Qué saber sobre los cálculos renales

Los cálculos renales se desarrollan cuando los minerales disueltos se acumulan dentro de los riñones. Un bajo consumo de líquidos, factores dietéticos y el historial médico de una persona pueden contribuir a su desarrollo.

Los cálculos renales pueden ser pequeños y pasar desapercibidos a través del tracto urinario, pero algunos crecen hasta el tamaño de una pelota de golf. Los cálculos más grandes pueden causar un dolor intenso al salir del cuerpo.

Sin tratamiento, los cálculos renales pueden provocar problemas urinarios, infecciones y daño renal.

Los cálculos renales son un problema común en los Estados Unidos y la incidencia parece estar aumentando. Los factores dietéticos y el cambio climático pueden contribuir a este aumento, según un estudio.

En este artículo, analizamos cómo reconocer los cálculos renales y explicamos qué hacer si ocurren.

Síntomas

choicegraphx / Getty Images

Los cálculos renales no siempre causan síntomas.Una persona puede expulsar cálculos muy pequeños del cuerpo en la orina sin darse cuenta de ellos.

Cuando aparecen los síntomas, comúnmente incluyen:

  • dolor en la ingle, el costado del abdomen o ambos
  • sangre en la orina
  • vómitos y náuseas
  • una infección del tracto urinario (ITU)
  • fiebre y escalofríos, si hay una infección
  • una mayor necesidad de orinar

Si los cálculos renales bloquean el paso de la orina, puede producirse una infección renal. Los síntomas incluyen:

  • fiebre y escalofríos
  • debilidad y fatiga
  • Diarrea
  • orina turbia y maloliente

Si una persona tiene alguno de estos síntomas, debe buscar ayuda médica de inmediato.

Obtenga más información sobre los primeros signos y síntomas de los cálculos renales.

Complicaciones

Cuando los cálculos renales permanecen dentro del cuerpo, pueden desarrollarse complicaciones.

Si bloquean el tubo que conecta el riñón con la vejiga, la orina no podrá salir del cuerpo. Esta disfunción aumenta el riesgo de una infección urinaria o de los riñones.

Si los cálculos renales recurrentes causan bloqueos en el sistema urinario, esto puede aumentar el riesgo de enfermedad renal crónica.

Aproximadamente el 50% de las personas que han tenido un cálculo renal desarrollan otro dentro de los 5 a 7 años.

Causas

Hay cuatro tipos diferentes de cálculos: calcio, ácido úrico, estruvita y cistina.

Los cálculos de calcio se forman cuando los riñones retienen el exceso de calcio que los músculos y los huesos no usan, en lugar de eliminarlo del cuerpo. El calcio se combina con otros productos de desecho para formar cristales, como el oxalato de calcio, que se agrupan para formar una piedra.

Los cálculos de ácido úrico son el resultado de la falta de agua en el cuerpo. La orina contiene ácido úrico. Cuando no hay suficiente agua para diluir el ácido úrico, la orina se vuelve más ácida.

Los cálculos de estruvita se pueden formar después de una UTI. Constan de magnesio y amoniaco.

Los cálculos de cistina se desarrollan cuando la cistina, una sustancia presente en los músculos, se acumula en la orina. Estos son raros.

La Asociación Americana de Urología dice que las personas que son susceptibles a los cálculos renales deben consumir suficiente líquido para producir 2.5 litros (l), o alrededor de 85 onzas (oz) de orina cada día. En promedio, esto significa consumir cerca de 3 l, o alrededor de 100 oz, de líquido al día. No es necesario que todo esto provenga del agua.

Factores de riesgo

Además de la deshidratación, los factores que aumentan el riesgo de cálculos renales incluyen:

  • antecedentes familiares o personales de cálculos renales
  • tener 40 años o más, aunque a veces pueden afectar a los niños
  • sexo, ya que son más comunes en hombres que en mujeres
  • una dieta rica en proteínas y sodio
  • un estilo de vida sedentario
  • obesidad
  • diabetes
  • Alta presión sanguínea
  • el embarazo
  • cirugía reciente en el sistema digestivo
  • condiciones de salud que afectan la forma en que el cuerpo absorbe el calcio, como la enfermedad inflamatoria intestinal y la diarrea crónica

Varios medicamentos, como alopurinol (Zyloprim) y topiramato (Topamax), también pueden aumentar el riesgo. Las personas deben consultar con su médico si tienen inquietudes sobre algún medicamento que estén tomando.

Diagnóstico

Varias pruebas pueden mostrar si hay un cálculo renal.

  • Un examen físico puede identificar los riñones como la fuente del dolor.
  • El análisis de orina puede revelar sangre en la orina o signos de una infección.
  • Los análisis de sangre pueden ayudar a identificar complicaciones.
  • Las pruebas de imagen, como una tomografía computarizada o una ecografía, revelarán cualquier cambio estructural.

Las pruebas por imágenes pueden ayudar a los médicos a determinar:

  • si hay una piedra presente
  • el tamaño y la ubicación de las piedras
  • si hay bloqueos
  • la condición del tracto urinario
  • si las complicaciones han afectado a otros órganos

Durante el embarazo, es preferible una ecografía a una tomografía computarizada, ya que no implica radiación.

