Cómo tratar los síntomas de la amigdalitis en casa.

El término amigdalitis se refiere a la inflamación de las amígdalas. Las amígdalas son dos glándulas de forma ovalada que se encuentran en la parte posterior de la garganta. Su función es combatir las bacterias y los virus que ingresan al cuerpo a través de la nariz y la boca.

La mayoría de los casos de amigdalitis se deben a una infección viral. Las infecciones bacterianas son responsables de alrededor del 15 al 30% de los casos.

La amigdalitis puede afectar a cualquier persona, pero es más común en los niños. Según la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología, casi todos los niños en los Estados Unidos experimentarán al menos un episodio de amigdalitis.

En este artículo, describimos los mejores tratamientos caseros y medicamentos de venta libre (OTC) para aliviar los síntomas de la amigdalitis.

Tratamientos caseros para la amigdalitis

Los siguientes remedios caseros pueden ayudar a tratar la amigdalitis o aliviar sus síntomas.

1. Beber muchos líquidos calientes


Los líquidos tibios, como la sopa, pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta.

Beber líquidos calientes, como sopas, caldos y tés, puede ayudar a aliviar el dolor de garganta.

Los tés de hierbas que contienen ingredientes como miel, pectina o glicerina pueden ayudar, ya que estos ingredientes forman una película protectora sobre las membranas mucosas de la boca y la garganta, lo que podría aliviar la irritación.

Sin embargo, solo hay evidencia débil de que los tés de hierbas ayuden a tratar los síntomas de la amigdalitis.

2. Consumir alimentos fríos

Comer alimentos fríos y blandos, como yogur helado o helado, puede adormecer la garganta y ofrecer un alivio temporal del dolor.

Las personas también pueden probar lo siguiente:

  • chupando paletas
  • bebiendo batidos fríos
  • bebiendo agua helada

Otras opciones incluyen caramelos duros o chicles que contienen menta o mentol. Estos ingredientes proporcionan una sensación de entumecimiento y enfriamiento similar en la garganta.

3. Evitar los alimentos duros

Para las personas con amigdalitis, comer alimentos duros o punzantes puede resultar incómodo e incluso doloroso.

Los alimentos duros pueden rayar la garganta y provocar más irritación e inflamación. Los alimentos que se deben evitar incluyen:

  • papas fritas
  • galletas
  • cereal seco
  • tostado
  • zanahorias crudas
  • manzanas crudas

Las personas deben intentar comer alimentos más blandos que sean más fáciles de tragar o adherirse a sopas, caldos o batidos fríos hasta que desaparezcan los síntomas.

4. Hacer gárgaras con agua salada

Hacer gárgaras con agua salada puede aliviar temporalmente el dolor o el cosquilleo en la parte posterior de la garganta.

Las personas pueden hacer una mezcla de agua salada agregando un cuarto de cucharadita de sal a 8 onzas de agua tibia y revolviendo la solución hasta que la sal se disuelva.

Luego pueden hacer gárgaras con agua salada durante unos segundos antes de escupirla. Es seguro repetir el proceso tantas veces como sea necesario siempre que la persona evite tragar la mezcla.

Hacer gárgaras no es adecuado para niños más pequeños, ya que existe el riesgo de que inhalen el líquido y se ahoguen.

5. Aumento de la humedad interior

El aire seco puede irritar aún más el dolor de garganta. Las personas con amigdalitis pueden beneficiarse del uso de un humidificador de vapor frío. Estos dispositivos devuelven la humedad al aire, lo que ayuda a aliviar las molestias en la garganta.

Las personas deben limpiar los humidificadores a diario para prevenir el crecimiento de moho y bacterias dañinas.

Las personas que no tienen acceso a un humidificador pueden intentar inhalar el vapor de una ducha o baño caliente.

6. Evitar forzar la voz

La hinchazón de la garganta puede hacer que la voz se ahogue. Puede ser tentador contrarrestar esto levantando la voz, pero al hacerlo, se corre el riesgo de que se le irrite la garganta.

Si hablar es doloroso, la persona debe tratar de mantener la voz lo más tranquila posible. También deben concertar una cita con el médico, ya que tener dificultades para hablar a veces puede indicar una complicación.

7. Descansar lo suficiente

Las personas con amigdalitis deben descansar lo más posible. Descansar permitirá que el cuerpo luche contra la infección viral o bacteriana.

