¿Qué es la osteomielitis?

La osteomielitis es una infección e inflamación del hueso o la médula ósea. Puede suceder si una infección bacteriana o fúngica ingresa al tejido óseo desde el torrente sanguíneo, debido a una lesión o cirugía.

Alrededor del 80 por ciento de los casos se desarrollan debido a una herida abierta. Los síntomas incluyen dolor profundo y espasmos musculares en el área de inflamación y fiebre.

Las infecciones óseas suelen afectar los huesos largos de la pierna y la parte superior del brazo, la columna y la pelvis. En el pasado, era difícil tratar la osteomielitis, pero ahora, un tratamiento agresivo a menudo puede salvar el hueso infectado y detener la propagación de la infección.

Se estima que la osteomielitis afecta a 2 de cada 10,000 personas en los Estados Unidos en algún momento. En este artículo, explicamos el tratamiento, los síntomas, las causas y más.

Tratamiento

El tratamiento depende del tipo de osteomielitis.

Osteomielitis aguda

En la osteomielitis aguda, la infección se desarrolla dentro de las 2 semanas posteriores a la lesión, la infección inicial o el comienzo de una enfermedad subyacente. El dolor puede ser intenso y la afección puede poner en peligro la vida.

Un curso de antibióticos o medicamentos antimicóticos suele ser eficaz. Para los adultos, este suele ser un curso de 4 a 6 semanas de antibióticos o antifúngicos por vía intravenosa, o en ocasiones orales. Algunos pacientes necesitan tratamiento en el hospital, mientras que otros pueden recibir inyecciones de forma ambulatoria o en casa si pueden inyectarse ellos mismos.

Los posibles efectos secundarios de los antibióticos incluyen diarrea, vómitos y náuseas. A veces puede haber una reacción alérgica.

Si la infección es causada por MRSA o alguna otra bacteria resistente a los medicamentos, es posible que el paciente necesite un tratamiento más prolongado y una combinación de diferentes medicamentos.

En algunos casos, se puede recomendar la terapia con oxígeno hiperbárico (TOHB).

Osteomielitis subaguda

En la osteomielitis subaguda, la infección se desarrolla entre uno y dos meses después de una lesión, una infección inicial o el comienzo de una enfermedad subyacente.

El tratamiento depende de la gravedad y de si hay algún daño óseo.

Si no hay daño óseo, el tratamiento es similar al que se usa en la osteomielitis aguda, pero si hay daño óseo, el tratamiento será similar al que se usa en la osteomielitis crónica.

Osteomielitis crónica

En la osteomielitis crónica, la infección comienza al menos 2 meses después de una lesión, una infección inicial o el comienzo de una enfermedad subyacente.

Los pacientes generalmente necesitan antibióticos y cirugía para reparar cualquier daño óseo.

La cirugía puede involucrar:

  • Drenaje: es posible que sea necesario abrir el área alrededor del hueso infectado para que el cirujano drene cualquier pus o líquido que se haya acumulado en respuesta a la infección.
  • Desbridamiento: el cirujano extrae la mayor cantidad posible de hueso enfermo y toma un pequeño margen de hueso sano para asegurarse de que se eliminen todas las áreas infectadas. También puede ser necesario extirpar cualquier tejido circundante con signos de infección.
  • Restauración del flujo sanguíneo al hueso: Es posible que cualquier espacio vacío dejado por el desbridamiento deba llenarse con un trozo de tejido óseo o piel o músculo de otra parte del cuerpo. Se pueden usar rellenos temporales hasta que el paciente esté lo suficientemente sano para un injerto de hueso o tejido. El injerto ayuda al cuerpo a reparar los vasos sanguíneos dañados y formará hueso nuevo.
  • Extracción de objetos extraños: si es necesario, se pueden extraer los objetos extraños colocados durante una cirugía anterior, como placas quirúrgicas o tornillos.
  • Estabilización del hueso afectado: se pueden insertar placas de metal, varillas o tornillos en el hueso para estabilizar el hueso afectado y el nuevo injerto. Esto se puede hacer más tarde. En ocasiones, se utilizan fijadores externos para estabilizar el hueso afectado.

