Lo que debes saber sobre los cálculos de amígdalas

Los cálculos de amígdalas se forman cuando restos, como alimentos, células muertas y otras sustancias, quedan atrapados en las amígdalas.

Los escombros se endurecen y forman piedras de amígdalas. A veces llamados cálculos de amígdalas o amigdalolitos, los cálculos de amígdalas a veces pueden irritar las amígdalas y la garganta.

Aparecen como una masa dura blanca o amarillenta, que varían en tamaño desde muy pequeñas hasta muy grandes. El amigdalolito más grande registrado, de 14,5 centímetros (cm), se registró en 1936.

Es posible que las personas con cálculos de amígdalas no sepan qué son. Los cálculos de amígdalas pueden convertirse en un hogar para las bacterias y pueden tener un olor desagradable.

Las amígdalas son dos pequeños montículos de tejido que se encuentran en la parte posterior de la garganta, uno a cada lado.

Ayudan a combatir las infecciones que entran por la boca. Atrapan bacterias, virus y otros invasores extraños y luego "enseñan" al sistema inmunológico cómo combatir estos gérmenes.

Causas

Un cálculo de amígdalas puede parecerse a una pequeña roca: crédito de imagen amigdalito

Los cálculos de amígdalas se desarrollan cuando las bacterias y otros desechos quedan atrapados en pequeñas grietas en las amígdalas.

Debido a que las amigdalectomías son menos comunes ahora que antes, más personas tienen amígdalas y, por lo tanto, más personas son vulnerables a los cálculos de amígdalas.

La extirpación de las amígdalas para prevenir la amigdalitis solía ser un procedimiento muy común.

Ahora las amigdalectomías se consideran un tratamiento de último recurso.

Síntomas

Muchas personas con cálculos de amígdalas no presentan síntomas.

Si se presentan síntomas, estos incluyen:

  • un muy mal olor cuando aparecen las piedras, porque las piedras de las amígdalas son un hogar para las bacterias anaeróbicas, que producen sulfuros malolientes
  • una sensación de que algo está atascado en la boca o en la parte posterior de la garganta
  • presión o dolor en los oídos

Los cálculos de las amígdalas pueden verse como pequeñas motas blancas o amarillas en la parte posterior de la garganta. Puede verse una piedra grande. Algunos son lo suficientemente grandes como para sobresalir de las amígdalas, asemejándose a pequeñas rocas atrapadas en la boca.

Complicaciones

Los cálculos de amígdalas son en su mayoría inofensivos, incluso cuando causan malestar.

Sin embargo, pueden indicar problemas con la higiene bucal. Las personas que no se cepillan los dientes o usan hilo dental con regularidad son más vulnerables a los cálculos de amígdalas. Las bacterias que causan los cálculos de las amígdalas también pueden causar caries, enfermedad de las encías e infecciones orales.

Ocasionalmente, los cálculos de amígdalas pueden convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias. Un estudio ha encontrado que los cálculos de las amígdalas son similares a la placa dental que causa caries y enfermedades de las encías.

Tratamiento

Los cálculos de amígdalas generalmente se pueden tratar en casa. A menudo se desprenden durante las gárgaras vigorosas.

Sin embargo, si ve cálculos de amígdalas en la parte posterior de la garganta pero no tiene ningún síntoma, no es necesario que intente extraerlos.

Las personas pueden usar un hisopo de algodón para aflojar el cálculo y presionar suavemente el tejido que lo rodea inmediatamente. Deben colocar el hisopo detrás de la piedra y empujar hacia adelante, empujando la piedra de las amígdalas hacia la parte delantera de la boca en lugar de hacia la garganta.

Tenga cuidado de no presionar demasiado, ya que corre el riesgo de lesionarse la parte posterior de la garganta. No use su dedo ni nada puntiagudo o afilado para tratar de quitar una piedra de amígdalas.

Si las piedras de las amígdalas duelen o dificultan la deglución, las personas pueden intentar hacer gárgaras con agua tibia con sal.

Un médico puede recomendar un tratamiento para eliminar los cálculos de las amígdalas.

Se debe consultar a un médico si:

  • una persona tiene síntomas de cálculos en las amígdalas, pero no se ven cálculos
  • No es posible quitar las piedras de las amígdalas en casa, o solo se puede quitar una parte de la piedra.
  • las amígdalas están rojas, hinchadas o dolorosas
  • el dolor se siente después de quitar una piedra de amígdalas en casa

El médico puede tratar los cálculos de amígdalas con rejuvenecimiento con láser.

Un proceso llamado criptólisis de amígdalas por coblación implica remodelar las amígdalas y reducir la cantidad de grietas en las que pueden crecer los cálculos de amígdalas.

El procedimiento se puede completar con anestesia local y los pacientes pueden reanudar una dieta y actividad normales después de una semana.

Sin embargo, los cálculos de las amígdalas pueden volver a crecer.

Eliminación

La única forma de prevenir permanentemente los cálculos de amígdalas es extirpar las amígdalas mediante amigdalectomía. Es posible, aunque muy raro, que las amígdalas vuelvan a crecer.

Una amigdalectomía es segura, pero puede causar dolor de garganta durante varios días después de la cirugía. Como todas las cirugías, la amigdalectomía conlleva algunos riesgos.

Estos incluyen sangrado, infección, dificultades respiratorias relacionadas con la hinchazón y, muy raramente, reacciones a la anestesia que ponen en peligro la vida.

Si los cálculos de amígdalas son solo una irritación menor, los riesgos y el estrés de la cirugía pueden superar los beneficios.

Prevención

Una buena higiene bucal puede ayudar a prevenir los cálculos de amígdalas.

Prevenir por completo el crecimiento de las piedras de las amígdalas es casi imposible. Para las personas que tienen amigdalitis crónica, una amigdalectomía puede ser la única forma de prevenir los cálculos de amígdalas.

Sin embargo, una buena higiene bucal, incluido el cepillado frecuente y el uso de hilo dental, puede ayudar. Irrigar las amígdalas y la boca con un rociador de agua puede eliminar los escombros y las bacterias, lo que reduce el riesgo de cálculos en las amígdalas.

Otras condiciones que afectan las amígdalas.

Varias otras afecciones pueden causar dolor en las amígdalas o cerca de ellas. Un médico puede ayudar a determinar qué causa los cálculos de amígdalas.

Otras afecciones que pueden imitar los síntomas de los cálculos de amígdalas incluyen:

  • Amigdalitis: si las amígdalas están rojas e inflamadas y es difícil de tragar, puede haber una infección en las amígdalas. La amigdalitis suele ir acompañada de fiebre.
  • Estreptococo de garganta: este es un tipo de amigdalitis que puede causar un dolor intenso en la garganta o en la parte posterior de la boca. Al igual que la amigdalitis, la faringitis estreptocócica a menudo causa fiebre.
  • Enfermedad de las encías y caries: el dolor en los dientes y las encías puede irradiarse a la mandíbula, el oído o incluso la garganta. Las infecciones no tratadas en los dientes y las encías pueden extenderse por la boca e incluso a otras áreas del cuerpo.
  • Cáncer de amígdalas: el cáncer de amígdalas, también conocido como linfoma de amígdalas, puede causar una llaga en la parte posterior de la boca que no sana. Otros síntomas incluyen dolor en los oídos y la garganta, dificultad para tragar y sangre en la boca.

Un otorrinolaringólogo, comúnmente conocido como médico de oído, nariz y garganta, puede tratar la mayoría de las afecciones de las amígdalas y la garganta.

none:  artritis psoriásica salud pública embarazo - obstetricia