Continuar yendo al trabajo o la escuela no solo aumenta la probabilidad de que una persona se enferme por más tiempo, sino que también puede poner a otras en riesgo de contraer la infección.

8. Analgésicos de venta libre

Los analgésicos de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta, la fiebre y otros síntomas dolorosos de la amigdalitis. Ejemplos de estos medicamentos incluyen:

  • paracetamol
  • ibuprofeno
  • aspirina

La aspirina no es adecuada para niños, ya que puede causar una enfermedad potencialmente mortal llamada síndrome de Reye.

Tomar analgésicos a intervalos regulares puede ayudar a mantener el alivio del dolor durante todo el día.

9. Pastillas medicinales para la garganta

Algunas pastillas para la garganta contienen medicamentos anestésicos para adormecer y calmar la garganta. Muchos también contienen medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón y la inflamación.

Uno de los beneficios de las pastillas para la garganta es que alivian el dolor directamente en el lugar de la inflamación.

Algunas pastillas también contienen agentes antisépticos. Estos ayudan a atacar las bacterias responsables de la amigdalitis bacteriana.

Sin embargo, las pastillas para chupar no son adecuadas para niños pequeños, ya que presentan un riesgo de asfixia. Algunos también contienen benzocaína, que puede tener efectos adversos en esta población. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aconseja a los padres y cuidadores que eviten dar productos que contengan benzocaína a niños menores de 2 años, a menos que un médico lo recomiende.

10. Aerosoles para la garganta y gárgaras

Los aerosoles para la garganta y las gárgaras son otra forma de administrar medicamentos anestésicos, antiinflamatorios y antisépticos directamente en la garganta.

Las personas pueden buscar aerosoles para la garganta con uno de los siguientes ingredientes activos:

  • bencidamina
  • fenol
  • dibucaína
  • benzocaína, solo para niños mayores y adultos
  • alcohol de bencilo
  • cloruro de cetilpiridinio
  • gluconato de clorhexidina

Cuando ver a un doctor

La amigdalitis a menudo se resuelve sin tratamiento en unos pocos días. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar síntomas continuos o que empeoran.

En algunos casos, esto puede indicar complicaciones, como una infección que se ha propagado.

Las personas deben comunicarse con un médico si experimentan alguno de los siguientes síntomas:

  • dolor de garganta que dura más de 2 días
  • dolor de garganta tan severo que es difícil comer o beber
  • dificultad para respirar o tragar
  • enfermedad extrema, debilidad o fatiga
  • fiebre que dura más de 3 días o desaparece durante más de un día y luego regresa

Los padres y cuidadores que noten signos de amigdalitis en un niño deben llevarlos al médico.

Absceso periamigdalino


Si el dolor de garganta dura más de 2 días, la persona debe hablar con un médico.

Las personas también deben consultar a un médico si tienen síntomas de una complicación potencialmente grave de la amigdalitis llamada absceso periamigdalino.

Un absceso periamigdalino es una acumulación de pus que se forma cerca de una de las amígdalas. Este tipo de absceso se forma cuando una infección bacteriana se propaga desde una amígdala infectada hasta el área que la rodea.

Los síntomas de un absceso periamigdalino incluyen:

  • un dolor de garganta severo que puede empeorar en un lado
  • hinchazón dentro de la boca y la garganta
  • dificultad para hablar
  • dificultad al tragar
  • problemas respiratorios
  • dificultad para abrir la boca
  • Glándulas linfáticas inflamadas
  • fiebre y escalofríos
  • un dolor de oído o dolor de cuello en el lado donde le duele la garganta

Las personas que sospechen que tienen un absceso deben programar una cita urgente con un médico o acudir a la sala de emergencias.

Sin tratamiento, un absceso periamigdalino puede provocar sepsis y dificultades respiratorias graves, las cuales pueden poner en peligro la vida.

Resumen

La amigdalitis es una afección común que puede afectar tanto a niños como a adultos.

La mayoría de los casos de amigdalitis se resuelven sin tratamiento en unos pocos días. Mientras tanto, una variedad de remedios caseros y tratamientos de venta libre pueden ayudar a aliviar los molestos síntomas.

La amigdalitis a veces puede resultar en complicaciones más graves. Las personas deben consultar a un médico si experimentan nuevos síntomas o si los síntomas originales persisten o empeoran.

Lea el artículo en español.

none:  próstata - cáncer de próstata osteoartritis infección del tracto urinario