¿Cómo impulsan las fluctuaciones cerebrales la conducta de riesgo?

¿Por qué a veces somos más propensos a correr riesgos que en otras ocasiones? Los investigadores buscan una respuesta a las fluctuaciones de la actividad cerebral en reposo.

Las fluctuaciones naturales en nuestra actividad cerebral podrían cambiar la forma en que tomamos decisiones.

Hasta cierto punto, la toma de riesgos es parte de nuestra vida diaria. Diariamente, tomamos decisiones que nos obligan a sopesar los posibles resultados.

Sin embargo, aunque podemos preferir ir a lo seguro en algunas ocasiones, en otras, podemos sentirnos lo suficientemente valientes como para arriesgarnos.

¿Por qué ocurren estos cambios en las conductas de riesgo? Eso es lo que los investigadores del University College London en el Reino Unido intentaron averiguar recientemente.

“Los expertos han luchado durante mucho tiempo para explicar por qué las personas son tan erráticas, tomando una decisión un día y la decisión opuesta otro día. Sabemos que el cerebro está constantemente activo, incluso cuando no estamos haciendo nada, por lo que nos preguntamos si esta actividad de fondo afecta nuestra toma de decisiones ”, explica el coautor principal del estudio, Tobias Hauser, Ph.D.

En su estudio, Hauser y su equipo se preguntaron si las fluctuaciones naturales en la actividad cerebral cuando el cerebro está en un estado de reposo pueden tener algo que ver con nuestras inclinaciones a tomar riesgos.

Sus hallazgos, que ahora aparecen en la revista. PNAS - indican que este puede ser el caso, ya que una menor actividad cerebral en reposo se asocia con niveles fluctuantes de dopamina y una mayor probabilidad de asumir riesgos.

“Parece que nuestro comportamiento inconsistente se explica en parte por lo que hace nuestro cerebro cuando no hacemos nada”, dice Hauser.

Otra razón para no tomar decisiones apresuradas

Para este estudio, los investigadores reclutaron inicialmente a 49 adultos jóvenes sanos, de los cuales 43 cumplieron con todos los requisitos para participar en la investigación.

Como parte de la investigación, los investigadores se centraron en la actividad cerebral en reposo. Cuando una persona está despierta pero inactiva, su cerebro no está ocupado con nada en particular, pero permanece alerta y activo.

Estudiaron la actividad en una región del cerebro llamada mesencéfalo dopaminérgico, que contiene la mayor cantidad de neuronas dopaminérgicas. Estas son las células del cerebro que liberan dopamina, un mensajero químico que ayuda a regular los comportamientos relacionados con la automotivación.

Los investigadores tomaron imágenes de resonancia magnética de los cerebros de los participantes mientras participaban en una actividad de juego experimental. Tenían que elegir entre una opción segura que les permitiría ganar una pequeña cantidad de dinero y una opción arriesgada que les podría reportar una mayor cantidad de dinero o nada.

Sin embargo, los investigadores solo pidieron a los participantes que hicieran una elección cuando, en reposo, sus cerebros mostraban un pico de actividad en el mesencéfalo dopaminérgico o cuando la actividad en esa área era baja.

Cuando había una alta actividad en esta región del cerebro antes de la toma de decisiones de los participantes, era más probable que optaran por la opción más segura. Sin embargo, cuando había poca actividad en esta área del cerebro durante un estado de reposo, era más probable que los participantes jugaran.

Hauser y su equipo señalan que estas fluctuaciones naturales en la actividad cerebral en reposo parecen tener efectos similares a otros factores que influyen en las decisiones de toma de riesgos.

Estos otros factores incluyen tomar medicamentos que influyen en la liberación de dopamina y el efecto del envejecimiento en el cerebro; las personas mayores tienen menos probabilidades de correr riesgos que las personas más jóvenes.

"Nuestros cerebros pueden haber evolucionado para tener fluctuaciones espontáneas en un área clave del cerebro para la toma de decisiones porque nos hace más impredecibles y más capaces de hacer frente a un mundo cambiante", dice el autor principal del estudio Robb Rutledge, Ph.D.

En el futuro, los investigadores quieren comprender mejor cómo las fluctuaciones naturales en la actividad cerebral en reposo influyen en nuestras decisiones a diario. También quieren saber si pueden utilizar esos hallazgos para diseñar mejores tratamientos para afecciones como la adicción al juego.

Por ahora, enfatizan que sus observaciones recientes muestran, una vez más, cuán crucial es no apresurarse a tomar decisiones.

“Nuestros hallazgos subrayan la importancia de tomarse el tiempo para tomar decisiones importantes, ya que podría tomar una decisión diferente si solo espera unos minutos”.

El coautor principal del estudio, Benjamin Chew

none:  gripe - resfriado - sars fibromialgia radiología - medicina nuclear