¿Por qué son importantes los signos y síntomas?

Mucha gente usa las palabras "signo" y "síntoma" indistintamente. Sin embargo, existen importantes diferencias que inciden en su uso en el campo de la medicina.

Cualquier evidencia objetiva de una enfermedad, como una erupción cutánea o tos, es un signo. Un médico, miembros de la familia y la persona que experimenta los signos pueden identificarlos.

Sin embargo, interrupciones menos obvias en la función normal, como dolor de estómago, dolor lumbar y fatiga, son síntomas y solo pueden ser reconocidos por la persona que los experimenta. Los síntomas son subjetivos, lo que significa que otras personas solo los conocen si son informados por la persona con la afección.

Esta Centro de conocimiento de MNT Este artículo analizará las implicaciones de los signos y síntomas, así como su historial. La pieza también presentará los diferentes tipos de signos y síntomas y sus usos en medicina.

Datos rápidos sobre signos y síntomas

  • Un dolor de cabeza leve solo puede ser un síntoma porque nadie más puede observarlo.
  • Los síntomas médicos se dividen en crónicos, recurrentes y remitentes.
  • Un ejemplo de un signo médico es la presión arterial alta, ya que otra persona puede medirla y observarla.
  • Anthony van Leuwenhoek inventó el microscopio en 1674, cambiando para siempre el rostro de las herramientas de diagnóstico.

Signo vs síntoma

Un signo es el efecto de un problema de salud que puede ser observado por otra persona. Un síntoma es un efecto observado y experimentado solo por la persona que padece la afección.

La diferencia clave entre signos y síntomas es quién observa el efecto.

Por ejemplo, una erupción puede ser un signo, un síntoma o ambos:

  • Si el paciente nota la erupción, es un síntoma.
  • Si el médico, la enfermera o cualquier otra persona que no sea el paciente nota la erupción, es una señal.
  • Si tanto el paciente como el médico notan la erupción, se puede clasificar como un signo y un síntoma.

Independientemente de quién advierta que un sistema o una parte del cuerpo no está funcionando normalmente, los signos y síntomas son las formas en que el cuerpo le hace saber a una persona que no todo está funcionando bien. Algunos signos y síntomas necesitan el seguimiento de un profesional médico, mientras que otros pueden desaparecer por completo sin tratamiento.

Historia

El diagnóstico de síntomas y signos ha recorrido un largo camino desde que Hipócrates necesitaba probar la orina de un paciente.

La identificación de signos se ha vuelto cada vez más dependiente del médico a medida que avanza el tiempo y la tecnología.

Cuando Antony van Leeuwenhoek inventó el microscopio y lo usó para descubrir células y microbios en 1674, abrió la posibilidad de identificar signos de enfermedad completamente invisibles a simple vista. Estos incluyen organismos extraños en la sangre y la orina, cambios en la composición de la sangre y material de desecho y otros signos microscópicos importantes.

Estos indicadores pueden ser la diferencia entre el funcionamiento normal y enfermedades y afecciones peligrosas.

El avance de la tecnología ha puesto más poder en manos de los médicos cuando se trata de identificar enfermedades.

Desde el siglo XIX, la ciencia médica ha avanzado a pasos agigantados para ayudar a los médicos a identificar claramente los signos. Ahora se encuentra disponible una gama de dispositivos para ayudar a los médicos a identificar y analizar signos que incluso el paciente puede no haber reconocido.

Éstos incluyen:

  • Estetoscopio: un médico puede usarlo para escuchar los sonidos del corazón y los pulmones.
  • Espirómetro: ayuda a medir la función pulmonar.
  • Oftalmoscopio: un oftalmólogo puede usarlo para examinar el interior del ojo.
  • Imágenes de rayos X: esto puede mostrar daño a los huesos.
  • Esfigmomanómetro: este es un dispositivo que se coloca alrededor del brazo y mide la presión arterial.

Durante el siglo XX, se crearon cientos de nuevos dispositivos y técnicas para evaluar señales. Fue durante este período de la historia médica moderna cuando los términos "signo" y "síntoma" desarrollaron significados separados, ya que los médicos y los pacientes ya no necesitaban trabajar juntos tan de cerca para identificar problemas médicos.

Los médicos ahora pueden ver signos que antes habrían dependido de que los pacientes los describieran. Según la definición moderna, estos habrían sido síntomas, pero ahora se clasifican como signos.

