Cómo el mundo en línea está afectando al cerebro humano

La tecnología ha tenido un impacto monumental en las actividades humanas. Ahora, los científicos quieren saber si los cerebros humanos también se ven afectados.

Estar constantemente conectado al mundo en línea puede tener efectos duraderos en el cerebro humano.

Internet ha existido por menos de 3 décadas, pero la tecnología ya ha tenido un impacto inmenso en la forma en que funciona la humanidad. Esto es evidente para todos nosotros en la forma en que las personas se comunican, fomentan las relaciones y obtienen información.

Pero hay una cosa de la que los científicos aún no están seguros: ¿Qué efecto está teniendo el mundo en línea en el cerebro humano? Una nueva revisión realizada por investigadores de cinco universidades de Estados Unidos, Reino Unido y Australia intenta encontrar la respuesta.

La teoría dice que la neuroplasticidad, o la capacidad del cerebro para cambiar estructuralmente con el tiempo, significa que las experiencias y lecciones que obtenemos del uso de Internet podrían tener un impacto significativo.

Identificar y comprender estos cambios en niños y adultos jóvenes es particularmente importante ya que sus cerebros aún se están desarrollando. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha expresado su preocupación, recomendando que los niños menores de 5 años no pasen más de 1 hora frente a una pantalla en cualquier día.

La última revisión consideró tres áreas: la capacidad de atención y concentración; procesos de memoria; y cognición social.

Al examinar numerosos hallazgos de estudios anteriores, el equipo internacional de investigadores pudo analizar si Internet estaba resultando beneficioso o perjudicial en cada uno de estos casos.

Participaron investigadores de la Universidad de Harvard en Boston, MA, la Universidad de Western Sydney de Australia, y el King's College de Londres, la Universidad de Oxford y la Universidad de Manchester del Reino Unido. Sus conclusiones aparecen en la revista, Psiquiatría mundial.

Multitarea y cambios de memoria

Los investigadores analizaron por primera vez la multitarea digital. La evidencia mostró que hacer varias cosas en línea no mejoraba la capacidad de las personas para realizar múltiples tareas en otros lugares. De hecho, podría aumentar la probabilidad de que las personas presten atención a nuevas distracciones.

"[E] l flujo ilimitado de mensajes y notificaciones de Internet nos anima a mantener constantemente una atención dividida, lo que a su vez, puede disminuir nuestra capacidad para mantener la concentración en una sola tarea", explica Joseph Firth, investigador principal. en el Instituto de Investigación en Salud NICM de la Universidad de Western Sydney.

Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones para conocer los efectos inmediatos y duraderos de este tipo de comportamiento en los jóvenes.

A continuación, el equipo estudió la memoria. Mientras que las generaciones anteriores tenían que almacenar los hechos mentalmente, los humanos modernos ahora pueden dejar el contenido fáctico a Internet. En realidad, esto puede proporcionar algunos beneficios al cerebro, permitiéndole concentrarse en otras tareas más ambiciosas, teorizan los investigadores.

"Dado que ahora tenemos la mayor parte de la información fáctica del mundo literalmente al alcance de la mano, esto parece tener el potencial de comenzar a cambiar la forma en que almacenamos, e incluso valoramos, los hechos y el conocimiento en la sociedad y en el cerebro".

Joseph Firth

Pero, nuevamente, se requiere más investigación sobre los efectos cognitivos a largo plazo de confiar en Internet para obtener datos. También es necesario profundizar en el impacto en nuestra memoria espacial, especialmente ahora que la mayoría de las personas se conectan en línea para obtener ayuda con la navegación.

Mejoras sociales, ¿o problemas?

La interacción social fue el último elemento de investigación. El equipo descubrió que el cerebro parece procesar las interacciones en línea de una manera sorprendentemente similar a las de la vida real.

Esto puede ser beneficioso para las personas mayores que luchan contra los sentimientos de aislamiento. Pero los jóvenes, por otro lado, parecen ser más susceptibles a las consecuencias sociales que surgen de las interacciones en línea, como la presión de grupo y los sentimientos de rechazo.

La revisión no pudo encontrar un vínculo causal entre el uso de Internet y la mala salud mental. Sin embargo, los investigadores notaron que avances como las redes sociales pueden funcionar como una forma de terapia para los jóvenes con problemas de salud mental.

En general, la investigación futura debe centrarse en los jóvenes, ya que está algo claro que los adultos mayores pueden sentirse estimulados positivamente por las características que ofrece Internet. Sin embargo, todavía no podemos sacar las mismas conclusiones para los más jóvenes.

Mucho más para aprender sobre beneficios y riesgos.

"Los hallazgos de este artículo resaltan cuánto más tenemos que aprender sobre el impacto de nuestro mundo digital en la salud mental y la salud cerebral", dice el Dr. John Torous, miembro clínico de la Facultad de Medicina de Harvard y coautor de la revisión. . "Ciertamente, existen beneficios potenciales nuevos para algunos aspectos de la salud, pero debemos equilibrarlos con los riesgos potenciales".

El profesor Jerome Sarris, subdirector del Instituto de Investigación en Salud del NICM, expresa más preocupación. “El bombardeo de estímulos a través de Internet, y la atención dividida resultante que se experimenta comúnmente, presenta una variedad de preocupaciones”, dice.

"Creo que esto, junto con la creciente #Instagramification de la sociedad, tiene la capacidad de alterar tanto la estructura como el funcionamiento del cerebro, mientras que potencialmente también altera nuestro tejido social".

Prof. Jerome Sarris

Dado que el uso de Internet puede tener tantos aspectos negativos como buenos, los investigadores han recomendado algunas formas de limitar el uso de Internet.

El profesor Sarris aconseja practicar la atención plena, reducir la cantidad de tareas múltiples en línea y "participar en más interacciones en persona".

Para los niños, el Dr. Firth destaca la disponibilidad de varias aplicaciones y programas de software que los padres pueden usar para restringir el uso de Internet en teléfonos y computadoras.

También agrega que “hablar con los niños a menudo sobre cómo les afecta su vida en línea también es importante ⁠, para identificar a los niños en riesgo de acoso cibernético, comportamientos adictivos o incluso explotación ⁠, y así permitir una intervención oportuna para evitar resultados adversos”.

none:  fibromialgia atención primaria medicina-cosmética - cirugía plástica