Alimentos para comer y evitar con espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica y un tipo de artritis. Por lo general, causa dolor, rigidez y movilidad reducida en la columna. Sin embargo, también puede afectar a otras articulaciones. Algunas personas pueden encontrar alivio de los síntomas al hacer cambios en la dieta, aunque la evidencia que respalda esto es limitada.

Actualmente no existe cura para la espondilitis anquilosante. Sin embargo, obtener un diagnóstico temprano y usar técnicas de manejo adecuadas puede ayudar a una persona a sobrellevar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones.

Este artículo analiza cómo las elecciones dietéticas pueden afectar la espondilitis anquilosante, qué alimentos comer y evitar, y las complicaciones que esta afección puede desencadenar.

Espondilitis anquilosante y dieta

La investigación sobre si la dieta afecta la espondilitis anquilosante es limitada.

Aunque no existe una dieta específica para las personas con espondilitis anquilosante, el consumo de ciertos alimentos puede ayudar a las personas a sobrellevar la afección. Diferentes alimentos pueden afectar el peso corporal de una persona, por ejemplo, y también pueden influir en la inflamación.

Las secciones siguientes cubren el papel de la dieta en la espondilitis anquilosante con más detalle.

Espondilitis anquilosante y control de peso

Mantener un peso saludable es importante para las personas con espondilitis anquilosante, ya que el exceso de peso ejerce presión sobre los huesos y las articulaciones del cuerpo. Esto puede empeorar los síntomas.

El sobrepeso también es un factor de riesgo para el desarrollo de osteoartritis.

Dieta e inflamación

La adopción de una dieta antiinflamatoria puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Los alimentos de este tipo de dieta son similares a los de la dieta mediterránea.

La Arthritis Foundation recomienda que las personas con artritis reumatoide sigan una dieta antiinflamatoria. Estos alimentos también pueden beneficiar a las personas con espondilitis anquilosante, que es una afección inflamatoria similar.

Alimentos y nutrientes beneficiosos

Las personas con espondilitis anquilosante pueden encontrar que los alimentos y nutrientes de esta sección pueden ayudar a aliviar los síntomas de la afección.

Sin embargo, una revisión de 2018 advirtió que solo pruebas muy limitadas respaldan un vínculo entre la dieta y la espondilitis anquilosante. Muchos de los estudios eran demasiado pequeños y poco fiables para confirmar conclusiones.

Las personas con espondilitis anquilosante pueden intentar usar una dieta junto con los tratamientos convencionales para reducir los síntomas. A menos que una persona tenga intolerancias o alergias, debería ser seguro probar estos cambios en la dieta.

Ácidos grasos omega-3

Una revisión de la investigación de 2012 indica que una dieta alta en estas grasas esenciales tiene un efecto positivo constante pero modesto sobre la inflamación de las articulaciones asociada con la artritis reumatoide.

Los siguientes alimentos son buenas fuentes de ácidos grasos omega-3:

  • semillas de chia
  • pescados grasos, como salmón, sardinas y atún
  • semillas de lino
  • aceite de linaza
  • nueces

Sin embargo, esta revisión tuvo lugar hace bastante tiempo y su formato es limitado. Por esta razón, se necesita más investigación para confirmar qué tan efectivos son los ácidos grasos omega-3 para la inflamación en personas con espondilitis anquilosante.

Frutas y vegetales

Comer una variedad de frutas y verduras todos los días asegura una alta ingesta de muchas de las vitaminas y minerales necesarios para la salud en general. Estos alimentos también tienden a ser bajos en calorías y ricos en fibra.

La Sociedad Nacional de Espondilitis Anquilosante del Reino Unido recomienda comer frutas y verduras de diferentes colores. Estos contienen una amplia gama de compuestos antioxidantes que ayudan a proteger contra enfermedades.

Cereales integrales

Los cereales integrales, incluidos el arroz integral, el maíz, la quinua, el trigo sarraceno y la avena, son ricos en fibra y nutrientes. Según un metanálisis de 2018, también pueden ayudar a reducir la inflamación en todo el cuerpo.

Sin embargo, algunas personas pueden encontrar que los granos que contienen gluten, como el trigo, el centeno y la cebada, desencadenan los síntomas de la espondilitis anquilosante.

