¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

El trastorno de personalidad antisocial es una condición de salud mental. Una persona que la padece muestra un patrón de desprecio por los derechos de los demás. Las características comunes incluyen comportamiento engañoso, manipulador y criminal.

El trastorno de personalidad antisocial a veces se denomina sociopatía, aunque ese no es un término clínico.

Las personas con trastorno de personalidad antisocial a veces llevan vidas típicas y productivas. Sin embargo, a menudo tienen dificultades con las relaciones, las emociones y la toma de decisiones que los beneficiarán a sí mismos y a los demás.

La prevalencia no está clara, pero según algunas estimaciones, entre el 1 y el 4% de las personas padecen un trastorno de personalidad antisocial. Los hombres tienen hasta 5 veces más probabilidades de recibir un diagnóstico que las mujeres.

Este artículo proporciona una descripción general del trastorno de personalidad antisocial, incluidos sus síntomas, causas, tratamientos y su relación con la psicopatía.

Definición de trastorno de personalidad antisocial

Imagen de crédito: Westend61 / Getty Images

Los trastornos de la personalidad son un grupo de afecciones de salud mental que afectan la forma en que una persona piensa, siente y se comporta. Los síntomas de este tipo de trastorno pueden socavar la capacidad de experimentar bienestar y tener relaciones típicas.

En una persona con trastorno de personalidad antisocial, los pensamientos y comportamientos se caracterizan por el desprecio y la violación de los derechos de los demás.

Esto a menudo se manifiesta como:

  • comportamiento engañoso o manipulador para beneficio personal
  • comportamiento criminal
  • un desprecio por la seguridad y las elecciones de los demás
  • acciones irresponsables

Las personas con esta afección también tienden a mostrar falta de remordimiento. Pueden parecer indiferentes a las consecuencias de las acciones dañinas o racionalizar las razones para herir, maltratar o robar a los demás.

Este problema de salud es un trastorno de personalidad del grupo B, uno de un grupo de condiciones que interrumpen las emociones y conducen a comportamientos que muchos considerarían extremos o irracionales.

Una persona puede recibir un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial a partir de los 18 años, aunque existe evidencia de que los signos pueden presentarse cerca de los 15 años.

Los niños y los adolescentes más pequeños que muestran signos similares pueden recibir un diagnóstico de trastorno de conducta.

Signos y síntomas

Cualquiera puede actuar de manera engañosa o manipuladora de vez en cuando. En las personas con trastorno de personalidad antisocial, estas acciones son omnipresentes e inflexibles. Aparecen en una variedad de contextos y la persona a menudo no muestra remordimiento.

No existen pruebas clínicas para el trastorno de personalidad antisocial. En cambio, el diagnóstico se basa en los comportamientos y procesos de pensamiento de una persona.

Los médicos utilizan Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5) para diagnosticar afecciones de salud mental, incluido el trastorno de personalidad antisocial.

De acuerdo con la DSM-5, un médico puede diagnosticar este trastorno en alguien que tenga al menos 18 años y que muestre al menos tres de los siguientes signos:

  • Acciones antisociales repetidas: estas pueden ser acciones que sean motivo de arresto en la sociedad de la persona, como acoso, robo u ocupación ilegal.
  • Comportamiento engañoso para beneficio personal: esto puede implicar mentir repetidamente o asumir identidades falsas.
  • Comportamiento impulsivo: esto puede provocar cambios repentinos en el trabajo, la vivienda o las relaciones.
  • Irritabilidad y comportamiento agresivo: esto puede incluir peleas o agresiones físicas frecuentes.
  • Desprecio por la seguridad: esto puede aplicarse a la seguridad personal o la seguridad de los demás. Puede incluir exceso de velocidad, conducir en estado de ebriedad, tener múltiples accidentes o descuidar a un niño.
  • Acciones irresponsables: esto puede afectar los compromisos laborales o económicos.
  • Falta de remordimiento: una persona puede, por ejemplo, racionalizar o parecer indiferente al daño que causa.

Una persona con trastorno de personalidad antisocial ignora los deseos, derechos y sentimientos de los demás. También pueden usar engaños y seducir a otros para beneficio personal, lo que podría implicar la obtención de dinero, sexo o poder.

Sus patrones de manipulación, agresión y comportamiento irresponsable pueden hacer que las relaciones sean muy difíciles.

Las personas con trastorno de personalidad antisocial también pueden experimentar:

  • disforia, una insatisfacción generalizada con la vida
  • tensión frecuente
  • sentirse incapaz de tolerar el aburrimiento
  • estados de ánimo deprimidos

Además, las personas con algunos trastornos de la personalidad, incluido el trastorno de personalidad antisocial, pueden tener un mayor riesgo de intentar suicidarse que la población general.

Prevención del suicidio

Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:

  • Haga la pregunta difícil: "¿Está considerando el suicidio?"
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Llame al 911 o al número local de emergencias, o envíe un mensaje de texto con TALK al 741741 para comunicarse con un consejero de crisis capacitado.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Trate de quitarse cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día al 800-273-8255. Durante una crisis, las personas con problemas de audición pueden llamar al 800-799-4889.

Haga clic aquí para obtener más enlaces y recursos locales.

Diagnóstico

Una persona puede recibir una evaluación por trastorno de personalidad antisocial después de ser condenada por un delito o después de buscar tratamiento por ansiedad, depresión o problemas crónicos de relación.

