Qué saber sobre la hiperlordosis

La hiperlordosis es una afección en la que hay una curvatura excesiva de la columna en la zona lumbar.

La hiperlordosis crea una curva característica en forma de C en la parte inferior de la espalda o región lumbar, donde la columna se curva hacia adentro, justo por encima de las nalgas. A menudo ocurre como resultado de una mala postura o falta de ejercicio.

En este artículo, echamos un vistazo a la hiperlordosis y explicamos sus síntomas y tratamiento. También proporcionamos una lista de ejercicios que pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Síntomas

Los síntomas de la hiperlordosis incluyen dolor lumbar y columna curva.

La hiperlordosis puede causar tensión y rigidez en los músculos de la espalda baja. También puede dañar la columna y los tejidos blandos de la región lumbar.

Una persona con hiperlordosis puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Una columna vertebral curva. La hiperlordosis conduce a una curvatura excesiva de la columna en la parte inferior de la espalda, lo que hace que el abdomen y las nalgas parezcan más prominentes en la vista de perfil.
  • Dolor lumbar. Las personas con hiperlordosis pueden experimentar dolor lumbar de leve a intenso, que puede empeorar con el movimiento.

Causas de la hiperlordosis

Muchos factores pueden causar o contribuir a la hiperlordosis, que incluyen:

Postura pobre

La mala postura es una de las causas más comunes de hiperlordosis.

Cuando el cuerpo está sentado, los músculos de la región lumbar pueden tensarse demasiado mientras intentan estabilizar y sostener la columna vertebral. Esto desalinea gradualmente la columna vertebral, lo que provoca una mayor curvatura de la columna.

Las personas con trabajos que requieren que permanezcan sentadas durante períodos prolongados pueden tener un mayor riesgo de contraer hiperlordosis.

Obesidad

La obesidad resulta en la presencia de un exceso de grasa en el abdomen y las nalgas. Esto ejerce una presión adicional sobre la espalda baja, lo que puede hacer que la columna lumbar se doble.

Falta de ejercicio

Además de aumentar el riesgo de obesidad, la falta de ejercicio puede debilitar los músculos centrales que se encuentran alrededor del tronco y la pelvis. Los músculos débiles son menos capaces de sostener la columna vertebral, lo que permite que la columna se curve excesivamente.

Condiciones de la columna

En algunos casos, la hiperlordosis puede ser el resultado de otros problemas espinales subyacentes, como cifosis, espondilolistesis y discitis.

Diagnóstico

Puede ser difícil diagnosticar la hiperlordosis ya que existe una gran variación en la curvatura natural de la columna inferior (lordosis lumbar) en toda la población.

Una radiografía puede ayudar a medir la curvatura de la columna, pero un médico solicitará una resonancia magnética (MRI) o una tomografía computarizada (TC) si cree que una anomalía en el tejido blando es responsable de la hiperlordosis.

Tratamiento

La hiperlordosis puede tratarse inicialmente con medicamentos antiinflamatorios.

Un médico puede comenzar recetando analgésicos y antiinflamatorios para aliviar los dolorosos síntomas de la hiperlordosis.

El tratamiento a largo plazo dependerá de la causa de la afección. Si la hiperlordosis se relaciona con un problema estructural de la columna, puede ser necesaria la derivación a un fisioterapeuta o especialista en espalda.

Cuando la obesidad puede ser un factor contribuyente, es probable que el médico elabore un plan de pérdida de peso. Esto puede incluir ejercicios de fisioterapia que estiran y fortalecen los músculos centrales para mejorar la postura.

Ejercicios

Un estudio de 2018 investigó el efecto de ciertos ejercicios sobre la curvatura de la columna vertebral, la fuerza de los músculos de la espalda y el dolor lumbar crónico.

Las personas que participaron en el estudio realizaron un entrenamiento regular de 60 minutos, que consistía en ocho ejercicios de estabilización lumbar que tenían como objetivo fortalecer los músculos de la espalda y aumentar la flexibilidad de la columna. Hicieron este ejercicio 3 días a la semana durante 12 semanas.

Después de 12 semanas, hubo una reducción del dolor lumbar, así como una mayor fuerza y ​​flexibilidad de los músculos lumbares. Sin embargo, no hubo cambios significativos en la curvatura de la columna.

El entrenamiento incluyó los siguientes ejercicios de estabilización lumbar:

Abdominales

  • Acuéstese boca arriba y doble las rodillas en un ángulo de 90 grados, con los pies apoyados en el suelo.
  • Cruza los brazos sobre el pecho y levanta el torso para que se junte con los muslos.
  • Baje constantemente el torso hasta el suelo.

Ejercicio de superman

  • Acuéstese derecho, boca abajo, extendiendo los brazos frente a usted.
  • Simultáneamente, levante los brazos, las piernas y el pecho del suelo.
  • Mantenga la postura durante 2 segundos mientras exhala.
  • Baje lentamente los brazos, las piernas y el pecho hacia el suelo mientras inhala.

