Arrugas y caída del cabello revertidas en ratones

El sueño de poder preservar nuestra juventud fisiológica ha perseguido a la humanidad durante siglos, y cuanto más avanza la ciencia, más esperanzas tenemos de que este sueño algún día se convierta en realidad.

¿Están los científicos cada vez más cerca de encontrar el secreto del rejuvenecimiento?

La caída del cabello y el desarrollo de arrugas en la piel es algo que todos comenzamos a experimentar, en mayor o menor grado, a medida que envejecemos.

Estos síntomas del envejecimiento son dictados en gran parte por la disminución de la función mitocondrial dentro de las células.

Las mitocondrias son estructuras celulares clave que producen trifosfato de adenosina (ATP), el "combustible" que mantiene la función celular saludable.

Cuando las mitocondrias ya no pueden funcionar correctamente o producir la cantidad requerida de ATP, esto puede tener consecuencias dañinas.

Además de provocar la aparición de arrugas en la piel y la caída del cabello, la disfunción mitocondrial puede contribuir al desarrollo de muchas enfermedades crónicas.

En un estudio reciente, Keshav Singh, de la Universidad de Alabama en Birmingham, y sus colegas han estado experimentando con formas de revertir una mutación del ADN que conduce a disfunciones mitocondriales.

En un artículo ahora publicado en la revista Enfermedad y muerte celular, los investigadores informan que al trabajar con un modelo de ratón, han logrado restaurar la función mitocondrial, revirtiendo así las arrugas y la pérdida de cabello observadas en los roedores.

"Hasta donde sabemos, esta observación no tiene precedentes", dice Singh.

La mutación que desencadena los signos del envejecimiento

Singh y sus colegas explican que los cambios en la función mitocondrial ocurren debido a una mutación que ocurre en un gen nuclear, un tipo de gen que se encuentra en el núcleo de las células, lo que conduce a un agotamiento del ADN mitocondrial.

Para inducir esta mutación en el modelo de ratón, los investigadores usaron doxiciclina, un antibiótico que agregaron a la comida o al agua de los roedores. Los ratones que recibieron este tratamiento comenzaron a mostrar signos consistentes con los observados en el envejecimiento en tan solo 4 semanas desde su inicio.

Pronto, su cabello se volvió gris, experimentaron pérdida de cabello y se volvieron más letárgicos. A las 4-8 semanas del tratamiento, los animales también empezaron a presentar arrugas en la piel, lo que afectó a las hembras más gravemente que a los machos.

La piel arrugada mostró el tipo de cambios que se observan tanto por el envejecimiento intrínseco como por el estrés extrínseco (externo) que produce el daño cutáneo. Los cambios consistentes con el envejecimiento extrínseco incluyeron demasiadas células de la piel, engrosamiento de la capa más externa de la piel, folículos pilosos no saludables y aumento de la inflamación.

Singh y su equipo también notaron que los ratones tenían una expresión alterada de las metaloproteinasas de la matriz, que son enzimas que ayudan a mantener las fibras de colágeno que previenen las arrugas del tejido de la piel.

¿Un factor reversible?

Sin embargo, los investigadores observaron pocos cambios en el tejido de otros órganos después de haber inducido la mutación genética. Esto, creen, sugiere que las mitocondrias juegan un papel más importante en la salud del tejido de la piel en comparación con otros tipos de tejido.

Afortunadamente, los científicos descubrieron que podían revertir estos cambios en los ratones desactivando la mutación genética que habían inducido al principio.

Un mes después de suspender el tratamiento con doxiciclina, el ADN mitocondrial comenzaba a reponerse y los ratones recuperaron su cabello, en su color inicial, y sus arrugas se suavizaron.

Esto, dice Singh, sugiere que la función mitocondrial puede ser un factor reversible relacionado con el envejecimiento de la piel y el cabello, lo que, agrega, es un hallazgo "sorprendente".

“Sugiere que los mecanismos epigenéticos que subyacen a la interferencia entre las mitocondrias y el núcleo deben desempeñar un papel importante en la restauración del fenotipo normal de la piel y el cabello”, explica Singh.

"Este modelo de ratón debería brindar una oportunidad sin precedentes para el desarrollo de estrategias de desarrollo de fármacos preventivos y terapéuticos para aumentar las funciones mitocondriales para el tratamiento de la patología de la piel y el cabello asociada al envejecimiento y otras enfermedades humanas en las que la disfunción mitocondrial juega un papel importante".

Keshav Singh

Los investigadores esperan que más estudios les ayuden a aclarar si, en el futuro, procedimientos similares también podrían utilizarse para revertir los síntomas del envejecimiento en otros tipos de tejidos.

none:  colesterol cardiovascular - cardiología hipertensión