Alimentos ricos en calcio

La espondilitis anquilosante debilita los huesos, razón por la cual los alimentos ricos en calcio son tan importantes. El calcio es esencial para mejorar la resistencia de los huesos. Las fuentes de alimentos con alto contenido de calcio incluyen:

  • verduras de hojas verdes oscuras, como berros y col rizada
  • brócoli
  • col china
  • productos lácteos bajos en grasa
  • leches vegetales fortificadas
  • Almendras
  • sardinas enlatadas con huesos
  • tofu fortificado
  • cereales fortificados

Vitamina D

La vitamina D permite que el cuerpo absorba calcio y es otro nutriente vital para huesos sanos.

Una revisión de investigación de 2015 informa que los niveles más altos de vitamina D están asociados con un menor riesgo de desarrollar espondilitis anquilosante. Además, las personas con niveles más altos de vitamina D tienen menos probabilidades de tener síntomas relacionados con la afección.

El cuerpo obtiene vitamina D de la exposición al sol y alimentos como:

  • pescados y mariscos
  • yema
  • aceite de hígado de bacalao
  • productos fortificados, como jugos, cereales, lácteos, leche de origen vegetal y tofu

Hierbas y especias

Ciertas hierbas y especias también pueden ser antiinflamatorias, que incluyen:

Ajo: algunos compuestos del ajo exhiben propiedades antiinflamatorias, según un ensayo aleatorizado de 2009.

Jengibre: la gente ha utilizado el jengibre como un remedio antiinflamatorio durante siglos. Investigaciones recientes apoyan esto.

Cúrcuma: uno de los componentes principales de la cúrcuma es la curcumina, que es un compuesto que puede ayudar a reducir la inflamación.

En este artículo, aprenda sobre la progresión de la espondilitis anquilosante.

Alimentos y dietas a evitar

Los alimentos que desencadenan la inflamación pueden empeorar los síntomas de la espondilitis anquilosante. Estos alimentos incluyen:

Azúcar

Según una revisión sistemática de 2018, el azúcar y los alimentos refinados pueden provocar inflamación en el cuerpo.

Como resultado, las personas con espondilitis anquilosante pueden desear reducir la cantidad de alimentos y bebidas azucarados que consumen, incluidos postres, dulces, pasteles, refrescos y jugos.

Alimentos con sal y sodio

En 2013, los investigadores encontraron que agregar sal a la dieta de los animales hacía que el cuerpo produjera una célula inflamatoria que tiene vínculos con afecciones autoinmunes como la espondilitis anquilosante.

Aunque una dieta baja en sodio no puede revertir la espondilitis anquilosante, reducir la ingesta de sal es una buena idea para ayudar a controlar la afección.

carne roja

La carne roja contiene ciertos compuestos que pueden agravar la inflamación.

Comer menos o nada de carne roja puede ayudar a reducir los síntomas de la espondilitis anquilosante.

Alimentos ricos en grasas

La Arthritis Foundation recomienda limitar los tipos de grasas que causan inflamación, incluidas las grasas saturadas y los ácidos grasos omega-6.

Los alimentos que contienen grasas saturadas incluyen:

  • Pizza
  • carne roja
  • queso y productos lácteos enteros
  • alimentos procesados

Los ácidos grasos omega-6, aunque esenciales en pequeñas cantidades, son demasiado frecuentes en las dietas de las personas en todo Estados Unidos.

Los alimentos que contienen ácidos grasos omega-6 incluyen:

Aceites vegetales, incluidos maíz, cártamo, girasol y soja.

  • mayonesa
  • aderezos para ensaladas
  • pasteles
  • alimentos procesados

Las personas deben tratar de evitar las grasas trans, que generalmente están presentes en los alimentos procesados. Sin embargo, los fabricantes están eliminando gradualmente las grasas trans de los alimentos debido a las regulaciones de la FDA.

Almidón

Una dieta baja en almidón llamada "London AS Diet" pretende beneficiar a las personas con espondilitis anquilosante. La teoría dice que algunos tipos de bacterias intestinales pueden desencadenar la afección y el almidón las alimenta.