Levantamiento cuadrúpedo de brazos y piernas

  • Arrodíllate en el suelo, inclínate hacia adelante y coloca las manos con las palmas hacia abajo.
  • Mantenga las rodillas alineadas con las caderas y las manos directamente debajo de los hombros.
  • Simultáneamente, levante un brazo y extienda la pierna opuesta, de modo que estén alineados con la columna.
  • Vuelve a la posición inicial.

Ponerse en cuclillas

  • Párese con los pies separados a la altura de los hombros.
  • Extienda los brazos al frente, juntando las manos.
  • Mientras mira hacia adelante, baje el cuerpo como si estuviera sentado en una silla imaginaria. Continúe bajando hasta que sus muslos estén tan paralelos al piso como sea posible. Mantenga las rodillas y los tobillos alineados.
  • Empuja los talones para volver a la posición inicial.

Parte inferior del cuerpo o plancha invertida

  • Siéntese con las piernas extendidas frente a usted e inclínese hacia atrás. Tu espalda debe estar en un ángulo de 45 grados con el piso.
  • Coloque sus manos a los lados con las palmas hacia abajo. Tus brazos deben estar alineados con tus hombros y ligeramente detrás de tus caderas.
  • Mire hacia el techo y levante las caderas mientras apoya su peso en las manos y los talones. Apriete su núcleo y glúteos, manteniendo su cuerpo recto.
  • Mantenga la posición durante 10 a 15 segundos antes de bajar el cuerpo.

Plancha de la parte superior del cuerpo o del antebrazo

  • Coloque los antebrazos y las rodillas en el suelo, separados al ancho de los hombros. Asegúrese de que los codos y los hombros estén alineados y mantenga los antebrazos rectos hacia adelante.
  • Levante ambas rodillas del piso, empujando los pies hacia atrás para extender su cuerpo completamente. Mire hacia abajo para asegurarse de que su cuello esté alineado con el resto de su columna vertebral.
  • Mantenga la posición, manteniendo las caderas hacia arriba mientras aprieta su núcleo y glúteos.

Tabla lateral

Un ejercicio de estabilización lumbar recomendado es la plancha lateral.
  • Acuéstese sobre su lado derecho con los pies juntos. Doble el brazo derecho a la altura del codo de modo que el antebrazo esté alineado con el hombro.
  • Contraiga los músculos centrales y levante las caderas hasta que su cuerpo forme una línea recta de la cabeza a los pies.
  • Mantenga la posición el mayor tiempo posible sin dejar caer las caderas.
  • Repite en el lado opuesto.

Puente de cadera

  • Acuéstese boca arriba y doble las rodillas, manteniendo los pies separados a la distancia de las caderas y los talones a unos centímetros de los glúteos. Coloque los brazos a los lados, con las manos cerca de las caderas.
  • Aprieta los glúteos y empuja los talones para levantar las caderas. Trate de crear una línea diagonal en la parte superior de su cuerpo, desde los hombros hasta las rodillas.
  • Mantenga la posición durante 1 a 2 segundos antes de volver a bajar lentamente.

Al hacer ejercicio, es esencial dedicar al menos 10 minutos a calentar y luego a enfriar.

Riesgos de hiperlordosis

Los resultados de un estudio de 2017 muestran una relación entre la curvatura anormal de la columna y la osteoartritis o enfermedad degenerativa de las articulaciones (DJD). Esta es una enfermedad en la que el cartílago entre las articulaciones se rompe.

No queda claro del estudio cuál de las dos condiciones causa la otra. Sin embargo, los autores especulan que tanto la hiperlordosis como la hipolordosis (donde la columna está más recta de lo que debería) ejercen una presión adicional sobre las articulaciones, lo que puede causar DJD.

Cuando ver a un doctor

Es mejor consultar a un médico si el dolor de espalda empeora. Llevar un diario para controlar la gravedad del dolor de espalda y cómo impacta en las actividades diarias puede ayudar al diagnóstico.

Las personas también deben buscar consejo médico si experimentan alguno de los siguientes síntomas, ya que estos síntomas pueden indicar un problema subyacente alternativo o adicional:

  • una curva persistente en la espalda baja, incluso cuando se inclina hacia adelante
  • hormigueo o entumecimiento en la espalda, los brazos o las piernas
  • espasmos musculares
  • problemas de vejiga o intestinos

panorama

En la mayoría de los casos, la hiperlordosis se debe a factores específicos del estilo de vida. A menudo, mantener un peso saludable y hacer ejercicio con regularidad puede mejorar los problemas de postura y el dolor lumbar.

Si el ejercicio no alivia los síntomas de la hiperlordosis, es mejor buscar consejo médico.

Otras afecciones de la columna pueden causar o agravar la hiperlordosis, aunque esto es menos común. Un médico llevará a cabo un examen de la columna antes de hacer un diagnóstico y crear un plan de tratamiento personalizado.

none:  gastrointestinal - gastroenterología mordeduras y picaduras bipolar