Cáncer de mama: una dieta rica en omega-3 puede evitar que los tumores se propaguen

Una nueva investigación muestra que una dieta rica en ácidos grasos omega-3 marinos ralentiza el crecimiento y la propagación de las células del cáncer de mama en ratones hembra. La dieta enriquecida con omega-3 también mejoró la supervivencia de los roedores.

El pescado graso, como el salmón, es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3.

Un gran número de investigaciones alaba los beneficios de una dieta rica en ácidos grasos omega-3. Estas grasas saludables se encuentran en el pescado, los mariscos, las nueces y las semillas, así como en el aceite de pescado, los aceites vegetales y algunos alimentos fortificados.

Por ejemplo, un estudio extenso de casi medio millón de personas, que duró alrededor de 16 años, encontró recientemente que comer más pescado y omega-3 de cadena larga reduce el riesgo de mortalidad y puede prolongar la vida.

Los omega-3 pueden mejorar la función cardiovascular y cognitiva, potencialmente evitar la depresión y tener un impacto positivo en la salud mental de una persona, sostienen algunos estudios.

La investigación emergente ha explorado el vínculo entre los omega-3 y el cáncer. Los estudios observacionales han relacionado las dietas ricas en ácidos grasos omega-3 marinos con un menor riesgo de cáncer de mama. Algunos estudios moleculares han sugerido que los omega-3 pueden detener el cáncer activando los analgésicos naturales del cuerpo.

Ahora, los experimentos en ratones se suman a la creciente evidencia de que los omega-3 dietéticos pueden tener propiedades para combatir el cáncer.

Los ácidos grasos, como los que se encuentran en el aceite de pescado, podrían evitar que las células del cáncer de mama crezcan y se propaguen, sugiere un nuevo artículo publicado en la Revista de biología y neoplasia de la glándula mamaria.

Saraswoti Khadge, ex investigador de doctorado en el laboratorio de James Talmadge, profesor de patología y microbiología en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska en Omaha, dirigió la nueva investigación.

El aceite de pescado puede reducir los tumores y bloquear la metástasis

Khadge y su equipo alimentaron a dos grupos de roedores hembras adultas con dietas casi idénticas. Sin embargo, la principal diferencia fue que un grupo consumió una dieta rica en grasas poliinsaturadas omega-6 derivadas del aceite de oliva, mientras que el otro grupo recibió alimentos que contenían aceite de pescado rico en omega-3.

Luego, los investigadores inyectaron a los ratones células de cáncer de mama 4T1, que hacen que los tumores se diseminen rápidamente a las glándulas mamarias. Además, las células 4T1 pueden migrar espontáneamente a otros sitios, como huesos, pulmones e hígado.

Después de 35 días, los investigadores sacrificaron y autopsiaron a los ratones, revelando los efectos de las dos dietas.

En los roedores que recibieron aceite de pescado, las células del cáncer de mama tenían "significativamente" menos probabilidades de haberse diseminado a las glándulas mamarias. Los tumores que se desarrollaron en las glándulas mamarias también crecieron mucho más lentamente, lo que afectó su tamaño.

Específicamente, los tumores de las glándulas mamarias en el grupo de omega-3 eran 50 por ciento más pequeños que los del grupo de omega-6. Las células cancerosas tenían menos probabilidades de diseminarse a otras partes del cuerpo en el grupo de omega-3, y estos roedores también tenían mejores tasas de supervivencia.

Los omega-3 pueden fortalecer el sistema inmunológico

El profesor Talmadge comenta sobre los hallazgos, diciendo: "Los estudios de Khadge proporcionaron información no solo sobre el impacto de los ácidos grasos omega-3 en la dieta en el crecimiento y la metástasis del tumor, sino también en los sitios de metástasis".

“Por lo tanto, no solo se redujeron los sitios de metástasis comunes, sino también el crecimiento de tumores secundarios en los ovarios, los riñones y las mamas contralaterales”, informa el profesor Talmadge.

Curiosamente, los tejidos de los ratones omega-3 revelaron más células T que los de sus homólogos omega-6. Las células T son glóbulos blancos antiinflamatorios que desempeñan un papel crucial para mantener el sistema inmunológico fuerte y saludable.

Entonces, el investigador principal plantea la hipótesis de que una dieta rica en aceite de pescado puede prevenir la propagación de tumores al frenar la inflamación que subyace a la metástasis.

"Nuestro estudio enfatiza el papel terapéutico potencial de los ácidos grasos omega-3 de cadena larga de la dieta en el control del crecimiento tumoral y la metástasis".

Saraswoti Khadge

Sin embargo, advierte el investigador, esto no significa que la dieta también evitaría la formación de cáncer de mama en primer lugar.

none:  aborto ojo seco vascular