Qué saber sobre la rigidez de cuello

El cuello contiene músculos, tendones, ligamentos y huesos. Estos trabajan juntos para sostener la cabeza y permitir que se mueva en muchas direcciones. El cuello puede volverse rígido o doloroso cuando se usa en exceso o se lesiona.

Un cuello rígido a menudo ocurre cuando uno de los músculos se tensa o se tensa. También se puede desarrollar rigidez si se lesiona una o más de las vértebras.

Un cuello rígido puede volverse doloroso cuando una persona intenta mover el cuello o la cabeza.

Por lo general, una rigidez en el cuello es el resultado de una lesión o incidente menor. Las personas a menudo pueden aliviar la rigidez en casa. Sin embargo, en casos raros, puede ser un signo de una enfermedad grave que requiere tratamiento médico.

Causas de rigidez en el cuello

La rigidez generalmente ocurre cuando los músculos del cuello se usan en exceso, se estiran demasiado o se tensan. Esto puede causar un dolor que varía de leve a severo que puede dificultar el movimiento de la cabeza o el uso de los músculos del cuello.

Las causas más comunes de rigidez en el cuello incluyen:

Esguinces y distensiones leves

Dormir en una posición incómoda puede causar rigidez en el cuello.

Un cuello rígido a menudo es el resultado de una lesión o distensión leve, posiblemente debido a:

  • durmiendo torpemente
  • sentarse o encorvarse durante períodos prolongados, como en un escritorio
  • mirar hacia abajo a un objeto (como un teléfono celular) repetidamente
  • sufrir una lesión deportiva
  • experimentando una caída
  • tener músculos tensos debido al estrés

Latigazo

Las lesiones más graves en el cuello pueden provocar un latigazo cervical. Las personas a menudo experimentan latigazo cervical durante accidentes automovilísticos que hacen que la cabeza se mueva repentinamente hacia adelante y hacia atrás.

El latigazo cervical es una lesión de los músculos, huesos, ligamentos, nervios del cuello o todos estos. Provoca dolor y rigidez en el cuello.

Otros síntomas del latigazo cervical incluyen:

  • un dolor de cabeza
  • mareo
  • dolor de espalda o de hombro
  • una sensación de picazón o ardor en el área del cuello
  • pérdida de memoria o dificultad para concentrarse

Artritis

La espondilosis cervical, o artritis del cuello, también puede causar dolor y rigidez en el cuello, que pueden mejorar al acostarse.

El dolor puede empeorar cuando una persona permanece en la misma posición durante un período prolongado, como cuando conduce o se sienta frente a una computadora. Otros síntomas de la espondilosis cervical incluyen:

  • dolores de cabeza
  • entumecimiento en los brazos o las manos
  • problemas para caminar, problemas de equilibrio o ambos
  • debilidad en los brazos o piernas

Un médico puede diagnosticar la espondilosis cervical con la ayuda de ciertas pruebas, como una radiografía, una resonancia magnética y un análisis de sangre.

Meningitis

A veces, una rigidez en el cuello es un síntoma de meningitis, que puede ser grave. La meningitis es una inflamación de las meninges, que cubren el cerebro y la médula espinal.

Un virus, una bacteria o un hongo pueden causar meningitis. La meningitis viral puede mejorar por sí sola, pero la meningitis bacteriana y fúngica puede poner en peligro la vida. Algunos síntomas de la meningitis incluyen:

  • fiebre repentina, generalmente con dolor de cabeza, rigidez en el cuello o ambos
  • náusea
  • vomitando
  • sensibilidad a la luz
  • confusión, irritabilidad o ambos
  • incapacidad para despertar del sueño

Una persona debe buscar atención médica inmediata si aparecen estos síntomas.

Tratamientos para la rigidez de cuello

La mejor forma de aliviar la rigidez de cuello depende de la causa. Cuando la rigidez es menor, algunos de los siguientes tratamientos caseros pueden ayudar:

Aplicar hielo

La aplicación de una bolsa de hielo puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor entumecido.

El uso de una bolsa de hielo puede ayudar a aliviar la inflamación y la hinchazón después de un esfuerzo leve. El hielo puede tener un efecto adormecedor, aliviando temporalmente cualquier dolor.

Este tratamiento suele ser más eficaz dentro de las primeras 48 horas de una lesión, cuando suele haber una inflamación más significativa.

Use una bolsa de hielo de primeros auxilios o cubra una bolsa de hielo o guisantes congelados con un paño para evitar la congelación. Aplique el hielo hasta por 20 minutos a la vez, tomando descansos de 20 a 30 minutos.

Aplicar calor

Algunas personas alternan el uso de hielo y calor en una distensión muscular. Usar almohadillas térmicas o tomar un baño caliente puede ayudar a relajar los músculos tensos y brindar alivio.

Tomar medicamentos de venta libre

Si la aplicación de hielo, calor o ambos no alivia el dolor de cuello rígido, puede ser útil tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE).

Algunos ejemplos incluyen ibuprofeno y naproxeno, que pueden reducir la hinchazón y aliviar el dolor. Si una persona tiene un problema de salud y está tomando otros medicamentos, debe consultar con un médico antes de usar AINE.

