Termografía mamaria: lo que necesita saber

La termografía mamaria, o imágenes térmicas, es una prueba indolora y no invasiva que los médicos a veces usan para monitorear los cambios tempranos en las mamas que podrían indicar cáncer de mama. Funciona detectando aumentos de temperatura.

La termografía no implica radiación. En su lugar, utiliza una cámara ultrasensible para producir fotografías infrarrojas de alta resolución o imágenes de calor de la mama.

La termografía apareció por primera vez en la década de 1960, pero ha luchado por ganar terreno como herramienta de diagnóstico para el cáncer de mama debido a las preocupaciones sobre la baja sensibilidad y los resultados inexactos.

Los autores de un estudio de 2018 señalaron que la sensibilidad de la tecnología de imágenes infrarrojas había mejorado drásticamente en los últimos años. Llegaron a la conclusión de que puede ser prometedor para el futuro, pero que, por ahora, las personas solo deberían usarlo junto con otros métodos de detección.

Las autoridades sanitarias, incluida la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), han emitido recomendaciones similares.

Siga leyendo para obtener más información sobre la termografía, incluido lo que implica y sus beneficios y riesgos.

Cómo funciona la termografía

La termografía detecta un aumento de la temperatura de la piel que puede ocurrir cuando las células cancerosas se multiplican.

La termografía utiliza imágenes infrarrojas digitales para detectar cambios sutiles en el seno al revelar áreas de calor y frío.

En el cuerpo, las áreas de flujo sanguíneo alto o rápido se mostrarán en un termógrafo como más cálidas que otras áreas.

Cuando se desarrolla un tumor, las células cancerosas crecen y estas células necesitan sangre adicional para reproducirse.

Cuando el flujo sanguíneo aumenta para este propósito, la piel en esa área se calentará. Por lo tanto, un tumor aparecerá como un punto caliente en las imágenes termográficas.

Según el Colegio Estadounidense de Termología Clínica, la termografía puede detectar cambios que pueden indicar diversas afecciones, como:

  • cáncer
  • enfermedad fibroquística
  • una infección
  • enfermedad vascular

La prueba no puede confirmar la presencia de cáncer. Solo puede mostrar que hay cambios que pueden necesitar más investigación.

Sin embargo, la FDA no recomienda el uso de termografía sin otro método de detección.

Destacan que "la termografía no es una alternativa eficaz a la mamografía y no debe utilizarse en lugar de la mamografía para la detección o el diagnóstico del cáncer de mama".

Que esperar

La termografía siempre debe realizarse en el consultorio de un médico u otro entorno de atención médica.

Implicará lo siguiente:

  • La persona se parará a unos 6 a 8 pies de distancia de la cámara.
  • Se les realizará una prueba indolora y no invasiva que no implica comprimir el seno.
  • El procedimiento durará aproximadamente 15 minutos.

El médico buscará diferencias claras entre los senos. Por esta razón, es posible que la termografía no sea adecuada para una persona que se ha sometido a una mastectomía u otra cirugía de mama.

La FDA señala que otras instalaciones, como spas y clínicas homeopáticas, también están llevando a cabo servicios de termografía.

La FDA expresa su preocupación de que estos proveedores puedan estar dando "información falsa que puede inducir a error a los pacientes a creer que la termografía es una alternativa o una mejor opción que la mamografía".

Esta información incorrecta puede hacer que las personas no obtengan un diagnóstico correcto en las primeras etapas del cáncer de mama, cuando el tratamiento suele ser más eficaz.

Cualquiera que opte por la termografía debe pedirle a un médico que le recomiende un proveedor y también asistir a una mamografía según lo recomiende el médico.

¿Qué puede esperar durante una mamografía? Obtenga más información en nuestra guía paso a paso.

Que detectan los termógrafos

Un termógrafo no detectará un bulto, pero mostrará cambios en la temperatura corporal y de la piel, lo que puede ser un signo de un aumento de la actividad metabólica o del flujo sanguíneo en un área en particular.

Estos cambios ocurren cuando las células cancerosas se esfuerzan por mantenerse y crecer.

Si los resultados muestran algo inusual, puede que no sea necesariamente cáncer. La causa podría ser una mastitis, un tumor benigno, una enfermedad fibroquística de la mama u otro problema.

