¿Qué hay que saber sobre la micción frecuente en las mujeres?

La micción es la forma que tiene el cuerpo de eliminar el exceso de agua y los desechos. Si bien esta es una función importante para la supervivencia, orinar con demasiada frecuencia puede interferir con la calidad de vida de una mujer.

Los viajes frecuentes al baño, no dormir toda la noche o abstenerse de ir a lugares por temor a que se pierdan orina, a menudo son familiares para las mujeres que experimentan micción frecuente.

Cada persona puede orinar un número diferente de veces al día, dependiendo de cuánto beban y de qué tan bien funcionen sus riñones. Según la Clínica Cleveland, la persona promedio debe orinar entre seis y ocho veces en un período de 24 horas.

Si bien en ocasiones es probable que un individuo vaya con más frecuencia que eso, las incidencias diarias de orinar más de ocho veces pueden indicar una preocupación por orinar con demasiada frecuencia.

Causas y factores de riesgo

A veces, la micción frecuente se debe a beber demasiadas bebidas que se sabe que aumentan la producción de orina o irritan la vejiga. Los ejemplos incluyen la ingesta excesiva de cafeína a través del café, té y ciertos refrescos.

Los viajes frecuentes al baño pueden deberse a una variedad de afecciones, incluida la ingesta excesiva de cafeína, cálculos en la vejiga e infecciones urinarias.

Sin embargo, la micción frecuente también puede deberse a una serie de afecciones médicas. Ejemplos incluyen:

  • piedras en la vejiga
  • diabetes
  • cistitis intersticial, un trastorno inflamatorio crónico de la vejiga
  • niveles bajos de estrógeno
  • vejiga hiperactiva
  • infección del tracto urinario
  • órganos del suelo pélvico débiles

La obesidad es otro factor. El exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre la vejiga. El resultado puede ser la debilidad de los músculos del suelo pélvico y la necesidad de orinar con más frecuencia.

Otro factor de riesgo para la micción frecuente es el embarazo. El útero en crecimiento puede ejercer una presión adicional sobre la vejiga durante el embarazo. Como resultado, es posible que una mujer tenga que ir al baño con más frecuencia.

Según un estudio, se estima que el 41,25 por ciento de las mujeres embarazadas experimentan un aumento en la frecuencia urinaria durante el embarazo. De estas mujeres, se estima que el 68,8 por ciento informa que el aumento en la frecuencia les causa malestar o angustia.

La menopausia también puede afectar el control de la vejiga. Cuando las mujeres dejan de tener sus períodos, sus cuerpos dejan de producir estrógeno. Esta hormona puede afectar el revestimiento de la vejiga y la uretra. Como resultado, una mujer puede experimentar la necesidad de orinar con más frecuencia.

Otro factor de riesgo para la micción frecuente son los antecedentes de parto vaginal. El parto puede debilitar los músculos del suelo pélvico que mantienen la vejiga en su lugar.

A veces, sin embargo, la micción frecuente también puede deberse a daños en los nervios de la vejiga. A veces, una mujer no experimenta problemas con el control de la vejiga inmediatamente después de dar a luz, pero puede experimentar síntomas años después.

Síntomas y complicaciones

Los síntomas adicionales, como el dolor o la incapacidad para controlar la vejiga, pueden ayudar al médico a identificar la causa de la micción frecuente.

Una mujer puede tener síntomas adicionales además de la frecuencia con la que orina. Esto puede dar a los médicos una pista sobre la posible causa de su micción frecuente.

Ejemplos incluyen:

  • un color cambiante en la orina, como rojo, rosa o color de cola
  • experimentar una repentina y fuerte necesidad de orinar
  • tener problemas para vaciar completamente la vejiga
  • pérdida de orina o pérdida del control de la vejiga por completo
  • dolor o ardor al orinar

Las complicaciones asociadas con la frecuencia urinaria a menudo dependen de la causa subyacente de la afección. Por ejemplo, si la micción frecuente de una mujer se debe a una infección del tracto urinario, podría experimentar una infección sistémica grave si no se trata. Esto podría dañar sus riñones y causar un estrechamiento de las uretras.

Si la frecuencia urinaria ocurre por sí sola sin una enfermedad tratable de inmediato, puede afectar la calidad de vida de una mujer. Es posible que una mujer no pueda dormir bien debido a que tiene que despertarse con mucha frecuencia para ir al baño. También puede abstenerse de eventos sociales por temor a tener que ir al baño con demasiada frecuencia.

