El 'ADN basura' tiene un papel en la propagación del cáncer, dicen los científicos

Los fragmentos de ADN que alguna vez se consideraron inútiles en realidad contienen instrucciones para fabricar moléculas que ayudan a que el cáncer se propague, dicen los científicos.

Lo que los científicos pensaban que era "ADN basura" en realidad ayuda a que el cáncer se propague.

Las moléculas en cuestión se denominan ARN potenciadores (eRNA), y un nuevo estudio realizado por la Universidad de California en San Diego (UCSD) reveló que mantienen activados los genes que promueven el cáncer.

En un trabajo anterior, los científicos habían descubierto miles de eRNA que las células de cáncer de colon producen vigorosamente cuando reciben señales persistentes del sistema inmunológico.

Ahora, en un nuevo artículo que aparece en la revista Naturaleza Biología Molecular y Estructural, explican cómo los eRNA interactúan con una proteína "diseminadora del cáncer" llamada BRD4.

El estudio se suma a la creciente evidencia de que el llamado ADN basura alberga elementos que son activos en la salud y la enfermedad.

ADN basura y ARN no codificante

El ADN es el modelo biológico para crear un organismo que pasa de los adultos a sus descendientes cuando se reproducen. Contiene códigos que instruyen a las células sobre cómo producir proteínas, que son las moléculas de trabajo que llevan a cabo las funciones celulares.

Sin embargo, dicho plano no actúa por sí solo. Otra molécula llamada ARN copia el código de ADN y lo traduce en instrucciones de producción de proteínas para la célula.

Alguna vez se pensó que el papel de las moléculas de ARN era solo transcribir el código del ADN en proteínas.

Sin embargo, cada vez hay más pruebas que revelan que, además de estos ARN codificantes, existen ARN no codificantes que realizan muchas otras funciones.

Además, algunas de las revelaciones se refieren al 98 por ciento aproximadamente del ADN que no contiene códigos para fabricar proteínas, que alguna vez se llamó ADN basura por esta razón.

Los ARN no codificantes pueden crear y romper moléculas y ajustar la producción de proteínas. Algunos incluso bloquean secuencias dañinas de código genético que ingresaron a nuestro ADN a partir de infecciones de virus en nuestros antepasados.

"Reguladores clave del cáncer"

Los ARN no codificantes en el centro de este estudio pertenecen a una clase que los científicos han identificado recientemente. Hasta ahora, no estaba claro si estos eRNA estaban involucrados en alguna función celular.

“Nuestros hallazgos”, afirma la autora principal del estudio Shannon M. Lauberth, quien es profesora asistente en la Sección de Biología Molecular de UCSD, “revelan que los eRNA son reguladores clave del cáncer al actuar para reforzar la unión de BRD4 y mantenerlo anclado en el ADN, que mantiene los genes promotores de tumores activados en niveles altos ".

Ella observa con interés que cuando se agotaron varias de las moléculas, hubo una reducción significativa en la "expresión de los genes promotores de tumores que los eRNA y BRD4 están co-regulando".

BRD4 ha ganado atención como un objetivo potencial para el tratamiento del cáncer y ya se están investigando “varias moléculas pequeñas” que lo bloquean.

El equipo de UCSD tiene la intención de seguir explorando la producción de eRNA y su influencia en la expresión génica. El objetivo es encontrar formas de apuntar a los eRNA y detener su capacidad para promover el cáncer.

"Tomados en conjunto, nuestros hallazgos son consistentes con la noción emergente de que los eRNA son moléculas funcionales, en lugar de meros reflejos de la activación del potenciador o simplemente ruido transcripcional".

Shannon M. Lauberth

"[Esto]", concluye, "va a transformar la forma en que pensamos sobre el 'ARN basura' y la regulación de la expresión génica en el contexto de la célula humana".

none:  herpes sueño - trastornos del sueño - insomnio disfunción-eréctil - eyaculación-precoz