Medicamento contra el cáncer se muestra prometedor en el ensayo de seguridad de la enfermedad de Parkinson

El nilotinib, un fármaco aprobado por los reguladores para el tratamiento de la leucemia, se ha mostrado prometedor en un pequeño ensayo clínico de personas con enfermedad de Parkinson.

Un medicamento contra la leucemia aprobado es prometedor para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

El objetivo principal del ensayo fue evaluar la seguridad y tolerabilidad del fármaco reutilizado y cómo se comporta en el cuerpo en personas con enfermedad de Parkinson moderadamente grave.

Un objetivo secundario fue investigar el impacto del nilotinib en ciertas sustancias que los científicos creen que podrían ser biomarcadores útiles para rastrear el progreso de la enfermedad y la efectividad de las terapias.

Estos biomarcadores incluyen productos del metabolismo de la dopamina y niveles de alfa-sinucleína y tau, dos proteínas que se acumulan en el cerebro en la enfermedad de Parkinson. Los médicos pueden medir los biomarcadores tomando muestras de líquido cefalorraquídeo a través de una punción lumbar.

Los investigadores del ensayo, del Centro Médico de la Universidad de Georgetown (GUMC) en Washington DC, también siguieron los cambios en los síntomas del Parkinson motor y no motor en varias etapas durante el ensayo de 15 meses.

Describen los métodos y hallazgos en un reciente Neurología JAMA trabajo de estudio.

"Determinar la seguridad del nilotinib en personas con Parkinson era nuestro objetivo principal", dice la autora principal del estudio, Charbel Moussa, profesora asociada de neurología en GUMC y directora de su Programa de Neuroterapéutica Traslacional.

Síntomas y señas de identidad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson surge cuando las células cerebrales que producen dopamina, un mensajero químico que ayuda a controlar el movimiento, dejan de funcionar y mueren.

La enfermedad da lugar a síntomas motores o relacionados con el movimiento y síntomas no motores.

Los síntomas motores incluyen temblores, lentitud, rigidez y dificultades de equilibrio. Los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson incluyen depresión, problemas de memoria, cambios emocionales y estreñimiento.

Debido a que el Parkinson es una enfermedad progresiva, implacable y de por vida, los síntomas empeoran gradualmente con el tiempo.

No hay dos personas con Parkinson que presenten exactamente los mismos síntomas, y es difícil predecir qué síntomas aparecerán y cuándo y con qué rapidez progresarán en las personas.

Según la Fundación de Parkinson, alrededor de 60.000 personas reciben un diagnóstico de Parkinson por año en los Estados Unidos, donde casi 1 millón viven con la enfermedad.

El Parkinson generalmente afecta a personas después de los 60 años y es más común en hombres que en mujeres. A medida que progresan los síntomas, pueden interferir con la vida diaria y la capacidad de llevar una vida independiente.

Una de las características biológicas de la enfermedad de Parkinson es la acumulación de proteína alfa-sinucleína mal plegada en las áreas afectadas del cerebro. Los patólogos pueden ver estos grupos en el tejido cerebral post mortem de personas con la enfermedad de Parkinson.

El potencial de nilotinib

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado el nilotinib para el tratamiento de un tipo particular de leucemia mieloide en niños.

Moussa y sus colegas están interesados ​​en la posibilidad de reutilizar el fármaco para su uso en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

En su artículo de estudio, citan informes de investigación sobre cómo bajas dosis de nilotinib ingresaron al cerebro y redujeron las proteínas alfa-sinucleína y tau en modelos animales de neurodegeneración.

Además, se refieren a otro estudio que encontró "que el nilotinib puede aumentar el metabolismo de la dopamina y tratar potencialmente los síntomas motores y no motores de [la enfermedad de Parkinson]".

Para el nuevo ensayo, el equipo asignó al azar a 75 participantes de una edad promedio de 68,4 años con enfermedad de Parkinson moderadamente avanzada a tres grupos.

