¿Pueden los quistes ováricos volverse cancerosos?

La mayoría de los quistes ováricos son inofensivos y, a menudo, desaparecen por sí solos sin tratamiento. En raras ocasiones, algunos tipos de quistes ováricos pueden convertirse en cáncer de ovario. El riesgo de que un quiste se convierta en cáncer es mayor en las personas que han pasado por la menopausia.

En este artículo, analizamos los quistes ováricos y explicamos cómo a veces pueden convertirse en cáncer. También analizamos los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de los quistes ováricos.

¿Qué son los quistes ováricos?

Los quistes ováricos son sacos de líquido que se desarrollan dentro o sobre los ovarios.

Los ovarios son parte del sistema reproductor femenino. Como parte del ciclo menstrual, los ovarios liberan un óvulo aproximadamente cada 28 días. Este proceso se conoce como ovulación. Los ovarios también producen las hormonas sexuales femeninas estrógeno y progesterona.

Los quistes ováricos son sacos llenos de líquido que pueden desarrollarse en o sobre los ovarios de una persona. Los quistes suelen ser benignos, lo que significa que no son cancerosos y, a menudo, desaparecen sin tratamiento.

Los quistes ováricos son relativamente comunes en personas que tienen períodos regulares porque los quistes pequeños pueden desarrollarse naturalmente como parte del ciclo menstrual.

Los quistes ováricos que se desarrollan debido a la ovulación regular durante el ciclo menstrual se conocen como quistes ováricos funcionales.

Los quistes ováricos generalmente no son cancerosos y no causan síntomas. Es posible que alguien descubra que tiene quistes ováricos por casualidad durante un examen pélvico de rutina.

Quistes y cáncer

Es menos probable que se formen quistes ováricos después de que una persona atraviesa la menopausia. La menopausia marca la fase de la vida de una persona en la que deja de tener períodos. Sin embargo, si los quistes se forman después de la menopausia, tienen una mayor probabilidad de volverse cancerosos.

Quistes ováricos patológicos

A veces, los quistes ováricos pueden desarrollarse como resultado de un crecimiento celular anormal y excesivo. Estos se conocen como quistes ováricos patológicos.

Los quistes ováricos patológicos a veces pueden ser malignos, lo que significa que tienen el potencial de causar cáncer de ovario. Las personas que han pasado por la menopausia tienen una mayor probabilidad de desarrollar quistes patológicos.

Ciertas afecciones subyacentes, como la endometriosis, también pueden provocar el desarrollo de quistes ováricos patológicos. La endometriosis es una afección en la que las células que recubren el útero comienzan a aparecer fuera del útero, como en los ovarios y las trompas de Falopio.

Cáncer de ovarios

El cáncer de ovario se produce cuando las células de los ovarios crecen y se multiplican de forma descontrolada para formar un tumor. Si no se tratan, estas células tumorales pueden diseminarse a los tejidos cercanos y a otras partes del cuerpo.

Tumor epitelial de ovario

Se pueden desarrollar diferentes tipos de cáncer de ovario según la parte de los ovarios en la que comenzó el cáncer. Un tumor epitelial de ovario es el tipo más común de cáncer de ovario y comienza en las células de la superficie externa de los ovarios.

Síntomas de quistes ováricos y cáncer de ovario

Los quistes ováricos pueden causar molestias abdominales.

Las personas con quistes ováricos suelen experimentar pocos o ningún síntoma. Las primeras etapas del cáncer de ovario también pueden causar síntomas menores o ninguno.

Sin embargo, si un quiste ovárico es muy grande, se rompe o bloquea el suministro de sangre a los ovarios, puede causar síntomas similares a los del cáncer de ovario en etapa avanzada, como:

  • dolor pélvico, como un dolor sordo o agudo en la parte inferior del abdomen
  • malestar abdominal, como hinchazón y pesadez
  • sentirse lleno rápidamente y después de comer pequeñas cantidades
  • pérdida de apetito
  • dificultad para vaciar la vejiga o los intestinos
  • necesidad frecuente o urgente de orinar
  • dolor durante el sexo
  • períodos anormales, como períodos muy abundantes, muy ligeros o irregulares
  • fiebre o vómitos

Cualquiera que tenga estos síntomas debe consultar a un médico. Si una persona con quistes ováricos comienza a experimentar síntomas graves, inusuales o recurrentes, debe consultar a un médico lo antes posible.

