Que saber sobre hemorroides sangrantes

Las hemorroides son vasos sanguíneos inflamados dentro y alrededor del ano y el recto. Muchas personas no se dan cuenta de que tienen hemorroides hasta que sangran, se sienten incómodas o comienzan a causar dolor.

Según la Sociedad Estadounidense de Cirujanos de Colon y Recto, alrededor del 5% de las personas con hemorroides experimentan síntomas, como dolor, malestar y sangrado.

Un pequeño número de estas personas puede requerir tratamiento quirúrgico. Sin embargo, las personas generalmente pueden tratar las hemorroides en casa.

En este artículo, cubrimos los síntomas de hemorroides sangrantes. También proporcionamos información sobre remedios caseros, tratamientos médicos y cuándo consultar a un médico.

Síntomas


Las hemorroides sangrantes pueden formar un bulto alrededor del ano que una persona puede sentir mientras se limpia.

Las hemorroides sangrantes generalmente ocurren después de una evacuación intestinal.

Una persona puede ver rastros o vetas de sangre en el tejido después de limpiarse. A veces, pueden verse pequeñas cantidades de sangre en la taza del inodoro o en las heces.

La sangre de las hemorroides sangrantes suele ser de color rojo brillante. Las personas deben notificar a un médico si la sangre que ven es más oscura, ya que esto puede indicar un problema más arriba en el tracto gastrointestinal.

Otros síntomas de hemorroides incluyen:

  • sentir un bulto o bulto alrededor del ano mientras se limpia
  • sensación de que las heces se atascan dentro del ano durante o después de una evacuación intestinal
  • dificultad para limpiar después de una evacuación intestinal
  • picazón alrededor del ano
  • irritación alrededor del ano
  • secreción mucosa del ano
  • una sensación de presión alrededor del ano

A veces, se puede desarrollar un coágulo de sangre dentro de la hemorroide. A esto se le llama hemorroide trombosada.

A medida que se hincha una hemorroide trombosada, la presión de los tejidos circundantes puede hacer que se rompa y sangre.

La sangre de una hemorroide trombosada tiende a ser oscura y coagulada. Suelen ser muy dolorosos y, por lo general, requieren tratamiento.

Remedios caseros


Un baño tibio puede ayudar a aliviar el dolor y la irritación de las hemorroides.

No todas las hemorroides sangrantes requieren tratamiento médico.

Si una persona pierde solo una pequeña cantidad de sangre y sus síntomas son leves, es posible que pueda tratar las hemorroides en casa.

Algunos remedios caseros incluyen:

  • Tomar bañera o baños de asiento: Un baño de asiento es una pequeña bañera de plástico que se coloca sobre el asiento del inodoro. Una persona llena el baño con agua tibia y se sienta en él durante unos 10 minutos, dos o tres veces al día. Esto puede ayudar a aliviar el dolor y la irritación de las hemorroides.
  • Aplicación de hielo: la aplicación de compresas de hielo cubiertas de tela en las áreas inflamadas durante 10 minutos a la vez puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación de las hemorroides.
  • No retrasar las evacuaciones intestinales: una persona debe tratar de no retrasar la evacuación intestinal cuando tiene ganas de ir. Esperar puede dificultar la evacuación de las heces y es más probable que irriten las hemorroides.
  • Aplicación de cremas para hemorroides de venta libre: estas cremas generalmente contienen esteroides que reducen la inflamación de las hemorroides.
  • Aumento de la ingesta de fibra y agua: esto suaviza las heces y facilita su evacuación. Menos esfuerzo durante las deposiciones le da a las hemorroides la oportunidad de sanar.

Cuando ver a un doctor

Según un artículo de la revista Clínicas en Cirugía de Colon y Recto, las hemorroides son la razón más común por la que las personas buscan ayuda de cirujanos de colon y recto.