Si el paciente no puede tolerar la cirugía, por ejemplo, debido a una enfermedad, el médico puede usar antibióticos durante más tiempo, posiblemente años, para suprimir la infección. Si la infección continúa independientemente, puede ser necesario amputar todo o parte de la extremidad infectada.

Signos y síntomas

El dolor, el enrojecimiento y la hinchazón pueden ser un signo de una infección ósea.

Los signos y síntomas de la osteomielitis dependen del tipo.

Comúnmente incluyen:

  • Dolor, que puede ser intenso, e hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en el área afectada.
  • Irritabilidad, letargo o fatiga.
  • Fiebre, escalofríos y sudoración
  • Drenaje de una herida abierta cerca del sitio de la infección o a través de la piel

Otros síntomas pueden incluir hinchazón de los tobillos, pies y piernas y cambios en el patrón de caminar, por ejemplo, cojera.

Los síntomas de la osteomielitis crónica no siempre son obvios o pueden parecerse a los síntomas de una lesión.

Esto puede dificultar el diagnóstico preciso, especialmente en la cadera, la pelvis o la columna.

Osteomielitis en niños y adultos.

En los niños, la osteomielitis tiende a ser aguda y, por lo general, aparece dentro de las 2 semanas posteriores a una infección sanguínea preexistente. Esto se conoce como osteomielitis hematógena y normalmente se debe a Staphylococcus aureus (S. aureus) (MRSA).

El diagnóstico puede ser difícil, pero es importante obtener un diagnóstico lo antes posible, porque retrasar el diagnóstico puede provocar alteraciones del crecimiento o deformidades. Puede resultar fatal.

En los adultos, la osteomielitis subaguda o crónica es más común, especialmente después de una lesión o traumatismo, como una fractura de hueso. Esto se conoce como osteomielitis contigua. Suele afectar a adultos mayores de 50 años.

Causas

La osteomielitis puede ocurrir cuando una infección bacteriana o micótica se desarrolla dentro de un hueso o llega al hueso desde otra parte del cuerpo.

Una infección dental puede extenderse al hueso de la mandíbula.

Cuando se desarrolla una infección dentro del hueso, el sistema inmunológico intentará matarlo. Los neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco, se enviarán a la fuente de la infección para matar las bacterias u hongos.

Si la infección se afianza y no se trata, los neutrófilos muertos se acumularán dentro del hueso, formando un absceso o bolsa de pus.

El absceso puede bloquear el suministro de sangre vital al hueso afectado. En la osteomielitis crónica, el hueso puede eventualmente morir.

Los huesos normalmente son resistentes a las infecciones, pero la infección puede ingresar a un hueso bajo ciertas condiciones.

Una infección en el torrente sanguíneo, las complicaciones de un traumatismo o una cirugía, o afecciones preexistentes, como la diabetes, reducen la capacidad de la persona para resistir la infección.

Cómo comienzan las infecciones óseas

Las infecciones óseas pueden ocurrir de diferentes formas.

En la osteomielitis hematógena, la infección puede comenzar como una infección leve de las vías respiratorias superiores o del tracto urinario, por ejemplo, y viajar a través del torrente sanguíneo. Este tipo es más común en los niños.

La osteomielitis postraumática puede ocurrir después de una fractura compuesta, un hueso roto que rompe la piel, una herida abierta en la piel y el músculo circundantes o después de una cirugía, especialmente si se utilizan clavos, tornillos o placas de metal para asegurar los huesos rotos.

La deficiencia vascular o la circulación sanguínea deficiente pueden hacer que se desarrolle una infección a partir de un rasguño o corte menor, generalmente en los pies. La mala circulación evita que los glóbulos blancos lleguen al sitio, lo que conduce a úlceras profundas. Éstos exponen el hueso y el tejido profundo a infecciones.

