Qué saber sobre el síncope vasovagal

El término síncope vasovagal describe el desmayo que ocurre en respuesta a una caída repentina de la frecuencia cardíaca o la presión arterial. La falta resultante de sangre y oxígeno en el cerebro es lo que hace que una persona se desmaye.

Los médicos a veces se refieren al síncope vasovagal (VVS) como síncope neurocardiogénico o síncope reflejo. Esta condición generalmente ocurre cuando el cuerpo reacciona de forma exagerada a un estímulo que induce un estado de miedo o angustia emocional.

Otras causas pueden incluir dolor intenso, agotamiento o cambios repentinos en la postura corporal. Algunas personas tienen predisposición a estos episodios debido a un problema de salud que afecta la presión arterial o el corazón.

Aunque una persona a veces puede sufrir lesiones como resultado de desmayarse, el VVS generalmente es inofensivo. Sin embargo, es necesario un diagnóstico médico para descartar afecciones médicas más graves.

En este artículo, describimos algunos síntomas y causas comunes del síncope vasovagal. También cubrimos las opciones de tratamiento disponibles y brindamos consejos sobre cómo prevenir episodios de desmayos.

Síntomas

El aturdimiento, los mareos y la debilidad pueden ser signos de que una persona se va a desmayar.

Algunas personas que experimentan VVS no notan ninguna señal de advertencia antes de desmayarse. Otros pueden presentar síntomas como:

  • debilidad
  • apariencia gris o pálida
  • sensación de calidez
  • piel sudorosa o húmeda
  • aturdimiento
  • mareo
  • visión borrosa
  • visión de túnel

Las personas que experimentan estos síntomas antes de desmayarse deben acostarse en un lugar seguro. Acostarse ayudará al cuerpo a mantener un flujo sanguíneo adecuado al cerebro, lo que puede prevenir los desmayos. También minimizará el riesgo de caída o lesión en caso de desmayo.

Una persona que se ha desmayado puede sentirse cansada, mareada o con náuseas cuando se recupera.

Causas

El VVS ocurre cuando los nervios que regulan la frecuencia cardíaca y la constricción de los vasos sanguíneos pierden temporalmente parte de su regulación normal.

Las fallas generalmente ocurren cuando un estímulo, como el miedo, o un cambio brusco en la postura corporal hace que los vasos sanguíneos se ensanchen repentinamente. Este ensanchamiento conduce a una caída repentina de la presión arterial y la consiguiente falta de sangre y oxígeno al cerebro. Esta falta de oxígeno es lo que provoca los desmayos.

Las personas pueden experimentar VVS por diferentes razones. Algunos desencadenantes comunes incluyen:

  • miedo
  • la vista de sangre o sangre
  • sacar sangre
  • de pie durante mucho tiempo
  • cambios repentinos de postura
  • esfuerzo, como durante las evacuaciones intestinales dolor severo
  • ejercicio intenso
  • exposición al calor

Que hacer despues de desmayarse

Una persona que ha experimentado VVS puede sentirse cansada, débil y con náuseas cuando se recupera. Es importante que descansen antes de levantarse y continuar con su día.

En algunos casos, es posible que las personas deban buscar atención médica de emergencia después de un episodio de desmayo. Generalmente, la atención médica solo es necesaria para las personas que experimentan los siguientes escenarios y síntomas:

  • desmayo durante el embarazo
  • caer desde una altura significativa
  • sufrir una lesión en la cabeza u otra lesión grave
  • pérdida de consciencia
  • dolor de pecho o dificultad para respirar
  • confusión, dificultad para hablar o problemas de visión o audición
  • movimientos involuntarios del cuerpo

Cuando ver a un doctor

Las personas que han experimentado previamente VVS deben hablar con su médico si experimentan nuevos desencadenantes o síntomas.

Las personas también deben consultar a un médico si experimentan desmayos por primera vez. Sin embargo, no siempre es posible diagnosticar VVS a partir de un solo episodio de desmayo.

