Oído de nadador: lo que necesita saber

El oído de nadador es una infección que puede ocurrir después de pasar mucho tiempo en el agua o al aire libre bajo el viento y la lluvia. Afecta la piel que cubre el canal auditivo externo, que conduce al tímpano.

A pesar del nombre, el oído de nadador es más común en personas que no son nadadores, según la Universidad de Iowa. Las personas que pasan mucho tiempo al aire libre, como los agricultores, a menudo contraen la infección.

El nombre médico del oído de nadador es otitis externa difusa aguda.

Las bacterias pueden acumularse en el agua. Al nadar, en áreas de agua dulce, por ejemplo, algunos pueden entrar en el oído y permanecer durante mucho tiempo, especialmente si el agua queda atrapada por la cera.

El oído tiene formas de protegerse de las infecciones, pero funcionan mejor cuando el área está seca. Si el oído está húmedo, las bacterias pueden prosperar y provocar una infección.

Las infecciones por hongos también pueden ocurrir en el oído. Sin embargo, en el 98 por ciento de los casos en América del Norte, el oído de nadador es el resultado de la exposición a bacterias.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el oído de nadador es responsable de 2,4 millones de visitas de atención médica en los Estados Unidos cada año.

En la mayoría de los casos, un médico puede tratar fácilmente la infección y recibir tratamiento temprano puede prevenir complicaciones.

Síntomas

Hay tres tipos de otitis externas.

Oído de nadador (otitis externa aguda difusa)

El oído de nadador es una infección que puede ocurrir si el agua queda atrapada en el oído.

Este es el tipo más común de otitis externa. Puede durar hasta 3 semanas y afecta todo el canal auditivo.

Una erupción puede extenderse al oído externo y al tímpano.

Los signos y síntomas incluyen:

  • enrojecimiento e hinchazón en el oído externo y el canal auditivo
  • dolor en la zona
  • piel escamosa, que puede desprenderse, dentro y alrededor del canal auditivo
  • secreción acuosa o similar al pus, que puede oler mal
  • picazón e irritación dentro y alrededor del canal auditivo
  • sensibilidad al mover la oreja o la mandíbula
  • ganglios linfáticos o "glándulas" doloridos e inflamados en la garganta
  • algo de pérdida auditiva, si la hinchazón dentro del oído es significativa

Otros tipos de otitis externa

La otitis externa localizada aguda ocurre cuando un folículo piloso en el oído se infecta. Se puede formar una protuberancia dolorosa llena de pus, llamada furúnculo, en el canal auditivo. Esta infección es un tipo de furunculosis.

La otitis externa crónica puede resultar de una infección, alergias o una afección de la piel, como el eccema. Para justificar el diagnóstico, los síntomas deben persistir durante al menos 3 meses y pueden durar años.

Causas

El oído tiene varias formas de protegerse de las infecciones.

El cerumen, o cerumen, es producido por glándulas en el canal auditivo y realiza varias funciones.

Por ejemplo, cerumen:

  • forma una película delgada e impermeable sobre la piel del canal auditivo
  • contiene ácidos y propiedades antibacterianas, que combaten las bacterias
  • recoge los desechos, la piel muerta y la suciedad y los transporta fuera del oído, donde aparecen como un grupo ceroso en la abertura del canal auditivo

La forma del canal auditivo también es importante. Se inclina hacia abajo desde el oído medio hasta el exterior, de modo que el líquido pueda drenar.

La otitis externa puede desarrollarse cuando las defensas del canal auditivo no pueden hacer frente a una infección o una reacción alérgica.

Factores de riesgo

No solo los nadadores tienen este tipo de infección de oído. Trabajar al aire libre es un factor de riesgo.

Los siguientes factores aumentan la probabilidad de contraer la oreja de nadador:

  • nadar, especialmente en agua con altos niveles de bacterias
  • limpiar, pinchar, rascar o raspar el canal auditivo con un hisopo de algodón
  • usar un gorro de natación, usar un audífono o tener mucha cera en los oídos, que puede atrapar agua dentro del oído
  • tener una afección de la piel, como eccema, acné o psoriasis
  • tener un canal auditivo pequeño

Los niños son especialmente vulnerables al oído de nadador.

Sin embargo, no solo los nadadores tienen oído de nadador. Afecta comúnmente a los agricultores y otras personas que pasan mucho tiempo al aire libre.

Diagnóstico

El médico examinará el canal auditivo con un dispositivo de mano llamado otoscopio.

Ellos buscarán:

  • enrojecimiento
  • inflamación
  • piel escamosa o escamosa
  • daño al tímpano

También preguntarán sobre los siguientes aspectos de una persona:

  • historial médico
  • sintomas
  • experiencias recientes, incluida la natación y la inserción de cosas en el oído, como hisopos de algodón

Si hay una obstrucción, el médico puede usar una cureta de oído, un instrumento diminuto diseñado para raspar los desechos o un dispositivo de succión para limpiar el canal auditivo.

Si hay daño en el tímpano, el médico derivará al paciente a un especialista en oído, nariz y garganta, quien comprobará si la infección se originó en el oído medio.

Si los síntomas no mejoran, el médico puede analizar una muestra de desechos o secreción para obtener más información sobre el problema subyacente.

Si una persona mayor de 50 años ve a un médico con dolor de oído, es posible que el médico desee descartar una malignidad o arteritis temporal, una afección en la que las arterias se dañan o se inflaman.

Tratamiento

Un médico puede recetar gotas para los oídos para tratar una infección.

