Facebook puede beneficiar la salud mental de los adultos

Es una creencia común que el uso de plataformas de redes sociales puede afectar negativamente la salud mental de las personas, pero una nueva investigación ha demostrado que el uso de estos sitios de redes puede reducir el riesgo de que un adulto experimente depresión o ansiedad.

Las redes sociales pueden mejorar la salud mental de los adultos ayudándoles a mantener relaciones sociales, encuentra una nueva investigación.

La reputación de Facebook se ha hundido en los últimos años por una variedad de razones, incluido su papel en las elecciones de 2016 y la reciente violación de datos.

Además, los estudios han sugerido que las redes sociales pueden causar angustia psicológica, soledad y depresión. Por ejemplo, una investigación de 2019 sugirió que dejar Facebook puede mejorar el bienestar general.

Sin embargo, un estudio de 2018 sobre el uso de las redes sociales por parte de estudiantes universitarios encontró que limitar el uso de las redes sociales a aproximadamente 30 minutos por día puede mejorar la salud mental.

Ahora, Keith Hampton, profesor de medios e información en la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, ha analizado los efectos del uso de Facebook en los adultos para desafiar la afirmación de que las plataformas de redes sociales están contribuyendo a una crisis de salud mental en los Estados Unidos. Los resultados aparecen en la Revista de comunicación mediada por computadora.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental, casi 50 millones de adultos en los EE. UU. Viven con una enfermedad mental. Estas enfermedades incluyen muchas afecciones diferentes, como depresión y ansiedad, que varían de leves a graves.

Analizando el efecto de Facebook en los adultos

El profesor Hampton cree que el problema con los estudios anteriores es que se centraron en estudiantes universitarios y otros jóvenes.

Muchas personas experimentan confusión emocional durante estas etapas de la vida, y esto, más que el uso de la tecnología específicamente, podría influir en los resultados de la investigación.

“Tomar una instantánea de la ansiedad que sienten los jóvenes hoy y concluir que toda una generación está en riesgo debido a las redes sociales ignora cambios sociales más notables, como los efectos persistentes de la Gran Recesión, el aumento de familias con un solo hijo, y padres más protectores, más niños que van a la universidad y un aumento de la deuda de los estudiantes ”, dice el profesor Hampton.

El profesor Hampton tuvo acceso a los datos de 2015 y 2016 de miles de adultos que participaban en el Panel de estudio de la dinámica de ingresos (PSID), que es la "encuesta de panel de hogares más antigua del mundo". Como parte del PSID, los participantes respondieron una serie de preguntas sobre su uso de las redes sociales y sus efectos en su salud mental.

La estructura única del PSID permitió analizar las relaciones entre los miembros de la familia. En total, 5.129 personas respondieron estas preguntas tanto en 2015 como en 2016, y 3.790 de estas personas tenían familiares extendidos que también completaron ambas encuestas.

Además, el profesor Hampton pudo probar la hipótesis relacionada con la causalidad social, que cree que la investigación anterior ignoró. La causalidad social toma en consideración todos aquellos factores sociales que pueden influir en la salud mental fuera del control del individuo, como tener un nivel socioeconómico más bajo.

Los hallazgos mostraron que el 63% de los usuarios de las redes sociales tenían menos probabilidades de experimentar problemas de salud mental, como depresión y ansiedad, que aquellos que no usaban estos sitios. El profesor Hampton sugiere que esto se debe a que las redes sociales les facilitaron mantenerse en contacto con miembros de la familia extendida y acceder a información médica.

Angustia psicológica y factores sociales

La encuesta preguntó a los participantes con qué frecuencia usaban las tecnologías de la comunicación y respondieron usando una escala de cinco puntos, seleccionando "todos los días", "algunas veces a la semana", "una vez a la semana", "menos de una vez a la semana", o nunca."

Los participantes también respondieron preguntas sobre su salud mental, incluida su experiencia de síntomas de angustia psicológica. Nuevamente, respondieron usando una escala de cinco ítems que variaba de "todo el tiempo" a "nada del tiempo".

Los resultados mostraron que ciertos grupos de adultos tenían más probabilidades de experimentar niveles más altos de angustia psicológica. Estas personas incluían mujeres, personas negras o afroamericanas e hispanas. Tener menos educación, ingresos familiares o estabilidad residencial también aumentó el riesgo de las personas, al igual que el hecho de no estar casado.

Otros hallazgos clave mostraron que la salud mental de una persona podría afectar la angustia psicológica que experimentaba un miembro de la familia si ambas personas estaban en el mismo sitio de redes sociales.

El efecto de las tecnologías de la comunicación también varió según la plataforma de comunicación preferida y el alcance de su uso.

"Hoy en día, tenemos estos pequeños fragmentos de información en curso apareciendo en nuestros teléfonos móviles y feeds de Facebook, y ese contacto continuo podría ser importante para cosas como la salud mental".

Prof. Keith Hampton

none:  enfermedad de Huntington Artritis Reumatoide Sindrome de la pierna inquieta