Extensión

Estire los músculos del cuello moviendo suave y lentamente la cabeza de lado a lado. Gire los hombros hacia adelante y hacia atrás. Deténgase si los estiramientos le causan dolor.

Comprobación del entorno del sueño

A veces, un colchón que es demasiado firme o que no brinda suficiente apoyo puede causar dolor de cuello. Una almohada de tamaño o firmeza incorrectos también puede causar rigidez en el cuello.

La cabeza, el cuello y la espalda deben estar alineados durante el sueño. Las almohadas que usa una persona deben adaptarse a su posición para dormir.

Una almohada más firme y más grande puede funcionar bien para quienes duermen de lado. Las personas que duermen boca arriba pueden necesitar una almohada más plana que apoye la cabeza y el cuello sin forzarlos a colocarse hacia adelante.

Prestando atención a la postura

El encorvarse puede tirar gradualmente de los músculos del cuello y causar rigidez y dolor. Una persona debe concentrarse en mantener los hombros, el cuello y la espalda en línea recta durante todo el día. Usar un dispositivo para corregir la postura puede ayudar, al igual que configurar recordatorios y alarmas en un teléfono celular o computadora.

Ver a un dentista

La rigidez continua en el cuello acompañada de dolor de cabeza o de mandíbula al despertar puede ser un signo de rechinar los dientes durante la noche o bruxismo. Un dentista puede revisar los dientes en busca de signos de desgaste por rechinar y puede observar la alineación de la mandíbula.

Algunas personas usan un protector de dientes hecho a medida por la noche para proteger los dientes de daños mayores. Esto también puede aliviar la presión sobre los músculos de la mandíbula y el cuello.

Recibir un masaje

Un masajista autorizado puede ayudar a aliviar los músculos tensos y doloridos. Aunque la investigación aún no ha demostrado que el masaje sea efectivo, un estudio de 2014 encontró que el masaje sí mejoraba el dolor en las personas con artritis de cuello.

Otras investigaciones publicadas en la revista Terapias complementarias en la práctica clínica descubrió que recibir un masaje profesional puede ayudar a aliviar el estrés, que indirectamente puede ayudar con la rigidez en el cuello.

Manejando el estrés

No hay forma de evitar completamente el estrés. Sin embargo, aprender a manejarlo puede reducir la tensión en el cuello.

Las personas con altos niveles de estrés crónico pueden querer hablar con un profesional de la salud sobre formas saludables de manejar el estrés.

Prevención

Mirar un teléfono durante demasiado tiempo puede causar tensión en los ojos y el cuello.

Algunas de las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir la rigidez del cuello:

  • Use un auricular para hablar por teléfono. Evite sostener el teléfono entre el hombro y la oreja.
  • Trate de no mirar hacia abajo a un teléfono celular o tableta durante períodos prolongados. Mantenga el dispositivo al nivel de los ojos siempre que sea posible y tome descansos frecuentes.
  • Utilice la ergonomía adecuada en el trabajo. Esto puede incluir mantener la pantalla al nivel de los ojos, mantener los pies apoyados en el piso y asegurarse de que los brazos estén apoyados. Además, concéntrese en mantener la cabeza directamente sobre el cuello sin estirarla hacia adelante.
  • Tenga cuidado al llevar bolsas. Llevar un bolso o maletín pesado puede ejercer presión sobre el hombro y tensar los músculos del cuello. Utilice bolsas con ruedas o mochilas siempre que sea posible.
  • Tomar descansos. Sentarse o conducir durante períodos prolongados puede dañar el cuello. Levántese, camine y estírese al menos una vez por hora.
  • Invierta en un colchón y una almohada de alta calidad que brinden la cantidad correcta de soporte.
  • Participe regularmente en actividades para aliviar el estrés. Algunos ejemplos incluyen escuchar música relajante, tomar baños, practicar la meditación o la respiración profunda y disfrutar de una clase o actividad favorita.
  • Consulte a un proveedor de atención médica según lo recomendado. Hable con ellos sobre el dolor, los niveles de estrés, la calidad del sueño y el bienestar general.
  • Hacer ejercicio regularmente. Mover el cuerpo puede ayudar a aliviar la tensión y la rigidez de los músculos. El ejercicio también es un calmante natural para el estrés. Las actividades de bajo impacto como caminar, nadar, andar en bicicleta o hacer yoga pueden resultar útiles.

Cuando ver a un doctor

Un cuello rígido generalmente no es motivo de alarma. Sin embargo, consulte a un médico si:

  • La rigidez se acompaña de otros síntomas, como fiebre, dolor de cabeza o irritabilidad.
  • La rigidez no desaparece en unos pocos días y después de probar tratamientos caseros como AINE y estiramientos suaves.
  • El dolor es severo.

Resumen

La rigidez de cuello es un problema común que una persona generalmente puede tratar con remedios caseros y estrategias de prevención. Por lo general, es el resultado de lesiones causadas por latigazo cervical, dormir mal, tener una mala postura o estrés.

El dolor de cuello no suele ser un signo de un problema más grave. Sin embargo, no lo ignore si aparece de repente y acompaña a otros síntomas.

none:  psicología - psiquiatría personas mayores - envejecimiento depresión