El tratamiento para el oído de nadador suele ser sencillo.

Las opciones incluyen:

Analgésicos: el acetaminofén (Tylenol), por ejemplo, puede aliviar las molestias.

Gotas para los oídos: las gotas recomendadas generalmente contienen un ácido astringente o ácido, un corticosteroide, un medicamento antibiótico, una preparación antimicótica o una combinación.

Microsucción: un especialista puede usar la succión para limpiar el oído, haciendo que las gotas sean más efectivas.

Mecha para la oreja: se trata de un tapón de gasa de algodón suave cubierto con medicamento, y un médico lo insertará en el canal auditivo. El objetivo es ayudar a que los medicamentos entren en la zona. Una persona debe reemplazar la mecha del oído cada 2 o 3 días.

Tratamiento para otros tipos de otitis externas.

Otitis externa crónica: si el problema subyacente es una alergia o un problema de la piel, un médico tratará esta afección primero.

Pueden indicarle a una persona que use gotas para los oídos durante 7 días, así como un aerosol. El aerosol contendrá ácido acético y las gotas contendrán un corticosteroide. Si esto no funciona, las gotas para los oídos antimicóticos pueden ayudar.

Otitis externa localizada aguda: la protuberancia llena de pus a menudo estallará y sanará en unos pocos días sin tratamiento.

Si los síntomas persisten por más de 1 semana, un médico puede recetar antibióticos. Si hay un dolor intenso, el médico puede drenar el grano para eliminar el pus. Los analgésicos también pueden ayudar.

Consejos

Las siguientes estrategias pueden ayudar a una persona a tratar todos los tipos de otitis externa.

Mantener el oído seco: use un gorro de ducha al bañarse y evite nadar hasta que la infección haya sanado.

Eliminación de secreciones y residuos con cuidado: bajo la supervisión de un médico, utilice un algodón para limpiar solo el oído externo, sin pinchar profundamente.

Uso de una compresa tibia: coloque una toalla tibia sobre la oreja para ayudar a aliviar el dolor.

Retirar cualquier dispositivo: los tapones para los oídos, los pendientes y los audífonos pueden agravar los síntomas y provocar una reacción alérgica.

Comprobación de efectos secundarios: las gotas para los oídos que contienen neomicina o propilenglicol pueden desencadenar reacciones alérgicas.

Complicaciones

La otitis externa no suele ser grave. Cuando una persona recibe tratamiento, las complicaciones son raras.

Sin embargo, sin tratamiento, la infección puede ingresar al tejido profundo y causar complicaciones más graves, que incluyen:

  • Un absceso: se puede desarrollar un crecimiento lleno de pus dentro o alrededor del oído afectado.
  • Celulitis: esta infección de la piel ocurre cuando las bacterias ingresan a las capas profundas de la piel.
  • Estenosis: esto puede ocurrir cuando se acumula piel gruesa y seca en el canal auditivo, estrechándolo y potencialmente provocando pérdida de audición.
  • Otomicosis: esta infección por hongos puede desarrollarse como una complicación de la otitis externa.

Otitis externa maligna u otitis externa necrosante

Si la infección llega al hueso y cartílago del oído externo, puede causar inflamación y daño que se extiende a la parte inferior del cráneo.

La afección es muy dolorosa y puede poner en peligro la vida. Los que corren mayor riesgo son los adultos con sistemas inmunitarios debilitados.

Si la infección se propaga al tímpano, una acumulación de pus puede causar inflamación en el área y perforar el tímpano.

Esto normalmente se curará en 2 meses. Un médico puede recetar antibióticos orales y es importante mantener el oído seco.

Prevención

Para prevenir infecciones de oído, evite nadar en agua contaminada y mantenga los oídos lo más secos posible.

Para secar los oídos después de nadar, el Manual de Merck sugiere mezclar una solución de partes iguales de alcohol y vinagre blanco y poner dos gotas en cada oído después de nadar.

El alcohol evaporará el agua atrapada en el oído, mientras que el vinagre cambia el pH del oído, evitando que las bacterias crezcan.

Otras formas de prevenir la infección incluyen:

  • secar el oído externo con un algodón o una toalla
  • inclinar la cabeza con la oreja apuntando hacia abajo y tirar de los lóbulos de las orejas en diferentes direcciones o sacudir la cabeza para eliminar el agua atrapada
  • secar las orejas con un secador de pelo a baja temperatura, sostenido al menos a 1 pie de la oreja
  • usar tapones para los oídos que le queden bien o un gorro de baño que cubra las orejas
  • enjuagar los oídos con agua limpia después de nadar en una piscina clorada

Nunca coloque hisopos de algodón u otros objetos extraños como horquillas en el oído. Esto puede causar más daño y forzar el material no deseado más profundamente dentro del canal auditivo.

La cera fluye naturalmente hacia afuera, por lo que una persona solo debe usar hisopos de algodón para quitarla del oído externo. Un profesional de la salud debe tratar cualquier acumulación de cera dentro del oído.

Productos como lacas o tintes para el cabello pueden irritar el oído, aumentando el riesgo de otitis externa. Para evitar esto, coloque suavemente bolas de algodón en las orejas antes de aplicar los productos. Tenga cuidado de no empujar las bolas de algodón dentro del canal auditivo.

Después del tratamiento para una infección de oído, un médico le dirá a la persona cuándo puede volver a nadar con seguridad.

none:  embarazo - obstetricia Enfermedades tropicales ensayos clínicos - ensayos de fármacos