Algunos tipos de síncope pueden ocurrir como resultado de una afección médica subyacente que requiere tratamiento. Ejemplos de tales condiciones incluyen:

  • diabetes
  • enfermedad del corazón
  • Enfermedad de Parkinson
  • enfermedad pulmonar

Diagnóstico

Por lo general, los médicos comenzarán un diagnóstico de VVS con una revisión del historial médico de la persona y cualquier otro síntoma. También realizarán un examen físico. Como parte de este examen, el médico tomará lecturas de la presión arterial mientras la persona está de pie, sentada y acostada.

Un médico también puede intentar descartar causas alternativas de desmayo mediante una o más pruebas. Ejemplos de tales pruebas incluyen:

  • Electrocardiograma (EKG), que mide la actividad eléctrica en el corazón.
  • Ecocardiograma, que evalúa el movimiento del corazón y el flujo sanguíneo a través del corazón.
  • Prueba de esfuerzo con ejercicio para evaluar la función cardíaca en respuesta al ejercicio.
  • Prueba de mesa inclinada, en la que el médico asegurará a una persona a una mesa acolchada que se inclina en diferentes ángulos. Varios monitores detectan y registran la actividad cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno, mientras que la mesa coloca a la persona en diferentes ángulos.

Tratamiento

El VVS no suele requerir tratamiento. Sin embargo, a veces una persona puede tardar en recuperar el conocimiento después de un episodio de desmayo. Un transeúnte puede intervenir colocando a la persona boca arriba y levantando las piernas en el aire. Hacer esto puede ayudar a restaurar el flujo sanguíneo al cerebro, ayudando así a la persona a recuperar el conocimiento.

Según una revisión de 2016, existen opciones de tratamiento limitadas para las personas con VVS. Los médicos aconsejan a las personas con esta afección que eviten los desencadenantes conocidos de desmayos y tomen precauciones para evitar lesiones cuando comiencen los signos de desmayos inminentes.

Por lo general, los medicamentos no son necesarios para VVS. Sin embargo, en algunas circunstancias, los siguientes medicamentos pueden ser efectivos para reducir la frecuencia de episodios de VVS:

  • Agonistas adrenérgicos alfa-1: estos medicamentos ayudan a elevar la presión arterial.
  • Fludrocortisona: un tipo de corticosteroide que puede ayudar a mantener la presión arterial al aumentar los niveles de sodio y líquidos en el cuerpo.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): medicamentos antidepresivos que pueden ayudar a moderar la respuesta del sistema nervioso.

Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar la efectividad de estos y otros tratamientos médicos para VVS.

Consejos de prevención

El VVS no siempre se puede prevenir por completo. Sin embargo, una persona puede reducir la cantidad de episodios de desmayos que experimenta.

El médico de una persona puede proporcionar las siguientes recomendaciones para prevenir el VVS y las complicaciones asociadas:

  • identificar y evitar situaciones que desencadenan episodios de desmayo
  • participar en ejercicio moderado
  • beber muchos líquidos para mantener el volumen de sangre
  • consumir una dieta rica en sal
  • usando medias de compresión
  • suspender los medicamentos que reducen la presión arterial
  • sentarse o acostarse inmediatamente cuando se siente débil

Al igual que con los medicamentos recetados, estos enfoques de estilo de vida preventivos pueden funcionar para algunas personas y no para otras. Varios factores, como la presión arterial y la función cardíaca de la persona, pueden determinar la efectividad de estos enfoques.

Resumen

El síncope vasovagal se refiere a un desmayo que ocurre en respuesta a una caída repentina de la frecuencia cardíaca o la presión arterial.

El síncope vasovagal no suele ser peligroso. Sin embargo, las personas deben buscar atención médica si se desmayan durante el embarazo, experimentan síntomas adicionales o se caen y se lesionan al desmayarse. Las personas también deben consultar a un médico si no están seguras de la causa del desmayo.

No existen tratamientos estándar para el síncope vasovagal. En cambio, el tratamiento generalmente implica realizar ciertos cambios en la dieta y el estilo de vida, así como evitar posibles desencadenantes de desmayos.

none:  artritis psoriásica infección del tracto urinario medicina deportiva - fitness