es posible que sea menos capaz de digerir ciertos alimentos.

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche. Las personas con intolerancia a la lactosa no tienen suficiente lactasa, una enzima que descompone la lactosa en moléculas más pequeñas que el cuerpo puede absorber fácilmente a través del intestino.

Si la lactosa permanece en el tracto digestivo, puede causar espasmos, dolor de estómago, hinchazón, diarrea y gases.

Intolerancia a la fructosa

La fructosa es un azúcar presente en frutas, algunas verduras y miel. La intolerancia a la fructosa también puede deberse a la falta de una enzima, aunque esto es raro. En tales casos, se conoce como intolerancia hereditaria a la fructosa.

La malabsorción de fructosa, en la que al cuerpo le falta una proteína que le permite absorber el azúcar del intestino, es mucho más común.

En estas personas, la fructosa de los alimentos se fermenta en el intestino, lo que produce gases, sensación de plenitud, hinchazón, calambres y diarrea.

Intolerancia al gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales, incluidos el trigo, la cebada y el centeno. Una persona con intolerancia al gluten experimenta malestar, como dolor, hinchazón o náuseas, después de comer alimentos que contienen gluten.

La intolerancia al gluten también se asocia con síntomas no digestivos, como:

  • niebla del cerebro
  • dolores de cabeza
  • dolor en las articulaciones
  • fatiga
  • depresión
  • ansiedad
  • una falta general de bienestar

La intolerancia al gluten es diferente a la enfermedad celíaca, que es una respuesta del sistema autoinmune al gluten, y la alergia al trigo, que es una respuesta alérgica al trigo. Sin embargo, los síntomas de estas afecciones pueden ser similares.

La intolerancia al gluten también se conoce como sensibilidad al gluten no celíaca.

Los síntomas de la enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten generalmente mejoran cuando una persona elimina el gluten de la dieta, pero regresan cuando lo reintroducen.

Intolerancia al salicilato

Los salicilatos son compuestos que se encuentran en muchos alimentos vegetales, como frutas, verduras, hierbas y especias. También son comunes en saborizantes y conservantes artificiales, incluidos los de la pasta de dientes, la goma de mascar y los dulces.

La mayoría de las personas pueden tolerar cantidades moderadas de salicilatos en su dieta, pero algunas personas tienen una tolerancia reducida.

Los síntomas pueden incluir:

  • urticaria
  • erupciones
  • dolor de estómago
  • Diarrea
  • fatiga
  • una nariz que moquea
  • sibilancias

Comida envenenada

Algunos alimentos contienen sustancias químicas naturales que tienen un efecto tóxico en los seres humanos, provocando diarrea, náuseas, erupciones cutáneas y vómitos.

Por ejemplo, los frijoles poco cocidos contienen aflatoxinas que pueden causar problemas digestivos extremadamente desagradables. Los frijoles completamente cocidos no contienen la toxina. Como el tiempo de cocción puede afectar la cantidad de toxinas, es posible que las personas reaccionen a los frijoles después de una comida, pero no después de otra.

Del mismo modo, la ingestión de ciertos tipos de pescado en mal estado puede provocar una intoxicación por pescado escombroide. Esta reacción tóxica ocurre debido a la ingestión de pescado con alto contenido de histamina como resultado de un almacenamiento o procesamiento inadecuado. Puede simular una reacción alérgica grave.

Aditivos alimentarios e intolerancia.

A muchas personas les preocupa que puedan tener intolerancia a los aditivos alimentarios. Sin embargo, según la Asthma and Allergy Foundation of America, la mayoría de los estudios muestran que pocos aditivos causan problemas y que estos problemas afectan a relativamente pocas personas.