Todas estas complicaciones pueden tener un efecto en la sensación de bienestar de una mujer.

Cuando ver a un doctor

Si la micción frecuente se acompaña de síntomas de una posible infección, las mujeres deben consultar a su médico. Los ejemplos incluyen fiebre, dolor al orinar y orina rosada o teñida de sangre.

La micción dolorosa o los dolores pélvicos también son motivo de preocupación, junto con la micción frecuente. Una mujer también debe consultar a su médico cada vez que experimente síntomas que le resulten incómodos o que interfieran con su calidad de vida.

A menudo, existen medios médicos y de estilo de vida para tratar la micción frecuente de modo que una mujer no tenga que sufrir los síntomas.

¿Cómo se diagnostica la micción frecuente?

Un médico comenzará a diagnosticar las posibles causas subyacentes de la micción frecuente haciendo preguntas sobre el historial de salud de una mujer.

Algunos ejemplos de estas preguntas pueden incluir:

  • ¿Cuándo notó por primera vez que comenzaron sus síntomas?
  • ¿Qué empeora sus síntomas? ¿Hay algo que los haga mejores?
  • ¿Qué medicamentos está tomando actualmente?
  • ¿Cuál es su ingesta diaria promedio de alimentos y bebidas?
  • ¿Tiene algún síntoma al orinar, como dolor, ardor o sensación de que no está vaciando la vejiga por completo?

Un médico puede tomar una muestra de orina para su evaluación. Un laboratorio puede identificar la presencia de glóbulos blancos o rojos, así como otros compuestos que no deberían estar presentes en la orina y que podrían indicar una infección subyacente.

Otras pruebas pueden incluir cistometría, o la medición de la presión en la vejiga, o cistoscopia, que implica el uso de instrumentos especiales para observar el interior de la uretra y la vejiga.

Otros métodos de diagnóstico pueden depender de los síntomas específicos de la mujer.

Tratamiento y prevención

Si una infección del tracto urinario está causando la micción frecuente de la mujer, puede ser útil tomar antibióticos para curar la infección.

Los cambios en el estilo de vida, como evitar el café y otras bebidas con cafeína, pueden ayudar a reducir la frecuencia de los viajes al baño.

Otros tratamientos y técnicas preventivas para la micción frecuente que no se debe a una infección incluyen:

  • Modificaciones en el estilo de vida: Evitar alimentos y bebidas que se sabe que irritan la vejiga puede ayudar a una mujer a experimentar menos episodios de micción frecuente. Los ejemplos incluyen evitar la cafeína, el alcohol, las bebidas carbonatadas, el chocolate, los edulcorantes artificiales, las comidas picantes y las comidas a base de tomate.
  • Ajustar los patrones de ingesta de líquidos: evitar beber demasiada agua antes de acostarse puede reducir la probabilidad de despertarse por la noche para ir al baño, por ejemplo.
  • Reentrenamiento de la vejiga: El reentrenamiento de la vejiga es otro método para reducir la cantidad de veces que una mujer va al baño por día. Para lograr esto, orinará en un horario regular en lugar de esperar siempre hasta que sienta la necesidad de orinar.

Si es posible, una mujer debe usar técnicas como la relajación para ver si pasa la necesidad de orinar si siente la necesidad de hacerlo antes de la hora programada. Las mujeres no deben comenzar un programa de reentrenamiento de la vejiga sin antes consultarlo con su médico.

Además de estos métodos, los médicos pueden recetar medicamentos que reducen los espasmos de la vejiga y estimulan la relajación de la vejiga. Esto tiene el efecto de reducir la necesidad de ir al baño.

Los ejemplos de medicamentos que se usan para tratar la frecuencia urinaria incluyen:

  • imipramina (Tofranil)
  • mirabegrón (Myrbetriq)
  • oxibutinina (Ditropan)
  • tolterodina de liberación prolongada (Detrol)

A veces, un médico recomendará inyecciones de toxina botulínica (BOTOX), que puede reducir la incidencia de espasmos de vejiga. BOTOX también puede relajar la vejiga para que se llene antes de que la mujer tenga ganas de orinar.

none:  hipotiroideo cirugía investigación con células madre