¿Qué hay que saber sobre la pancreatitis crónica?

La pancreatitis crónica es una enfermedad inflamatoria progresiva a largo plazo del páncreas que conduce a la degradación permanente de la estructura y función del páncreas.

El páncreas es un órgano de la glándula que se encuentra en el abdomen, detrás del estómago y debajo de la caja torácica. Se especializa en producir enzimas y hormonas importantes que ayudan a descomponer y digerir los alimentos. También produce insulina para moderar los niveles de azúcar en la sangre.

La causa más común es el abuso de alcohol a largo plazo; se cree que representa entre el 70 y el 80 por ciento de todos los casos.

La pancreatitis crónica resulta en más de 122,000 visitas a un médico y 56,000 hospitalizaciones al año en los Estados Unidos.

Significativamente más hombres que mujeres se ven afectados.

Tratamiento

El páncreas produce importantes enzimas y hormonas que ayudan a descomponer los alimentos.

Los siguientes tratamientos se recomiendan comúnmente para la pancreatitis crónica.

Cambios en el estilo de vida

Las personas con pancreatitis crónica deberán someterse a algunos cambios en el estilo de vida. Estos incluirán:

  • Detener el consumo de alcohol: Dejar de beber ayudará a prevenir un mayor daño al páncreas. También contribuirá significativamente a aliviar el dolor. Algunas personas pueden necesitar ayuda profesional para dejar el alcohol.
  • Dejar de consumir tabaco: fumar no es una causa de pancreatitis, pero puede acelerar la progresión de la enfermedad.

El manejo del dolor

El tratamiento no solo debe centrarse en ayudar a aliviar los síntomas del dolor, sino también en la depresión, que es una consecuencia común del dolor a largo plazo.

Los médicos generalmente utilizarán un enfoque paso a paso, en el que se recetan analgésicos suaves, que gradualmente se vuelven más fuertes hasta que el dolor se vuelve manejable.

Insulina

El páncreas puede dejar de producir insulina si el daño es extenso. Es probable que el individuo haya desarrollado diabetes tipo 1.

El tratamiento regular con insulina se convertirá en parte del tratamiento por el resto de la vida de la persona. La diabetes tipo 1 causada por pancreatitis crónica implica inyecciones, no tabletas, porque lo más probable es que el sistema digestivo no pueda descomponerlas.

Cirugía

El dolor crónico severo a veces no responde a los analgésicos. Los conductos del páncreas pueden haberse bloqueado, provocando una acumulación de jugos digestivos que ejercen presión sobre ellos y provocan un dolor intenso. Otra causa de dolor crónico e intenso podría ser la inflamación de la cabeza del páncreas.

Se pueden recomendar varias formas de cirugía para tratar casos más graves.

Cirugía endoscópica

Un tubo estrecho, hueco y flexible llamado endoscopio se inserta en el sistema digestivo, guiado por ultrasonido. Un dispositivo con un pequeño globo desinflado en el extremo se pasa a través del endoscopio. Cuando llega al conducto, el globo se infla, ensanchando así el conducto. Se coloca un stent para evitar que el conducto se estreche.

Resección de páncreas

La cabeza del páncreas se extrae quirúrgicamente. Esto no solo alivia el dolor causado por la inflamación que irrita las terminaciones nerviosas, sino que también reduce la presión sobre los conductos. Se utilizan tres técnicas principales para la resección del páncreas:

  • El procedimiento Beger: Esto implica la resección de la cabeza pancreática inflamada con cuidadosa preservación del duodeno, el resto del páncreas se vuelve a conectar a los intestinos.
  • El procedimiento Frey: Se utiliza cuando el médico cree que el dolor se debe tanto a la inflamación de la cabeza del páncreas como a los conductos bloqueados. El procedimiento de Frey agrega una descompresión del conducto longitudinal a la resección de la cabeza pancreática: la cabeza del páncreas se extrae quirúrgicamente y los conductos se descomprimen conectándolos directamente a los intestinos.
  • Pancreaticoduodenectomía con preservación del píloro (PPPD): La vesícula biliar, los conductos y la cabeza del páncreas se extirpan quirúrgicamente. Esto solo se hace en casos muy severos de dolor crónico intenso donde la cabeza del páncreas está inflamada y los conductos también están bloqueados. Este es el procedimiento más eficaz para reducir el dolor y conservar la función del páncreas. Sin embargo, tiene el mayor riesgo de infección y hemorragia interna.