Los signos y síntomas que una persona debe consultar a su médico lo antes posible incluyen:

  • dolor constante de hemorroides
  • sangrado constante de las hemorroides
  • notar más de unas pocas gotas de sangre en la taza del inodoro
  • un bulto azulado en el ano, lo que indica que es probable que la hemorroide esté trombosada

Una persona debe consultar a un médico lo antes posible si sospecha que tiene una hemorroide trombosada. Sin tratamiento, las hemorroides trombosadas pueden comprimir y dañar los vasos sanguíneos en los tejidos sanos circundantes.

Según un artículo de la revista Clínicas en Cirugía de Colon y Recto, lo ideal es que un cirujano extirpe una hemorroide trombosada dentro de las 48 a 72 horas posteriores a la aparición de los primeros síntomas.

Tratamientos médicos

Los tratamientos médicos para hemorroides sangrantes dependen de la gravedad de los síntomas y de si la hemorroide es interna o externa.

Las hemorroides internas se forman dentro del recto. Las hemorroides externas se forman debajo de la piel alrededor del ano.

Las opciones de tratamiento para las hemorroides internas incluyen:

  • Fotocoagulación infrarroja: este procedimiento en el consultorio utiliza un láser para dañar el tejido hemorroidal, lo que hace que se encoja y se desprenda.
  • Ligadura con banda de goma: este tratamiento implica colocar una pequeña banda en la base de una hemorroide interna para cortar su suministro de sangre. La hemorroide suele desaparecer entre cinco y siete días después.
  • Escleroterapia: este tratamiento consiste en inyectar productos químicos en la hemorroide para reducir su tamaño. Este tratamiento solo es adecuado para hemorroides leves.

Las opciones de tratamiento para las hemorroides externas incluyen:

  • Eliminación en el consultorio: a veces, un médico puede eliminar una hemorroide en su consultorio. Esto implica adormecer el área con un anestésico local y luego cortar la hemorroide.
  • Hemorroidectomía: este método quirúrgico para la extirpación de hemorroides suele ser para hemorroides graves, grandes o recurrentes. Es más invasivo que la remoción en el consultorio. Algunas cirugías pueden requerir anestesia general.

Obtenga más información sobre las cirugías de hemorroides aquí.

Las personas pueden preguntarle a su proveedor de atención médica sobre las diversas opciones de tratamiento disponibles para ellos.

Prevención


El ejercicio regular puede ayudar a prevenir las hemorroides.

Las hemorroides son a menudo el resultado de un esfuerzo excesivo durante una evacuación intestinal.

Por lo tanto, un médico puede recomendar los siguientes consejos para facilitar las deposiciones y prevenir las hemorroides:

  • Aumente gradualmente la ingesta de cereales integrales, frutas, verduras y otras fuentes de fibra dietética: las personas pueden intentar agregar una porción de fibra por día hasta alcanzar una ingesta diaria de fibra de 20 a 35 gramos. Esto ayuda a regular los movimientos intestinales.
  • Tome un suplemento de fibra una o dos veces al día: una persona siempre debe consultar con su médico para asegurarse de que un suplemento de fibra no interfiera con otros medicamentos.
  • Beba entre ocho y 10 vasos de agua al día: los intestinos llevan agua a las heces, lo que facilita su evacuación.
  • Ejercicio: imita un movimiento intestinal llamado peristaltismo, que ayuda a mover las heces a través de los intestinos.
  • Evite levantar objetos pesados: levantar objetos pesados ​​provoca una tensión adicional en la pelvis, lo que hace que los vasos sanguíneos se estiren y la sangre se acumule. Por lo tanto, el levantamiento puede aumentar el riesgo de hemorroides.

Resumen

Las hemorroides sangrantes pueden ser preocupantes, pero no siempre son dolorosas y no siempre requieren intervención médica.

Adoptar una dieta saludable y beber mucha agua puede ayudar a reducir los síntomas de hemorroides sangrantes.

Una persona debe consultar a su médico si el dolor o el sangrado empeoran, o si sospecha que tiene una hemorroide trombosada. Un médico podrá recomendar opciones de tratamiento adecuadas.

Lea el artículo en español.

none:  linfoma dispositivos médicos - diagnóstico cuidadores - atención domiciliaria