Sin embargo, la mayoría de las personas con trastorno de personalidad antisocial no buscan tratamiento y no reciben un diagnóstico.

Un médico no basa este diagnóstico en una sola acción o en unos pocos eventos. Además, no hacen este diagnóstico si los patrones de comportamiento de la persona pueden explicarse por otros factores, como el abuso de sustancias, un trauma o una discapacidad cognitiva.

Es importante señalar que no todas las personas con trastorno de personalidad antisocial actúan sobre sus emociones. Además, no todas las personas que violan los derechos de los demás tienen una condición de salud mental.

Condiciones relacionadas

Las personas con trastorno de personalidad antisocial pueden tener otras afecciones asociadas, como:

  • desórdenes de ansiedad
  • trastornos depresivos
  • trastornos por uso de sustancias
  • un trastorno del juego u otros problemas con el control de los impulsos

También pueden tener características que cumplen los criterios de diagnóstico para otros trastornos de la personalidad, especialmente los otros trastornos del grupo B: trastornos de la personalidad limítrofe, narcisista e histriónica.

Sociopatía versus psicopatía

Algunos investigadores creen que la psicopatía es un subtipo de trastorno de personalidad antisocial. Otros creen que la psicopatía es una condición separada pero que las dos se superponen.

los DSM-5 describe la psicopatía como una variante del trastorno de personalidad antisocial. Define la psicopatía como marcada por la falta de ansiedad o miedo y un estilo de interacción dominante y audaz que puede enmascarar comportamientos dañinos.

Asimismo, según el Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y la Atención, las personas con psicopatía o trastorno de personalidad peligroso y severo constituyen un pequeño número de personas con trastorno de personalidad antisocial.

Al mismo tiempo, estos individuos presentan un riesgo muy alto de dañar a otros y toman gran parte de los servicios para personas con trastorno de personalidad antisocial.

Causas y factores de riesgo

Los investigadores no conocen la causa exacta del trastorno de personalidad antisocial, pero los factores genéticos, ambientales y culturales pueden influir en su desarrollo.

Por ejemplo, las estimaciones de heredabilidad oscilan entre el 38 y el 69%, y algunos factores ambientales relacionados con este trastorno incluyen experiencias infantiles negativas, como abuso físico, abuso sexual o negligencia.

Las experiencias infantiles de trastorno de conducta o trastorno por déficit de atención con hiperactividad, conocido como TDAH, también están relacionadas con el trastorno de personalidad antisocial.

Los hombres tienen entre 3 y 5 veces más probabilidades de recibir un diagnóstico que las mujeres.

Tratos

Los tratamientos tienen como objetivo ayudar a la persona a controlar los sentimientos de ira, angustia, ansiedad y depresión. El objetivo es reducir los comportamientos y acciones antisociales, lo que en última instancia beneficia al individuo y a quienes lo rodean.

Actualmente, la base de pruebas para estos tratamientos es limitada. El manejo de los síntomas puede ser difícil y existe una tasa relativamente alta de personas que interrumpen su tratamiento antes de tiempo.

Las personas a menudo se benefician de los enfoques que abordan las afecciones concurrentes, como la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias.

Es probable que el consumo de drogas o alcohol aumente el riesgo de agresión e impulsividad. El tratamiento del abuso de cualquier sustancia puede, por tanto, tener importantes beneficios.

En el tratamiento del trastorno de personalidad antisocial:

  • La psicoterapia puede ayudar a una persona a trabajar con patrones de pensamiento, comportamientos y formas de relacionarse con los demás perturbadores.
  • La terapia grupal puede ayudar a abordar las acciones impulsivas, el comportamiento antisocial y los desafíos para relacionarse con los demás. Esto puede ocurrir dentro de la atención institucional o comunitaria.
  • Los estabilizadores del estado de ánimo o los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, conocidos como ISRS, pueden ayudar con el comportamiento impulsivo y agresivo, y los medicamentos antipsicóticos pueden tratar cualquier paranoia.

Sin embargo, ningún medicamento está diseñado específicamente para el trastorno de personalidad antisocial.

Los amigos, familiares y proveedores de atención médica pueden encontrar un gran desafío para cuidar a personas con trastorno de personalidad antisocial.

La Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales ofrece consejos a los familiares y cuidadores sobre cómo ayudar a alguien con una enfermedad mental mientras se cuida a sí mismo.

panorama

El trastorno de personalidad antisocial es una afección de por vida. Un médico puede diagnosticarlo a partir de los 18 años, aunque sus características pueden quedar claras unos años antes.

La gravedad de los síntomas y los delitos asociados tienden a ser más altos en la adolescencia tardía de una persona y se reduce con la edad, con una edad media de remisión de 35 años.

La investigación sobre la efectividad del tratamiento para el trastorno de personalidad antisocial es actualmente muy limitada y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a una persona a controlar sus síntomas y aliviar las afecciones concurrentes, como el abuso de sustancias y la depresión.

Trabajar con un terapeuta comprensivo y comprometerse a realizar cambios significativos en el comportamiento puede aumentar el éxito del tratamiento.

A medida que avanza la investigación, los médicos están adquiriendo una mejor comprensión de esta compleja condición de salud mental y las formas más efectivas de cuidar a las personas que la padecen.

none:  cuidados paliativos - cuidados paliativos obesidad - adelgazamiento - fitness ansiedad - estrés