¿Qué es la infección por Mycoplasma pneumoniae?

Mycoplasma pneumoniae es un tipo de bacteria. A menudo causa una enfermedad leve en niños mayores y adultos jóvenes, pero también puede causar neumonía, una infección del pulmón.

La bacteria generalmente causa una infección del tracto respiratorio superior con tos y dolor de garganta.

La mayoría de las enfermedades que provienen de Mycoplasma pneumoniae (M. pneumoniae) son leves. Por esta razón, los médicos a veces los llaman "neumonía ambulante".

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las bacterias son responsables del "resfriado de pecho" común o traqueobronquitis en los niños.

Si una persona tiene algún signo de infección, debe buscar atención médica.

M. pneumoniae suele ser una infección adquirida en la comunidad. Un estudio publicado en 2015 sugirió que es responsable de que entre el 10 y el 40 por ciento de todos los casos se desarrollen fuera de hospitales o clínicas.

Factores de riesgo: ¿Quién lo contrae?

M. pneumoniae es una causa común de infección respiratoria en los jóvenes.

M. pneumoniae Es más probable que la infección afecte a adultos jóvenes y niños mayores. Otros grupos de alto riesgo incluyen adultos mayores y personas con un sistema inmunológico debilitado.

Los brotes pueden ocurrir en lugares donde los grupos de personas se mezclan estrechamente, como escuelas y hogares de ancianos.

M. pneumoniae se propaga más lentamente que otras enfermedades respiratorias, pero puede afectar a personas dentro del mismo hogar.

La infección se propaga cuando las gotitas que contienen la bacteria viajan por el aire cuando una persona tose o estornuda.

Esto solo puede suceder cuando las personas están en contacto cercano, porque M. pneumoniae se seca fácilmente. Solo puede sobrevivir en gotas de agua.

Sin embargo, una vez que las bacterias ingresan a las vías respiratorias superiores, son difíciles de eliminar del cuerpo.

Las adaptaciones especiales les permiten adherirse a las células. Así es como causan daño y desencadenan una lucha con el sistema inmunológico, creando los síntomas de la enfermedad.

Síntomas

La mayoría de los casos de M. pneumoniae La infección dura varias semanas en forma leve.

Los síntomas suelen tardar entre 1 y 4 semanas en aparecer, según los CDC. Los síntomas típicos son los de un resfriado de pecho:

  • un dolor de garganta
  • sensación de cansancio
  • fiebre
  • una tos que empeora gradualmente
  • un dolor de cabeza

Los síntomas de M. pneumoniae Las infecciones son similares a las de otras infecciones respiratorias. Su característica clave es una tos duradera.

Cuando la infección ocurre más profundamente en el pulmón, pueden producirse síntomas más graves.

Estos pueden incluir:

  • respiración dificultosa
  • respiración rápida y superficial
  • sibilancias
  • dolor en el pecho que empeora cuando una persona respira o tose
  • frecuencia cardíaca elevada
  • sudando y temblando
  • una pérdida de apetito
  • malestar o una sensación general de malestar

Una persona con asma puede encontrar que la infección con M. pneumoniae empeora sus síntomas.

Complicaciones

Complicaciones de M. pneumoniae son raros, pero pueden afectar a personas que ya tienen una enfermedad pulmonar, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Las personas tendrán un mayor riesgo de complicaciones si:

  • tienes más de 65 años
  • tiene un sistema inmunológico debilitado

Las personas deben consultar a su médico cada vez que contraen una infección si:

  • ya tienen una condición a largo plazo
  • un médico les ha dicho que podrían ser más vulnerables a las enfermedades

A veces, los síntomas pueden afectar otras partes del cuerpo, no solo los pulmones.

Esto puede conducir a enfermedades neurológicas potencialmente mortales, como encefalitis, así como enfermedades dermatológicas, anemia hemolítica y arritmias, entre otras.

Cualquier persona que tenga síntomas que dificulten la respiración debe consultar a un médico lo antes posible. Si ocurren complicaciones, puede ser necesaria la hospitalización.

Diagnóstico

El médico realizará un examen físico para saber si la persona tiene una infección.

Un médico le preguntará a la persona sobre su historial médico, cualquier síntoma y cuándo comenzaron.

También realizarán un examen físico, que incluye escuchar el tórax y examinar la garganta de la persona. Si los síntomas son graves, pueden solicitar una radiografía.