Pancreatectomía total

Esto implica la extirpación quirúrgica de todo el páncreas. Es muy eficaz para tratar el dolor. Sin embargo, una persona que se ha sometido a una pancreatectomía total dependerá del tratamiento para algunas de las funciones vitales del páncreas, como la liberación de insulina.

Autotrasplante de células de los islotes pancreáticos (APICT)

Durante el procedimiento de pancreatectomía total, se crea una suspensión de células de los islotes aislados del páncreas extirpado quirúrgicamente y se inyecta en la vena porta del hígado. Las células de los islotes funcionarán como un injerto libre en el hígado y producirán insulina.

Dieta

Es fundamental tomar medidas dietéticas para reducir los efectos de la pancreatitis.

El páncreas participa en la digestión, pero la pancreatitis puede alterar esta función. Esto significa que las personas con la enfermedad tendrán dificultades para digerir muchos alimentos.

En lugar de tres comidas abundantes al día, se recomendará a las personas con pancreatitis que consuman seis comidas pequeñas. También es mejor seguir una dieta baja en grasas.

El manejo de la dieta durante la pancreatitis tiene como objetivo lograr cuatro resultados:

  • Reducir el riesgo de desnutrición y escasez de ciertos nutrientes.
  • evitando niveles altos o bajos de azúcar en sangre
  • controlar o prevenir la diabetes, la enfermedad renal y otras complicaciones
  • Disminuir la probabilidad de un brote agudo de pancreatitis.

El médico elaborará un plan de dieta o el paciente puede ser derivado a un dietista calificado. El plan se basa en los niveles actuales de nutrientes en la sangre que se muestran en las pruebas de diagnóstico.

Los planes de comidas generalmente incluirán fuentes de alimentos con alto contenido de proteínas y denso contenido nutricional. Es probable que estos incluyan cereales integrales, verduras, frutas, productos lácteos bajos en grasa y fuentes de proteínas magras, como pollo y pescado deshuesados.

Se deben evitar los alimentos grasos, aceitosos o grasosos, ya que pueden hacer que el páncreas libere más enzimas de lo habitual. Como causa principal de pancreatitis crónica, es mejor evitar el alcohol mientras se sigue una dieta amigable con la pancreatitis.

Dependiendo de la extensión del daño, es posible que los pacientes también tengan que tomar versiones artificiales de algunas enzimas para ayudar a la digestión. Estos aliviarán la hinchazón, harán que sus heces sean menos grasosas y malolientes, y ayudarán a aliviar los calambres abdominales.

Síntomas

Una persona con pancreatitis crónica puede experimentar dolor abdominal que recorre la espalda.

Los signos y síntomas comunes de la pancreatitis crónica incluyen:

  • dolor abdominal superior severo que a veces puede viajar a lo largo de la espalda y es más intenso después de una comida
  • náuseas y vómitos, más comúnmente experimentados durante episodios de dolor

A medida que avanza la enfermedad, los episodios de dolor se vuelven más frecuentes y severos. Algunos pacientes eventualmente sufren dolor abdominal constante.

    A medida que avanza la pancreatitis crónica y se deteriora la capacidad del páncreas para producir jugos digestivos, pueden aparecer los siguientes síntomas:

    • heces grasosas y malolientes
    • hinchazón
    • calambres abdominales
    • flatulencia

    Con el tiempo, es posible que el páncreas no pueda producir insulina en absoluto, lo que lleva a la diabetes tipo 1, que puede producir los siguientes síntomas:

    • sed
    • micción frecuente
    • hambre intensa
    • pérdida de peso
    • cansancio
    • visión borrosa

    Causas

    La pancreatitis crónica suele ser una complicación de episodios recurrentes de pancreatitis aguda. Estos pueden provocar daños permanentes en el páncreas.

    La pancreatitis aguda se produce cuando la tripsina se activa dentro del páncreas. La tripsina es una enzima que se produce en el páncreas y se libera en los intestinos, donde descompone las proteínas como parte del sistema digestivo.

    La tripsina permanece inactiva hasta que llega a los intestinos. Si la tripsina se activa dentro del páncreas, comenzará a digerir el páncreas mismo, lo que provocará irritación e inflamación del páncreas. Esto se convierte en pancreatitis aguda.

    Abuso de alcohol

    El alcohol puede provocar un proceso que desencadena la activación de la tripsina dentro del páncreas, al igual que los cálculos biliares.

    Las personas que abusan del alcohol y desarrollan pancreatitis aguda tienden a tener episodios repetidos y, finalmente, desarrollan pancreatitis crónica.

    Los episodios repetidos de pancreatitis aguda eventualmente pasan factura al páncreas, causando daño permanente, que luego se convierte en pancreatitis crónica.