Pruebas de seguimiento

Si la termografía detecta alguna anomalía, la persona debe buscar más exámenes de detección, que pueden incluir una mamografía. Si una mamografía confirma la presencia de un bulto, el médico puede recomendar una ecografía o una resonancia magnética y una biopsia.

Solo una biopsia puede confirmar la presencia de cáncer.

¿Qué sucede en una biopsia de mama? Aprende más aquí.

Beneficios

Como opción de detección del cáncer de mama, la termografía ofrece los siguientes beneficios:

  • No es doloroso.
  • No es invasivo.
  • No implica radiación.

Riesgos

La termografía en sí no parece representar ningún riesgo físico para una persona, pero puede haber otros riesgos.

Resultados inexactos

Un médico puede dar consejos sobre termografía.

Los autores de un artículo de revisión señalaron que la termografía produce una gran cantidad de resultados falsos positivos y falsos negativos y que las estimaciones de su sensibilidad varían ampliamente.

Llegaron a la conclusión de que, en general, la termografía "no era lo suficientemente sensible" para utilizarla como herramienta de diagnóstico.

Los resultados falsos positivos pueden provocar ansiedad y procedimientos de seguimiento innecesarios. Pueden ocurrir si hay otro problema, como la mastitis.

Los resultados falsos negativos pueden dar la impresión de que el cáncer de mama no está presente cuando lo está, lo que puede resultar en un diagnóstico tardío y una menor probabilidad de un tratamiento eficaz.

La FDA se hace eco de estas preocupaciones.

Información confusa

Es posible que algunas organizaciones que ofrecen termografía no proporcionen a una persona toda la información que necesita, lo que podría generar una falsa sensación de seguridad.

Pueden dar la impresión de que están controlando la salud de la persona, cuando, de hecho, no están informando a la persona del panorama completo.

No libre de riesgos

Algunas personas dicen que la termografía es mejor que la mamografía porque es un método "natural" que evita la exposición a la radiación.

Las pautas de detección de mamografías intentan equilibrar el riesgo de la pequeña cantidad de radiación que recibirá una persona con el de encontrar cáncer de mama cuando es demasiado tarde para tratarlo de manera eficaz.

En consecuencia, recomiendan exámenes de detección más frecuentes para las personas que tienen un mayor riesgo de cáncer de mama.

Falta de evidencia científica

Los autores de una revisión sistemática concluyeron que no había pruebas suficientes para respaldar el uso de la termografía como método de detección del cáncer de mama, ya sea sola o en combinación con otros métodos de detección.

Los autores no pudieron encontrar suficientes datos adecuados para evaluar la herramienta de manera efectiva.Señalaron que algunos estudios reciben patrocinio de industrias que apoyan el uso de la termografía, lo que puede conducir a resultados sesgados.

¿Cómo se compara la termografía con la mamografía? Descubra más aquí.

Quitar

Actualmente, las autoridades sanitarias no recomiendan el uso de termografía para reemplazar las mamografías. Si una persona se somete a una termografía, los médicos también la instan a que se haga una mamografía.

La mamografía sigue siendo el "estándar de oro" para detectar signos tempranos de cáncer de mama. Aunque no siempre es precisa, hay más evidencia científica que respalda la mamografía que la termografía.

Breastcancer.org señala que los investigadores están buscando nuevos tipos de termografía que, algún día, puedan resultar confiables.

Sin embargo, hasta entonces, es mejor elegir un método de detección que tenga evidencia científica que respalde su eficacia.

Q:

Algunas mujeres de nuestra familia tuvieron cáncer de mama a una edad temprana y no sobrevivieron. Me preocupa mi hija, que tiene 18 años. No quiero que empiece a hacerse mamografías, incluso si el seguro las cubre, y estaba pensando en la termografía. ¿Que sugieres?

A:

Cualquier persona con antecedentes familiares de cáncer de mama debe considerar la posibilidad de realizar pruebas genéticas para detectar mutaciones en el gen BRCA, que pueden aumentar la susceptibilidad al cáncer de mama. Los resultados permitirán que un médico brinde más información sobre las opciones para reducir el riesgo de cáncer de mama a través de métodos quirúrgicos y de vigilancia.

La mamografía es un método de detección para mujeres con un riesgo promedio de cáncer de mama. Debido a la falta de evidencia científica que respalde la termografía, los expertos no la recomiendan como método de detección, incluso para mujeres con riesgo promedio.

Christina Chun, MPH Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  alzheimers - demencia medicina deportiva - fitness melanoma - cáncer de piel