La evidencia que respalda la dieta London AS es anecdótica, lo que significa que, aunque puede funcionar para algunas personas, la Spondylitis Association of America no puede respaldar la dieta debido a la falta de una investigación sólida.

Los defensores de la dieta recomiendan limitar o excluir alimentos específicos, que incluyen:

  • pan y bollería
  • arroz
  • papas
  • pasta

La dieta también sugiere comer más:

  • Fruta
  • verduras
  • nueces y semillas
  • huevos
  • pez
  • carne magra
  • lácteos bajos en grasa

Trigo y gluten

Los cereales que contienen gluten, como el trigo, el centeno y la cebada, pueden contribuir a la inflamación en algunas personas.

Una dieta sin gluten es útil para algunas personas con artritis reumatoide y también puede ser beneficiosa para quienes padecen espondilitis anquilosante.

Alcohol

La relación entre el alcohol y las enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide no siempre es clara. Sin embargo, las personas con espondilitis anquilosante deben intentar limitar su consumo de alcohol o evitarlo por completo.

El consumo excesivo de alcohol puede afectar la densidad mineral ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis. El alcohol también puede interactuar con los medicamentos para la espondilitis anquilosante y reducir la absorción de nutrientes.

Otros factores desencadenantes de alimentos

Los alimentos que desencadenan el dolor y otros síntomas de la espondilitis anquilosante varían de persona a persona. Llevar un diario de alimentos durante un mes puede ayudar a una persona a identificar cualquier alimento que parezca empeorar sus síntomas.

Es posible que las dietas bajas en calorías, grasas y proteínas no proporcionen suficientes nutrientes para apoyar el sistema inmunológico de las personas con espondilitis anquilosante.

Problemas gastrointestinales relacionados con la dieta y la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante tiene vínculos con enfermedades inflamatorias del intestino (EII) como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Hacer ciertos cambios en la dieta puede mejorar los síntomas de estas afecciones. Por ejemplo, la investigación sobre la espondilitis anquilosante y la enfermedad de Crohn sugiere que comer menos almidón puede tener un efecto beneficioso sobre los síntomas de ambos, especialmente junto con las terapias médicas.

Otras recomendaciones para personas con EII incluyen:

  • reducir la ingesta de alimentos ricos en grasas
  • limitar o evitar el consumo de alcohol
  • reducir los productos lácteos

La adopción de una dieta antiinflamatoria también puede ayudar a aliviar los síntomas de la EII.

Aprenda qué alimentos comer durante un brote de la enfermedad de Crohn aquí.

Suplementos

El empaque de algunos suplementos dietéticos puede sugerir que podrían ayudar a las personas con espondilitis anquilosante. Sin embargo, algunos suplementos son de mala calidad y es posible que el cuerpo no los absorba fácilmente. Otros pueden no tener los efectos que pretenden.

Algunos de los suplementos que los fabricantes sugieren para la espondilitis anquilosante no demuestran beneficios comprobados para la afección.

Sin embargo, el consumo de probióticos puede ser útil para las personas con espondilitis anquilosante, ya que Klebsiella las bacterias tienen asociaciones con la afección.

Riesgos

Por lo general, es seguro realizar cambios en la dieta para controlar los síntomas de la espondilitis anquilosante, especialmente cuando una persona lo hace junto con la medicación u otros tratamientos recomendados por un médico.

Sin embargo, para garantizar una ingesta adecuada de nutrientes, es importante analizar de antemano cualquier cambio en la dieta con un médico y un dietista. Ciertos alimentos y suplementos pueden interactuar con los medicamentos.

Las investigaciones no indican que el manejo de la espondilitis anquilosante a través de la dieta sea eficaz.

Q:

¿Fumar marihuana ayuda con el dolor reumático?

A:

La investigación muestra resultados mixtos con respecto a la utilidad de fumar marihuana para aliviar el dolor reumático. Se han realizado pocos estudios sobre los efectos a corto y largo plazo del consumo de marihuana.

Actualmente, los expertos sugieren que el consumo de marihuana debería ser una terapia complementaria. No debe reemplazar el plan de tratamiento elaborado por un médico.

Alana Biggers, M.D., MPH Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  cáncer colonrectal diabetes psicología - psiquiatría