Los síntomas de M. pneumoniae La infección puede ser más sutil que la de otras formas de infección pulmonar. Por ejemplo, es posible que el médico no escuche ningún sonido inusual de los pulmones. Esto puede dificultar el diagnóstico.

Además, desde M. pneumoniae tiene síntomas similares a otras afecciones, puede ser difícil de identificar. El médico deberá descartar otras afecciones.

Un diagnóstico claro solo podría ser posible si los síntomas no responden a los tratamientos habituales para las infecciones de las vías respiratorias superiores, que involucran a otros tipos de bacterias.

Pruebas de laboratorio

Los médicos generalmente no recomiendan las pruebas de laboratorio para una infección de neumonía leve, ya que pueden ser poco confiables, costosas, no estar ampliamente disponibles o tomar mucho tiempo.

Sin embargo, si los síntomas sugieren que puede haber una infección más grave, las pruebas de laboratorio son una opción. A veces pueden mostrar qué tipo de microbio está presente. Saber esto ayuda al médico a decidir a qué tipo de tratamiento farmacológico podría responder la infección.

Para realizar la prueba, el médico tomará una muestra de esputo, un hisopo de la garganta o un lavado de los tubos superiores del pulmón.

Un análisis de sangre puede encontrar signos de la presencia de una infección al buscar anticuerpos.

Tratamiento

La mayoría de los casos de M. pneumoniae La infección de las vías respiratorias superiores no necesita ningún tratamiento farmacológico. La infección seguirá su curso sin causar problemas graves.

Por lo general, la persona recupera su salud completa después de varias semanas, aunque la tos puede durar más.

El médico normalmente recomendará:

  • descansando en casa cuando se siente mal
  • beber muchos líquidos
  • tomar analgésicos de venta libre para el dolor de cabeza o el dolor de garganta

Uso de antibióticos

Si un médico le receta antibióticos, es importante seguir las instrucciones al pie de la letra.

Puede ser difícil distinguir entre los tipos más comunes de neumonía y la que proviene de M. neumonía.

Algunos tipos son virales o fúngicos y no responden a los antibióticos. Sin embargo, después de diagnosticar la neumonía, la mayoría de los médicos la tratarán con un antibiótico cuidadosamente seleccionado.

Los antibióticos macrólidos pueden ser eficaces para tratar una infección causada por M. pneumoniae, pero no funcionarán para todos. Las investigaciones muestran que la resistencia a los macrólidos está aumentando. En los Estados Unidos, hasta el 10 por ciento de los casos de M. pneumoniae puede ser resistente a estos medicamentos.

Si los macrólidos no funcionan, el médico puede recomendar otros antibióticos, como fluoroquinolonas o tetraciclinas.

Para asegurarse de que el antibiótico funcione, la persona debe tomar el curso completo, exactamente como lo recomienda el médico.

A veces, las personas dejan de tomar antibióticos cuando los síntomas desaparecen, pero la infección puede reaparecer más tarde porque quedan rastros de la bacteria.

Tratar las complicaciones

Si surgen complicaciones, la persona también recibirá tratamiento para estas.

Puede ser necesario un tratamiento hospitalario intensivo si la presión arterial de una persona es baja o si necesita ayuda para respirar.

Prevención

Al igual que con otras infecciones del tracto respiratorio superior, la tos puede transmitir la bacteria a otras personas.

Por esta razón, las personas deben evitar el contacto cercano con otras personas si tienen la infección o si se sienten mal y tienen tos.

Influenza, H. influenzae, la varicela y las vacunas neumocócicas pueden ayudar a proteger a las personas que están en riesgo de contraer neumonía adquirida en la comunidad.

Los siguientes grupos deben recibir la vacuna antineumocócica:

  • aquellos que son susceptibles a este tipo de infección
  • personas con una afección cardíaca o pulmonar existente
  • personas con un trastorno inmunológico
  • los que fuman

El tipo de vacunación depende del grupo de edad. Un médico puede aconsejarle sobre esto.

Quitar

M. pneumoniae causa una infección del tracto respiratorio relativamente común y bastante leve. Por lo general, la persona recupera la salud completa sin tratamiento.

Sin embargo, una persona con algún signo de infección debe buscar consejo médico, porque a veces pueden surgir complicaciones.

none:  alergia sin categorizar dermatitis atópica - eccema