La osteomielitis vertebral ocurre en la columna. Por lo general, comienza con una infección en el torrente sanguíneo, una infección del tracto urinario o respiratorio, endocarditis, que es una infección en el revestimiento interno del corazón, o una infección en la boca o en el lugar de la inyección.

Osteomielitis de la mandíbula

La osteomielitis de la mandíbula puede ser muy dolorosa y puede resultar de caries o enfermedad periodontal. La mandíbula es inusual porque los dientes proporcionan un punto de entrada directo para la infección.

La malignidad, la radioterapia, la osteoporosis y la enfermedad de Paget aumentan el riesgo de que una persona padezca osteomielitis de la mandíbula.

Una infección de los senos nasales, las encías o los dientes puede extenderse al cráneo.

Complicaciones

Normalmente es posible el tratamiento exitoso de la infección, pero a veces ocurren complicaciones.

Puede parecer que la osteomielitis crónica ha desaparecido, pero luego reaparece o puede persistir sin ser detectada durante años. Esto puede provocar la muerte del tejido óseo y el colapso del hueso.

Las personas con afecciones difíciles de tratar, como diabetes grave, VIH, mala circulación o un sistema inmunológico debilitado, corren un mayor riesgo.

Factores de riesgo

Algunas personas tienen más probabilidades de sufrir osteomielitis.

Las personas con mayor riesgo pueden tener:

  • Un sistema inmunológico debilitado, debido, por ejemplo, a quimioterapia o radioterapia, desnutrición, diálisis, tener un catéter urinario, inyectarse drogas ilegales, etc.
  • Problemas circulatorios, como resultado de diabetes, enfermedad arterial periférica o anemia de células falciformes
  • Una herida punzante profunda o una fractura que rompe la piel.
  • Cirugía para reemplazar o reparar huesos

La osteomielitis aguda es más común en niños, mientras que la forma espinal es más común en pacientes mayores de 50 años y es más común en hombres.

Diagnóstico

El médico examinará la parte del cuerpo afectada en busca de signos de osteomielitis, como sensibilidad e hinchazón. Le preguntarán sobre su historial médico reciente, especialmente sobre accidentes, operaciones o infecciones recientes.

Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre: los niveles altos de glóbulos blancos generalmente indican una infección.
  • Biopsia: el médico toma un pequeño trozo de tejido para evaluar qué tipo de patógeno (bacterias u hongos) está causando la infección ósea. Esto ayuda a encontrar un tratamiento adecuado.
  • Pruebas por imágenes: una radiografía, una resonancia magnética o una tomografía computarizada pueden revelar cualquier daño óseo.

Es posible que el daño no sea visible durante 2 semanas en una radiografía, por lo que se recomiendan exploraciones de resonancia magnética o tomografía computarizada más detalladas si la lesión es reciente.

Prevención

Los pacientes con un sistema inmunológico debilitado deben:

Limpiar y vendar una herida abierta puede prevenir una infección.
  • Tener una dieta sana y equilibrada y un ejercicio adecuado para estimular el sistema inmunológico.
  • Evite fumar, ya que esto debilita el sistema inmunológico y contribuye a la mala circulación.
  • Practique una buena higiene, incluido el lavado de manos regular y adecuado
  • Tenga todas las tomas recomendadas

Los pacientes con mala circulación deben:

  • Evite fumar, ya que empeora la circulación.
  • Mantenga un peso corporal saludable siguiendo una dieta saludable
  • Haga ejercicio con regularidad para mejorar su circulación.
  • Evite el consumo regular excesivo de alcohol, ya que aumenta el riesgo de hipertensión o presión arterial alta y colesterol alto.

Las personas susceptibles a las infecciones deben tener especial cuidado para evitar cortes y raspaduras. Cualquier corte o rasguño debe limpiarse de inmediato y cubrirse con un vendaje limpio.

Las heridas necesitan un control frecuente para detectar signos de infección.

none:  respiratorio mrsa - resistencia a los medicamentos reumatologia