¿Cuál es el vínculo entre depresión y ansiedad?

Tanto la depresión como la ansiedad pueden ser debilitantes. Además, no es inusual que estas condiciones se presenten juntas. Cuando esto sucede, puede resultar particularmente difícil.

Este artículo explora cómo la depresión y la ansiedad pueden estar vinculadas, así como las opciones de tratamiento disponibles.

Vínculos entre ansiedad y depresión

Una persona con MADD puede experimentar síntomas tanto de ansiedad como de depresión.

Según un estudio de 2017, alrededor del 71,7% de las personas que experimentaron depresión también experimentaron ansiedad.

Las personas pueden experimentar afecciones de salud mental que incluyen sentimientos de depresión y ansiedad.

Dos ejemplos incluyen ansiedad mixta y trastorno depresivo (MADD) y angustia ansiosa (AD).

Por el momento, ninguna de estas condiciones es diagnosticable en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

MADD

Esta condición hace que una persona experimente síntomas tanto de depresión como de ansiedad.

Si una persona experimenta síntomas más fuertes de depresión o ansiedad, un médico puede tratar esa condición primero.

ANUNCIO

Según un pequeño estudio de 2018, la EA tiene una fuerte asociación con la depresión.

Hay cinco especificaciones para AD, que incluyen:

  • sentirse tenso
  • sentirse inquieto
  • tener dificultad para concentrarse debido a la preocupación
  • temiendo una pérdida de control
  • temiendo que algo terrible vaya a pasar

Esta ansiedad puede ser difícil de controlar para una persona y, como resultado, una persona puede experimentar sentimientos depresivos.

Causas comunes

La depresión y la ansiedad pueden compartir algunas causas comunes. Estos pueden incluir:

  • genética
  • estrés
  • química cerebral
  • condiciones médicas
  • trauma

¿En qué se diferencian?

Según una revisión de 2017 de investigaciones anteriores, a pesar de tener síntomas similares, la ansiedad y la depresión pueden afectar el pensamiento de las personas de diferentes maneras. Las secciones siguientes tratan esto con más detalle.

Sesgo de atención

Las personas que experimentan ansiedad pueden tener una tendencia a concentrarse en los aspectos negativos de un problema, situación o pensamiento.

Incluso pueden ignorar los otros aspectos de una situación, lo que significa que esto puede alimentar su ansiedad y proporcionar una visión unilateral de la situación que les provoca ansiedad.

La depresión no suele asociarse con sesgo de atención.

Percepción de eventos

Las personas que experimentan ansiedad también pueden tener una tendencia a concentrarse en lo que les pueda suceder en el futuro.

Aquellos que experimentan depresión pueden tener una tendencia a concentrarse en lo que está sucediendo actualmente en su vida o en lo que les ha sucedido en el pasado.

Además, las personas con ansiedad tienen una tendencia más fuerte a percibir el futuro como psicológicamente más cercano que aquellos que experimentan depresión.

Sesgo de memoria

Es más probable que una persona que experimenta depresión se concentre en los recuerdos negativos.

La ansiedad no parece estar asociada con un sesgo de memoria negativo.

Preocupación y rumia

La presencia de preocupación es un síntoma significativo de ansiedad.

Las personas con ansiedad pueden preocuparse por muchas cosas, como cuándo se sentirán mejor, cómo será su salud en el futuro y muchas otras cosas.

Por otro lado, es posible que las personas con depresión no experimenten una sensación constante de preocupación. Tienden a no creer que su vida mejorará, por lo que es posible que no se concentren tanto en su futuro.

Síntomas

Los síntomas de ansiedad suelen persistir durante varios meses y pueden afectar la vida diaria de una persona.

Los síntomas de ansiedad pueden incluir:

  • miedo excesivo
  • preocupación excesiva y dificultad para controlarlo
  • irritabilidad
  • tension muscular
  • problemas para concentrarse
  • problemas para dormir
  • inquietud

Los síntomas de la depresión también pueden persistir durante varios meses. Sin embargo, existen varias diferencias clave.

Los síntomas de la depresión pueden incluir:

  • sentimientos de culpa o inutilidad
  • sentimientos de tristeza y desesperanza
  • Pérdida de interés en actividades que alguna vez disfrutó una persona.
  • bajos niveles de energía
  • problemas para concentrarse
  • pensamientos suicidas o pensamientos de autolesión

Tratos

Las opciones de tratamiento para la ansiedad, la depresión o ambas dependen de los síntomas individuales de una persona y de cómo su afección afecta su calidad de vida.