Diagnóstico

Para diagnosticar quistes ováricos, un médico puede realizar un tipo de ecografía, como:

  • Ecografía transvaginal. Un examen interno, que consiste en insertar una sonda de ultrasonido dentro de la vagina de una persona para obtener una imagen de los ovarios.
  • Ecografía transabdominal. Un médico escanea la parte inferior del abdomen de la persona para obtener una imagen del área pélvica.

Si el médico descubre un quiste ovárico durante la ecografía, puede solicitar ecografías adicionales para seguir controlando el quiste.

Si un médico sospecha que el quiste es canceroso, también puede recomendar un análisis de sangre del antígeno del cáncer 125 (CA 125). Los niveles altos de CA 125 en la sangre pueden ser un signo de cáncer de ovario.

Sin embargo, no todas las personas con niveles altos de CA 125 tienen cáncer de ovario. Otras afecciones también pueden producir niveles altos de CA 125, que incluyen:

  • infecciones pélvicas
  • fibromas
  • endometriosis
  • periodos menstruales

Tratamiento

Un médico evaluará un quiste para decidir si necesita tratamiento.

La mayoría de los quistes ováricos desaparecen por sí solos sin tratamiento médico. Sin embargo, una persona puede necesitar tratamiento dependiendo de:

  • el tamaño y la apariencia del quiste
  • sus síntomas
  • si han pasado por la menopausia

Los médicos pueden sugerir uno de los siguientes enfoques de tratamiento:

Espera vigilante

El médico puede recomendar simplemente vigilar el quiste y esperar a ver cómo progresa sin tratamiento. Esto puede incluir ecografías pélvicas regulares para ver si el quiste cambia de tamaño o apariencia.

Medicamento

En ocasiones, un médico puede recomendar la píldora anticonceptiva para una persona con quistes ováricos. Es posible que tomar la píldora anticonceptiva no reduzca el tamaño del quiste, pero puede ayudar a evitar que empeore.

Cirugía

Un médico puede recomendar operar y extirpar un quiste que:

  • es muy grande o está creciendo
  • es persistente y permanece después de la medicación
  • se interpone en el camino del deseo de una mujer de tener hijos
  • parece inusual
  • está causando síntomas, como dolor
  • puede ser maligno

Según el tipo de quiste, las opciones quirúrgicas incluyen:

  • Cistectomía. Este procedimiento implica extirpar el quiste pero no el ovario.
  • Ooforectomía. Este procedimiento implica la extirpación del ovario junto con el quiste, pero dejando el otro ovario intacto.
  • Histerectomía total. Este procedimiento implica la extirpación de los quistes malignos mediante la extirpación del útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Es posible que la persona necesite recibir quimioterapia o radioterapia después.

panorama

Los quistes ováricos son relativamente comunes y pueden formarse naturalmente durante el ciclo menstrual de una persona. La mayoría de los quistes ováricos son inofensivos, no cancerosos y, por lo general, no requieren tratamiento.

Los quistes ováricos que se forman después de que una persona ha pasado por la menopausia tienen una probabilidad ligeramente mayor de convertirse en cáncer de ovario. Cualquier persona que tenga quistes ováricos y comience a experimentar síntomas graves, persistentes o inusuales debe consultar a un médico lo antes posible.

El enfoque de tratamiento habitual para los quistes ováricos es la espera vigilante. Si un quiste causa síntomas molestos, se vuelve canceroso o impide quedar embarazada o tener un hijo, un médico puede recomendar la extirpación quirúrgica.

none:  personas mayores - envejecimiento dolor - anestésicos hipotiroideo