Los productores de alimentos a menudo usan aditivos para mejorar los sabores, hacer que los alimentos se vean más atractivos y aumentar su vida útil. Los ejemplos de aditivos alimentarios incluyen:

  • antioxidantes
  • colorantes artificiales
  • aromas artificiales
  • emulsionantes
  • potenciadores del sabor
  • conservantes
  • edulcorantes

De los miles de aditivos que utiliza la industria alimentaria, los expertos creen que solo un número relativamente pequeño causa problemas. Los siguientes aditivos alimentarios pueden provocar reacciones adversas en algunas personas:

  • Nitratos: estos conservantes son comunes en las carnes procesadas y los síntomas de intolerancia pueden incluir dolores de cabeza y urticaria.
  • Glutamato monosódico (MSG): este potenciador del sabor puede causar dolores de cabeza, opresión en el pecho, náuseas y diarrea en personas con intolerancia.
  • Sulfitos: las fuentes comunes de estos conservantes incluyen vino, frutos secos, camarones frescos y algunas mermeladas y jaleas. Las personas con intolerancia pueden experimentar opresión en el pecho, urticaria, diarrea y, a veces, anafilaxia.

Diagnóstico

Las intolerancias alimentarias y las alergias alimentarias pueden tener síntomas similares, por lo que puede ser complicado diagnosticar estas afecciones. El diagnóstico también se complica cuando una persona tiene varias intolerancias alimentarias.

Los síntomas de las intolerancias alimentarias también pueden imitar los síntomas de las afecciones digestivas crónicas, como el SII. Sin embargo, ciertos patrones en los síntomas pueden ayudar al médico a distinguir entre los dos.

Las personas pueden llevar un diario de alimentos para documentar qué alimentos consumen, los síntomas que aparecen y sus horarios. Estos datos pueden ayudar a las personas y a sus proveedores de atención médica a determinar qué alimentos están causando reacciones adversas.

Aparte de la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca, no existen pruebas precisas, fiables y validadas para identificar las intolerancias alimentarias. La mejor herramienta de diagnóstico es una dieta de exclusión, también conocida como dieta de eliminación o de diagnóstico.

El médico puede recomendar una prueba cutánea o un análisis de sangre para descartar una alergia alimentaria.

Para la prueba de punción cutánea, un proveedor de atención médica colocará una pequeña cantidad de alimento en la espalda o el antebrazo de una persona y pinchará la piel con una aguja. Una reacción cutánea indica la presencia de una alergia.

Un análisis de sangre puede medir los niveles de anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE). Los niveles altos pueden indicar una alergia.

Algunas personas descubren que si se mantienen alejados del alimento específico durante un tiempo, no reaccionan al volver a comerlo. Esto se conoce como tolerancia. Mantener la tolerancia a menudo es una cuestión de calcular cuánto tiempo se debe abstener de comer el alimento y cuánto comer al reintroducirlo. Un profesional de la salud puede ayudar.

Intolerancia alimentaria frente a alergia alimentaria

Estas afecciones tienen algunos síntomas en común. Sin embargo, los síntomas de intolerancia alimentaria tienden a tardar más en aparecer que los síntomas de alergia alimentaria.

Mientras que una alergia alimentaria es el resultado de una reacción del sistema inmunológico a un alimento específico, una intolerancia alimentaria afecta al sistema digestivo más que al sistema inmunológico.

Con una intolerancia alimentaria, la cantidad de comida que ingiere la persona está relacionada con la gravedad de sus síntomas. Por otro lado, con una alergia alimentaria, incluso una pequeña cantidad de comida puede desencadenar una reacción alérgica grave.

Obtenga más información sobre la intolerancia alimentaria frente a la alergia alimentaria aquí.

Resumen

Las intolerancias alimentarias surgen cuando el cuerpo no puede digerir correctamente ciertos alimentos. La intolerancia a la lactosa y la intolerancia al gluten son tipos comunes.

Actualmente no existe una cura para las intolerancias alimentarias. La mejor manera de evitar los síntomas de una intolerancia alimentaria es evitar ciertos alimentos o comerlos con menos frecuencia y en cantidades más pequeñas. Las personas también pueden tomar suplementos para ayudar a la digestión.

none:  copd dermatitis atópica - eccema esquizofrenia