Síntomas

Hay tres tipos principales de síntomas:

  • Síntomas remitentes: cuando los síntomas mejoran o se resuelven por completo, se conocen como síntomas remitentes. Por ejemplo, los síntomas del resfriado común pueden ocurrir durante varios días y luego desaparecer sin tratamiento.
  • Síntomas crónicos: estos son síntomas duraderos o recurrentes. Los síntomas crónicos a menudo se observan en afecciones continuas, como diabetes, asma y cáncer.
  • Síntomas recurrentes: estos son síntomas que ocurrieron en el pasado, se resolvieron y luego regresaron. Por ejemplo, es posible que los síntomas de depresión no se presenten durante años seguidos, pero luego pueden regresar.

Algunas condiciones no muestran ningún síntoma. Por ejemplo, una persona puede tener presión arterial alta durante años sin saberlo, y algunos cánceres no presentan síntomas hasta las etapas posteriores más agresivas. Estos se conocen como afecciones asintomáticas y, aunque la idea de los síntomas a menudo está relacionada con la incomodidad o la función anormal, una afección sin síntomas puede ser mortal.

Muchos tipos de infección no muestran síntomas. Estas se conocen como infecciones subclínicas y pueden ser contagiosas a pesar de no causar síntomas notables en la persona portadora de la infección. La infección aún puede transmitirse a otras personas durante el período de incubación o el período durante el cual el agente infeccioso se adueña del cuerpo.

Otro peligro de las infecciones subclínicas es que pueden causar complicaciones no relacionadas con la infección en sí. Por ejemplo, las infecciones del tracto urinario (ITU) no tratadas pueden causar nacimientos prematuros.

Muchas infecciones, como el VPH, no muestran síntomas de inmediato y aún pueden transmitirse a otras personas.

Ejemplos de infecciones que inicialmente no causan síntomas son el VIH, el virus del papiloma humano (VPH), el virus del herpes simple (VHS), la sífilis y la hepatitis B y C.

La primera vez que una persona se dará cuenta de muchas afecciones asintomáticas es durante una visita al médico, normalmente por un problema diferente. Es importante someterse a controles de salud periódicos para identificar cualquier problema subyacente que pueda no ser obvio.

Muchos cánceres son asintomáticos durante sus primeras etapas. El cáncer de próstata, por ejemplo, no muestra síntomas hasta que ha avanzado hasta cierto punto. Esto es lo que hace que algunos cánceres sean tan peligrosos, ya que el tratamiento temprano a menudo es crucial cuando se trata el cáncer.

Por esta razón, las pruebas de detección periódicas son importantes para las personas en riesgo.

Señales

Un signo médico es un hecho o característica médica relacionada con la respuesta física que es detectada por un médico, enfermera o dispositivo médico durante el examen de un paciente. A menudo se pueden medir y esta medida puede ser fundamental para diagnosticar un problema médico.

A veces, es posible que un paciente no note una señal y que no parezca relevante. Sin embargo, en manos de un profesional médico que sepa cómo se relaciona este signo con el resto del cuerpo, el mismo signo puede ser la clave para tratar un problema médico subyacente.

Algunos ejemplos de signos que un médico puede relacionar con una enfermedad:

  • Presión arterial alta: esto puede indicar un problema cardiovascular, una reacción adversa a un medicamento, una alergia o muchas otras condiciones o enfermedades posibles. Esto a menudo se combinará con otros signos para llegar a un diagnóstico.
  • Dedos en palillo de tambor: esto puede ser un signo de enfermedad pulmonar o una variedad de enfermedades genéticas.

Los médicos están capacitados para detectar señales que una persona no capacitada podría no considerar importantes.

Los letreros encajan en las siguientes categorías:

  • Signos de pronóstico: estos son signos que apuntan hacia el futuro. En lugar de indicar la naturaleza de la enfermedad, predicen el resultado para el paciente, como lo que es probable que le suceda y la gravedad de la enfermedad.
  • Signos anamnésicos: estos signos apuntan a partes del historial médico de una persona. Por ejemplo, las cicatrices de la piel pueden ser evidencia de acné severo en el pasado.
  • Signos de diagnóstico: estos signos ayudan al médico a reconocer e identificar un problema de salud actual. Por ejemplo, los niveles altos de antígeno prostático específico (PSA) en la sangre de un hombre pueden ser un signo de cáncer de próstata o un problema de próstata.
  • Signos patognomónicos: esto significa que un médico puede vincular un signo a una afección con total certeza. Por ejemplo, la presencia de un determinado microbio en una muestra de sangre puede indicar una infección viral específica.

Si bien existen diferencias entre los signos y los síntomas, ambos son, en última instancia, métodos que el cuerpo utiliza para comunicar problemas de salud y desencadenar la búsqueda de una solución.

Es importante no ignorar los síntomas que descubra por sí mismo o cualquier signo encontrado por un médico.

none:  menopausia paternidad enfermedad del hígado - hepatitis