Dieta cetogénica: un nuevo estudio descubre diferencias sexuales

En los últimos años, la dieta cetogénica se ha vuelto cada vez más popular entre las personas que quieren perder peso rápidamente. Un nuevo estudio pregunta si este patrón dietético funciona tan bien en las mujeres como en los hombres.

¿La dieta cetogénica funciona para las mujeres?

Los expertos diseñaron originalmente la dieta cetogénica, a la que las personas a menudo se refieren como la dieta cetogénica, como un tratamiento para la epilepsia.

Hoy en día, la gente lo usa más comúnmente para aumentar la pérdida de peso o para ayudar a controlar su diabetes tipo 2.

La dieta ceto permite un consumo liberal de grasas y una cantidad adecuada de proteínas, pero reduce en gran medida la ingesta de carbohidratos, como almidón, azúcar y fibra.

Por lo general, el cuerpo quema carbohidratos como su principal fuente de energía. Sin embargo, si no hay ninguno disponible, pasa a quemar las grasas almacenadas.

Como parte de este proceso, que se llama cetosis, el hígado convierte los ácidos grasos en moléculas llamadas cuerpos cetónicos.

Diferencias de sexo keto

Aunque existe evidencia de que la dieta cetogénica podría ofrecer algunos beneficios para ciertas personas, existe un gran debate en torno a esta dieta y sus efectos a largo plazo.

Un estudio reciente cuestiona si la dieta cetogénica proporciona los mismos beneficios para las mujeres que para los hombres. Un nuevo estudio que utilizó modelos de ratones se centró en las diferencias sexuales en relación con la dieta cetogénica.

Los investigadores, que pertenecen a la Universidad de Iowa en Iowa City, presentaron sus hallazgos en la conferencia ENDO 2019 en Nueva Orleans, LA.

El investigador principal Dr. E. Dale Abel, Ph.D., presidente del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Iowa explica el problema:

"La mayoría de los estudios de la dieta cetogénica para bajar de peso se han realizado en un pequeño número de pacientes o solo en ratones machos, por lo que las diferencias basadas en el sexo en respuesta a esta dieta no están claras".

Para investigar, el Dr. Abel y el asistente de investigación Jesse Cochran alimentaron a ratones machos y hembras con una dieta cetogénica o una dieta estándar. La dieta ceto comprendía 75 por ciento de grasa, 3 por ciento de carbohidratos y 8 por ciento de proteína en masa, mientras que la dieta de control consistía en 7 por ciento de grasa, 47 por ciento de carbohidratos y 19 por ciento de proteína.

Después de 15 semanas, los investigadores encontraron que los ratones machos con la dieta cetogénica mantuvieron el control de la glucosa en sangre y perdieron peso corporal. Sin embargo, las hembras aumentaron de peso.

Estas hembras también tenían un peor control del azúcar en sangre en comparación con las hembras que consumían una dieta estándar. Según los autores, "[ellos] desarrollaron una intolerancia a la glucosa".

¿Por qué la diferencia?

Los investigadores creen que esta marcada diferencia podría deberse, al menos en parte, a la principal hormona sexual femenina: el estrógeno. Para investigar, extrajeron los ovarios de algunas de las hembras de ratón y realizaron un experimento similar. Hacer esto cambió sustancialmente los resultados.

En comparación con los ratones que recibieron una dieta de control, las hembras sin ovarios que consumieron una dieta cetogénica mostraron una disminución de la grasa corporal y también mantuvieron el control de la glucosa en sangre. En otras palabras, sin estrógeno, la dieta cetogénica funcionó.

Cochran explica: "Este hallazgo sugiere que las mujeres posmenopáusicas podrían experimentar mejores resultados de pérdida de peso con la dieta cetogénica en comparación con las mujeres más jóvenes".

Sin embargo, los investigadores dejan en claro que es importante hablar con un médico antes de emprender la dieta cetogénica.

Este estudio es uno de los pocos que investiga las posibles diferencias de sexo en la eficacia de la dieta cetogénica. Sin embargo, el estudio utilizó un modelo animal, por lo que los científicos aún deberán realizar investigaciones en humanos antes de que podamos llegar a conclusiones sólidas.

none:  enfermedad del corazón Artritis Reumatoide leucemia