Un grupo recibió 150 miligramos (mg) y otro recibió 300 mg de nilotinib por día. El tercer grupo recibió un placebo. Estas son dosis más bajas que la dosis de 300 mg dos veces al día que reciben los pacientes con cáncer.

Los participantes tomaron la dosis oral diaria de fármaco o placebo durante 12 meses. Después de esto, se sometieron a un período de "lavado" sin nilotinib ni placebo durante 3 meses.

Ni los participantes ni los administradores sabían qué individuos recibieron el placebo y cuáles recibieron el fármaco activo hasta el final del período de prueba de cada participante. El propósito de este doble cegamiento es evitar el sesgo al informar los resultados.

Nilotinib "razonablemente seguro"

Los resultados mostraron que las dosis de 150 mg y 300 mg de nilotinib "eran razonablemente seguras". Sin embargo, las personas de los dos grupos de nilotinib experimentaron efectos secundarios más graves que las del grupo de placebo.

Nilotinib bloquea la tirosina quinasa Abl, que es una proteína esencial para el funcionamiento celular. Debido a esto, la FDA requiere que nilotinib lleve una advertencia de recuadro negro sobre el riesgo de muerte súbita debido a este efecto. Sin embargo, esta advertencia se relaciona con las dosis más altas en el tratamiento de la leucemia y no con las dosis más bajas que usaron los investigadores en el ensayo de la enfermedad de Parkinson.

“Nuestro estudio muestra que con estas dosis más bajas”, señala Moussa, “el nilotinib no parece causar inhibición de Abl, lo que sugiere que no debería tener los mismos problemas de seguridad que están potencialmente asociados con la inhibición de Abl como podría ser el caso con dosis más altas. "

Cuando examinaron los posibles biomarcadores, el equipo descubrió que los participantes que tomaron nilotinib tenían niveles más bajos de alfa-sinucleína y tau.

“Individualmente, estos son hallazgos muy importantes, pero tomados en conjunto, significa que la eliminación de estas proteínas neurotóxicas puede no depender únicamente de la inhibición de Abl - pueden estar involucradas otras tirosina quinasas o mecanismos alternativos”, explica Moussa.

Él y sus colegas también encontraron niveles más altos de metabolitos de dopamina, generalmente más del 50%, en los participantes que tomaron nilotinib. Esto sugeriría que debido a que el medicamento eliminó las proteínas tóxicas, sus cerebros pudieron hacer un mejor uso de su propia dopamina.

Impacto en los síntomas motores y no motores

Otros resultados sugieren que el nilotinib pudo ralentizar la progresión de los síntomas no motores en comparación con el placebo. Los síntomas empeoraron progresivamente durante el período de estudio en el grupo de placebo.

Cuando observaron los efectos sobre los síntomas motores, los investigadores encontraron que todos los grupos mejoraron después de 6 meses de tomar sus dosis. Sin embargo, en el examen de 12 y 15 meses, los que tomaron la dosis de 300 mg y el placebo parecieron permanecer estables, mientras que los que recibieron la dosis de 150 mg de nilotinib mejoraron durante los 15 meses.

El Dr. Fernando L. Pagan fue el investigador principal del ensayo y el primer autor del estudio. También es profesor de neurología en GUMC y director médico de su Programa de Neuroterapéutica Traslacional.

Dice que vieron mejoras generales en los síntomas motores en los participantes que tomaron nilotinib en comparación con el grupo de placebo. Los grupos de nilotinib también obtuvieron puntuaciones más altas en las medidas de calidad de vida durante el ensayo.

Agrega que los investigadores deben realizar estudios más extensos en poblaciones más diversas para confirmar estos resultados.

"Estas son observaciones importantes que sugieren que el nilotinib estabilizó la enfermedad, un posible efecto modificador de la enfermedad que no hemos observado con ningún otro agente".

Prof. Fernando L. Pagan

none:  mri - mascota - ultrasonido biología - bioquímica endometriosis