Un médico puede tratar ambas afecciones con psicoterapia, medicamentos o una combinación de ambos.

Medicamentos

En muchos estados, una enfermera especializada en psiquiatría prescribirá antidepresivos para tratar la depresión o la ansiedad.

Ejemplos de tales medicamentos incluyen:

  • inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como fluoxetina o escitalopram
  • inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina, como venlafaxina o duloxetina
  • antidepresivos tricíclicos, como amitriptilina o nortriptilina

Algunos médicos pueden recetar una dosis a corto plazo de medicamentos ansiolíticos para ayudar a tratar la ansiedad. Estos incluyen alprazolam y diazepam. Sin embargo, tienden a no sugerir el uso de estas drogas durante mucho tiempo, ya que están asociadas con el abuso.

Según un artículo de la revista Diálogos en neurociencia clínica, se estima que entre el 55% y el 94% de las personas con ansiedad en los Estados Unidos toman benzodiazepinas. Sin embargo, estos pueden causar dependencia y no ofrecen una solución a largo plazo.

La mayoría de los medicamentos tienen efectos secundarios, por lo que los médicos deben asegurarse de analizar los posibles riesgos y beneficios de tomar estos medicamentos.

Terapia

Según un artículo de la revista Diálogos en neurociencia clínica, la terapia cognitivo-conductual es un enfoque terapéutico que tiene el nivel más sustancial de evidencia relacionada con su efectividad en el tratamiento de la ansiedad.

Este es un tipo de terapia que involucra a una persona que reflexiona sobre sus pensamientos y comportamientos, y luego identifica cómo puede hacer cambios que mejoren sus síntomas.

Obtenga más información sobre la terapia cognitivo-conductual aquí.

Hierbas y suplementos

Según una revisión sistemática de 2017, los investigadores han estudiado los beneficios de varias hierbas y suplementos para tratar la ansiedad y la depresión.

Algunas hierbas comúnmente estudiadas incluyen:

  • kava-kava
  • aceite de lavanda
  • manzanilla
  • extracto de valeriana

Los remedios a base de hierbas pueden ser útiles para algunas personas, pero actualmente faltan investigaciones que sugieran que son tan efectivos como los medicamentos farmacéuticos.

Obtenga más información sobre hierbas y suplementos para la depresión aquí.

Obtenga información sobre los remedios homeopáticos para la ansiedad aquí.

Consejos y cambios de estilo de vida

Adoptar un estilo de vida saludable y equilibrado puede ayudar a una persona a sobrellevar la depresión, la ansiedad o ambas.

Algunos ejemplos de cambios en el estilo de vida a realizar incluyen:

  • dormir lo suficiente
  • comer una dieta saludable
  • evitar la cafeína, la nicotina y el alcohol
  • hacer ejercicio físico con regularidad

Si una persona se siente muy ansiosa, también puede probar estos consejos:

  • Tómese un descanso: una persona puede intentar separarse de su problema para darse un breve respiro.
  • Respire profundamente: inhalar y exhalar lentamente puede ayudar a una persona a comenzar a sentirse más tranquila.
  • Cuente lentamente: contar lentamente hasta 10 puede ayudar a una persona a calmarse.
  • Hable con una persona de confianza: si una persona se siente ansiosa, hablar con alguien en quien confíe puede ayudar.

Cuándo y cómo buscar ayuda

La ansiedad y la depresión no tienen por qué ser estados normales del ser para nadie. Hay ayuda disponible.

Las personas deben buscar ayuda inmediata si experimentan pensamientos de autolesión o suicidio.

Una persona también debe buscar ayuda para la depresión o la ansiedad cada vez que sus síntomas comiencen a interferir con su vida diaria.

los Instituto Nacional de Salud Mental proporcionar información sobre cómo una persona puede encontrar un proveedor de atención médica u opciones de tratamiento, así como consejos sobre qué hacer si alguien se encuentra en una crisis inmediata.

Prevención del suicidio

  • Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:
  • Llame al 911 o al número de emergencia local.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Retire cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día en el 1-800-273-8255.

Resumen

La ansiedad y la depresión son condiciones que pueden ocurrir simultáneamente en algunas personas.

Aunque algunos de los síntomas de la depresión y la ansiedad son similares, pueden afectar la mente de las personas de diferentes maneras.

Si los síntomas de una persona interfieren con su vida diaria, pueden hablar con su médico.

none:  menopausia enfermedad del corazón ansiedad - estrés