¿El aceite de coco promueve la pérdida de peso?

Muchas personas consideran que el aceite de coco es uno de los alimentos más favorables para la pérdida de peso. Sin embargo, la investigación sobre la pérdida de peso con solo agregar aceite de coco a la dieta parece inconsistente.

Las declaraciones de propiedades saludables con respecto al consumo de aceite de coco para bajar de peso tienden a depender de estudios de aceites de triglicéridos de cadena media (MCT).

Los cocos son una buena fuente de MCT de origen natural, pero el aceite de coco también contiene varios otros tipos de grasas.

En este artículo, discutimos si el aceite de coco puede ayudar a las personas a perder peso y cómo funciona. También cubrimos cómo usar el aceite de coco y los riesgos y consideraciones de hacerlo.

¿Funciona?

La investigación sobre los beneficios para la salud del aceite de coco está en curso.

Los MCT presentes en el aceite de coco pueden ayudar a perder y controlar el peso. Sin embargo, los hallazgos actuales sobre los efectos del consumo de aceite de coco en la pérdida de peso son controvertidos.

Muchas personas afirman que agregar aceite de coco a la dieta puede ayudar a promover la pérdida de peso. Sin embargo, estas afirmaciones tienden a basarse en los resultados de estudios de MCT y aceite de MCT. Aunque el aceite de coco contiene MCT, no es lo mismo que el aceite MCT.

El aceite de coco contiene pequeñas cantidades de MCTS, como ácido cáprico y ácido caprílico. Sin embargo, alrededor del 50 por ciento del contenido de grasa en el aceite de coco es ácido láurico.

Algunas personas consideran que el ácido láurico es un MCT, pero en realidad se encuentra entre un triglicérido de cadena larga (LCT) y un MCT. El ácido láurico contiene 12 átomos de carbono, pero los MCT presentes en el aceite de MCT generalmente contienen solo de seis a 10 átomos de carbono.

¿Por qué funciona?

Los MCT presentes en el aceite de coco pueden promover la pérdida de peso al mejorar el metabolismo del cuerpo y aumentar la saciedad.

Discutimos estos dos posibles modos de acción a continuación:

Efectos del metabolismo

Los MCT en el aceite de coco pueden reducir la acumulación de grasa en el cuerpo.

El cuerpo puede metabolizar rápidamente los MCT debido a sus cadenas de carbono más cortas. A diferencia de los LCT, el cuerpo transporta los MCT directamente al hígado, sin pasar por el sistema linfático.

El hígado convierte rápidamente los MCT en energía y cetonas. Las cetonas, o cuerpos cetónicos, son subproductos del metabolismo de las grasas. Algunas personas creen que las cetonas son fuentes de energía más eficientes que la glucosa, que el cuerpo normalmente usa como su principal fuente de combustible.

Dado que el cuerpo usa MCT casi de inmediato, los MCT pueden producir un efecto termogénico en el cuerpo. En otras palabras, los MCT pueden mejorar la capacidad del cuerpo para quemar grasa.

Un metanálisis de 2015 concluyó que reemplazar LCT por MCT en la dieta puede conducir a reducciones modestas en el peso corporal, la grasa visceral y la grasa corporal total.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, NY, investigaron los efectos termogénicos del aceite de coco en comparación con el aceite de maíz. Llevaron a cabo un pequeño estudio en 2017 que involucró a 15 adolescentes. Sus resultados sugieren que el aceite de coco no mejoró la termogénesis.

Aumento de la saciedad

El término saciedad se refiere a la sensación de saciedad que se produce después de comer. La saciedad juega un papel fundamental en la pérdida de peso porque evita que las personas vuelvan a comer hasta que sientan hambre. Comer alimentos con alto contenido de grasa puede contribuir a niveles más altos de saciedad.

En un estudio de 2017, los participantes consumieron un batido de desayuno que contenía aceite MCT, aceite de coco o aceite vegetal en 3 días separados. Las personas en el grupo de aceite MCT tuvieron mayores reducciones en la ingesta de alimentos y niveles más altos de saciedad en comparación con las de los grupos de coco y aceite vegetal.

Los investigadores atribuyeron las diferencias en la saciedad al hecho de que el aceite de coco contiene muchos menos MCT que el aceite MCT puro.

En un estudio de 2016, los investigadores compararon los efectos del aceite de coco y el aceite de girasol en el apetito de 36 participantes.

Durante el estudio, los científicos pidieron a los participantes que comieran helado con diferentes proporciones de aceite de coco y aceite de girasol 45 minutos antes de cenar.

Aunque aquellos que comieron helados que contenían mayores proporciones de aceite de coco comieron menos en la cena, terminaron consumiendo más calorías de los bocadillos más tarde en la noche.

Estos hallazgos sugieren que simplemente comer aceite de coco no resultará en una pérdida de peso dramática. Sin embargo, esto no debería disuadir a las personas de consumir aceite de coco.

Cómo utilizar

El consumo de aceite de coco funciona mejor como parte de una dieta equilibrada rica en pescado y productos frescos y baja en alimentos procesados.

Las personas que consumen aceite de coco sin realizar ningún otro cambio en la dieta pueden tener menos probabilidades de perder peso.

Aunque consumir aceite MCT puede ofrecer beneficios para la pérdida de peso, tiene aplicaciones culinarias limitadas. Debido a su bajo punto de humo, el aceite MCT no puede reemplazar las grasas de cocina, como la mantequilla y el aceite de oliva.

Las personas pueden cocinar de forma segura con aceite de coco. A pesar de su nombre, el aceite de coco se comporta de manera muy similar a la mantequilla. Ambas formas de grasa contienen altas concentraciones de grasas saturadas que las mantienen sólidas a temperatura ambiente.

Además de cocinar y hornear con aceite de coco, las personas pueden agregarlo a bebidas como café, té y batidos. Las personas que disfrutan del sabor del aceite de coco pueden consumirlo crudo de forma segura.

Riesgos y consideraciones

El aceite de coco está disponible en forma sólida y líquida.

El aceite de coco se compone principalmente de grasas saturadas, que pueden tener efectos adversos para la salud, como elevar los niveles de colesterol total.

Las Pautas dietéticas para estadounidenses 2015-2020 sugieren que las grasas saturadas deben representar menos del 10 por ciento de la ingesta diaria de calorías de una persona.

Los hallazgos de un estudio de 2018 sugieren que consumir aceite de coco puede aumentar los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) sin afectar los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). Los médicos a menudo se refieren al colesterol HDL como "colesterol bueno" y al colesterol LDL como "colesterol malo".

El estudio también encontró que consumir aceite de coco no afectó el peso corporal o el índice de masa corporal (IMC) de los participantes. Las personas del estudio consumieron 50 gramos de aceite de coco por día, lo que supera con creces la cantidad diaria recomendada de grasa.

Resumen

Los estudios sobre los efectos del aceite de coco sobre el peso han producido resultados inconsistentes y contradictorios. Más investigación ayudará a los científicos a sacar más conclusiones sobre los posibles beneficios para la salud del consumo de aceite de coco.

En lugar de agregar aceite de coco a una dieta alta en carbohidratos y alimentos procesados, considere usar aceite de coco para reemplazar las calorías de otras grasas para cocinar.

Por lo general, la forma más eficaz para que una persona pierda peso es realizando una actividad física regular, reduciendo la ingesta diaria de calorías y llevando una dieta equilibrada y saludable.

none:  gestión de la práctica médica adhd - agregar control de la natalidad - anticoncepción