Aquí, descubra cómo se ven los cálculos renales.

Tratamiento

El tratamiento se centrará en controlar los síntomas y eliminar el cálculo. Hay varias maneras de hacer esto.

El tratamiento puede involucrar:

  • una alta ingesta de líquidos por vía oral o intravenosa
  • medicación para aliviar el dolor
  • medicamentos para ayudar a acelerar el paso de los cálculos

¿Cuánto tardan en desaparecer los cálculos renales?

Piedras grandes

Los cálculos grandes pueden necesitar otros tipos de intervención, como litotricia por ondas de choque (LEOC), ureteroscopia o nefrolitotomía percutánea (NLPC).

La LEOC implica el uso de ondas de ultrasonido para romper el cálculo en pedazos más pequeños y facilitar su paso.

Si un médico opta por usar la ureteroscopia, pasará un tubo largo y delgado a través de la uretra de la persona hasta el uréter, que conecta la vejiga y el riñón. Luego usarán energía láser para romper la piedra.

La PCNL implica pasar un instrumento largo y delgado a través de la espalda hasta el riñón, donde puede romper o eliminar el cálculo utilizando energía láser. Este procedimiento requiere anestesia general.

Puede haber riesgo de complicaciones, como una infección, después de extraer un cálculo renal grande. Un médico debe explicar las posibles complicaciones de antemano para que, si se presentan, una persona pueda reconocer los signos.

Remedios caseros

Una persona generalmente puede tratar los cálculos renales pequeños en casa.

Un médico puede recomendar:

  • beber mucho líquido y esperar a que pase el cálculo
  • usar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y las náuseas
  • tomar alfabloqueantes para ayudar a que el cálculo pase más rápidamente
  • evitando la sal y los refrescos

Pueden recomendarle a la persona que continúe bebiendo mucho líquido después de que los cálculos hayan desaparecido para evitar que se formen nuevos.

Dieta y remedios naturales

Algunos alimentos pueden beneficiar la salud renal y ayudar a reducir el riesgo de cálculos renales.

Hierbas y especias

Las pautas del American Family Physician (AFP) señalan que las personas han usado durante mucho tiempo remedios a base de hierbas para los cálculos renales. Sin embargo, existe incertidumbre con respecto a su seguridad, efectividad y posibles interacciones con otros medicamentos.

Sin embargo, la AFP agrega que:

  • Los fitonutrientes en el té verde, las bayas y la cúrcuma pueden ayudar a prevenir infecciones.
  • el perejil puede aumentar la producción de orina
  • Agropyron repens (hierba de sofá) puede ayudar a eliminar el tracto urinario

Los defensores de los remedios naturales señalan que otros alimentos y suplementos que pueden ayudar a proteger los riñones incluyen:

  • albahaca
  • apio
  • manzanas
  • uvas
  • granadas
  • suplementos de vitamina B6
  • suplementos de piridoxina

Algunas investigaciones sugieren que la deficiencia de vitamina D es común entre las personas con cálculos renales, pero no hay suficiente evidencia para demostrar que los suplementos de vitamina D sean seguros o efectivos para prevenir los cálculos.

¿Ayudan los frijoles?

Algunas personas beben caldo de frijoles para ayudar a eliminar los cálculos.

Las personas pueden preparar el caldo hirviendo las vainas dentro de los frijoles durante aproximadamente 6 horas y luego colando. Una vez que el líquido se ha enfriado, pueden consumir un poco cada 2 horas durante 1 a 2 días.

Sin embargo, es importante señalar que no existe evidencia científica que confirme que esto sea efectivo.

Comidas que se deben evitar

Limitar los alimentos que contienen las siguientes sustancias puede ayudar a prevenir el desarrollo de cálculos:

  • proteína
  • oxalato
  • sal de sodio)
  • azúcar, como jarabe de maíz con alto contenido de fructosa
  • suplementos de vitamina C

El oxalato está presente en muchos alimentos comunes, como:

  • nueces
  • ruibarbo
  • remolacha
  • miso
  • tahini
  • Acelga

Sin embargo, las personas no deben evitar por completo los alimentos que contienen oxalatos, calcio y proteínas, ya que pueden tener otros beneficios nutricionales.

Obtenga más información sobre la dieta para los cálculos renales.

Prevención

Los cálculos renales no siempre se pueden prevenir, pero los expertos recomiendan que las personas reduzcan el riesgo general al:

  • beber al menos 2 l de agua al día
  • siguiendo una dieta saludable
  • haciendo ejercicio regularmente

Para aquellos con un mayor riesgo de desarrollar cálculos renales, un médico puede hacer recomendaciones dietéticas o recetar medicamentos.

Obtenga más consejos sobre cómo prevenir los cálculos renales.

Quitar

Los cálculos renales son un problema común. No beber suficiente líquido es un factor causal importante, pero los hábitos alimentarios, la obesidad y un estilo de vida sedentario pueden contribuir.

Cualquier persona que tenga síntomas de cálculos renales, infección urinaria o infección renal debe buscar consejo médico para evitar que se desarrollen complicaciones.

none:  mri - mascota - ultrasonido cáncer de pulmón dermatitis atópica - eccema