El compuesto de abeto chino puede ayudar a combatir el cáncer

Una nueva investigación encuentra que un análogo estructural de un compuesto que se encuentra en un abeto chino en peligro de extinción tiene propiedades para combatir el cáncer cuando se combina con un medicamento contra el cáncer existente.

Los científicos idearon un análogo químico de un compuesto de un árbol chino raro que, combinado con otro fármaco, tiene propiedades para combatir el cáncer.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) estima que los médicos diagnosticaron más de 1,700,00 nuevos casos de cáncer en 2018, y más de 600,000 personas en los Estados Unidos murieron a causa de la enfermedad.

A nivel mundial, el cáncer sigue siendo una de las principales causas de muerte; para el año 2030, el NCI estima que se producirán 23,6 millones de nuevos casos de cáncer.

Por lo tanto, los investigadores están trabajando arduamente para idear nuevas estrategias para combatir esta enfermedad crónica, y cada vez más científicos recurren a la naturaleza en busca de soluciones.

Por ejemplo, Noticias médicas hoy ha informado recientemente sobre un estudio que examinó el potencial del extracto de té oolong para combatir el cáncer de mama; Otro estudio reciente descubrió que un análogo sintético de un compuesto que los científicos encontraron en un árbol chino podría combatir el cáncer de páncreas resistente a los medicamentos.

Ahora, Mingji Dai, un químico orgánico de la Universidad de Purdue en West Lafayette, IN, ha dirigido un equipo de científicos que se suman a la creciente evidencia de que la naturaleza puede ser la clave de las terapias contra el cáncer.

Dai colaboró ​​con Zhong-Yin Zhang, profesor de química médica en Purdue, para examinar la composición molecular y el potencial terapéutico de un árbol llamado Abies beshanzuensis - una especie en peligro de extinción de un abeto chino.

Los investigadores publicaron sus hallazgos en el Revista de la Sociedad Química Estadounidense.

"Compuesto 29" eficaz contra el cáncer

Dai y su equipo crearon varios análogos estructurales de los compuestos que se encuentran en el árbol. Uno de ellos demostró ser un fuerte inhibidor de SHP2, una enzima que los científicos han "asociado con cáncer de mama, leucemia, cáncer de pulmón, cáncer de hígado, cáncer gástrico, cáncer de laringe, cáncer oral y otros tipos de cáncer".

"[SHP2] es uno de los objetivos anticancerígenos más importantes en la industria farmacéutica en este momento, para una amplia variedad de tumores", explica Dai. "Muchas empresas están intentando desarrollar fármacos que actúen contra SHP2".

Dai y sus colegas llamaron al compuesto que crearon "compuesto 30". Explican que el compuesto 30 se une a la proteína SHP2, formando un "enlace covalente". Por el contrario, la mayoría de los compuestos que otros investigadores han desarrollado para apuntar a SHP2 no forman un enlace tan estable con él.

"Con otros, es una unión más floja", dice Dai. "El nuestro forma un enlace covalente, que es más seguro y duradero".

“Pero también nos preguntamos si este tipo de molécula podría interactuar con otras proteínas”, continúa el investigador.

Entonces, para averiguarlo, el equipo usó el llamado compuesto 29, un análogo que es solo ligeramente diferente estructuralmente del compuesto 30, y le colocó una etiqueta química para usarlo como "cebo" y "atrapar" otras proteínas. .

Hacerlo resultó en la identificación de otra enzima POLE3, que ayuda a la síntesis y reparación del ADN.Entonces, POLE3 y el compuesto 29 interactuaron, pero el compuesto 29 por sí solo no afectó a las células cancerosas.

Este escenario sugirió a los investigadores que la combinación del compuesto 29 con un fármaco contra el cáncer que se dirige a la síntesis de ADN podría ser eficaz. Dai y su equipo realizaron pruebas de detección de dichos fármacos y descubrieron que el etopósido era un buen candidato.

“El compuesto 29 por sí solo no mata el cáncer, pero cuando lo combina con etopósido, el fármaco es mucho más eficaz […] Esto podría mejorar algunos de los fármacos contra el cáncer que se utilizan hoy en día, y también nos dice algo nuevo sobre la función de POLE3 . "

Mingji Dai

"La gente no se dirigía a esta proteína antes para el tratamiento del cáncer, pero nuestros hallazgos ofrecen una nueva estrategia para matar las células cancerosas", concluye el investigador.

none:  estatinas urología - nefrología cardiovascular - cardiología