    Esto también se conoce como pancreatitis crónica alcohólica.

    Pancreatitis crónica idiopática

    Cuando una enfermedad es idiopática, no tiene causa o motivo conocido. La pancreatitis crónica idiopática representa la mayoría de los casos restantes.

    La mayoría de los casos de pancreatitis crónica idiopática se desarrollan en personas de 10 a 20 años y en personas mayores de 50 años.

    Nadie está seguro de por qué otros grupos de edad rara vez se ven afectados. Los genes SPINK-1 y CFTR, tipos de genes mutados, existen en aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes con pancreatitis crónica idiopática. Estas mutaciones genéticas pueden minar las funciones del páncreas.

    Otras causas mucho más raras incluyen:

    • pancreatitis crónica autoinmune, en la que el propio sistema inmunológico de la persona ataca el páncreas
    • pancreatitis hereditaria, donde los pacientes tienen una condición genética y nacen con un páncreas defectuoso
    • fibrosis quística, otra afección genética que daña los órganos, incluido el páncreas

    Diagnóstico

    No existen pruebas confiables para diagnosticar la pancreatitis crónica. Un médico sospechará la enfermedad debido a los síntomas del paciente, antecedentes de brotes repetidos de pancreatitis aguda o abuso de alcohol.

    Los análisis de sangre pueden ser útiles para controlar los niveles de glucosa en sangre, que pueden estar elevados.

    Los análisis de sangre para niveles elevados de amilasa y lipasa no son confiables en esta etapa. Los niveles sanguíneos de amilasa y lipasa aumentan durante los primeros días de la pancreatitis y luego vuelven a la normalidad después de cinco a siete días. Un paciente con pancreatitis crónica habría tenido la enfermedad durante mucho más tiempo.

    Los médicos deben observar bien el páncreas para poder diagnosticar la enfermedad correctamente. Lo más probable es que esto implique:

    • Una ecografía: Las ondas sonoras de alta frecuencia crean una imagen en un monitor del páncreas y sus alrededores.
    • Una tomografía computarizada: Los rayos X se utilizan para tomar muchas fotografías de la misma área desde varios ángulos, que luego se colocan juntas para producir una imagen tridimensional. La exploración revelará cambios de pancreatitis crónica.
    • Exploración de colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM): Esta exploración muestra los conductos biliares y pancreáticos con mayor claridad que una exploración por TC.
    • Una exploración de colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): Se inserta un endoscopio en el sistema digestivo. El médico usa ultrasonido para guiar el endoscopio.

    Los pacientes con pancreatitis crónica tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer de páncreas. Si los síntomas empeoran, especialmente el estrechamiento del conducto pancreático, los médicos pueden sospechar de cáncer. Si es así, solicitarán una tomografía computarizada, una resonancia magnética o un estudio endoscópico.

    Complicaciones

    El dolor constante o recurrente puede causar ansiedad, irritabilidad, estrés y depresión.

    Hay varias formas en las que la pancreatitis crónica puede desarrollarse y volverse más dañina para el bienestar de una persona.

    Estrés, ansiedad y depresión.

    La enfermedad puede afectar el bienestar psicológico y emocional del paciente. El dolor constante o recurrente, que a menudo es severo, puede causar angustia, ansiedad, irritabilidad, estrés y depresión.

    Es importante que los pacientes le digan a sus médicos si se ven afectados emocional o psicológicamente. Si hay un grupo de apoyo en su área, poder hablar con personas que comparten la misma afección puede ayudarlo a sentirse menos aislado y más capaz de afrontar la situación.

    Pseudoquiste

    Se trata de una acumulación de tejido, líquido, desechos, enzimas pancreáticas y sangre en el abdomen, causada por la fuga de líquidos digestivos que se escapan de un conducto pancreático defectuoso.

    Los pseudoquistes no suelen causar ningún problema de salud. Sin embargo, a veces pueden infectarse, bloquear parte del intestino o romperse y causar hemorragia interna. Si esto sucede, el quiste deberá drenarse quirúrgicamente.

    Cancer de pancreas

    Aunque el cáncer de páncreas es más común entre los pacientes con pancreatitis crónica, el riesgo es solo de 1 de cada 500.

    Prevención

    Los pacientes con pancreatitis aguda reducen significativamente su riesgo de desarrollar pancreatitis crónica si dejan de beber alcohol. Este es especialmente el caso de los pacientes que beben en exceso y con regularidad.

    none:  cáncer de cabeza y cuello linfología linfedema esquizofrenia