Los niveles de azúcar en sangre 'normales' pueden no ser tan normales después de todo

Un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Stanford en California, revela que los alimentos comunes pueden causar picos de azúcar en la sangre en personas por lo demás sanas. Prestar más atención a estos picos podría prevenir la diabetes y algunas de sus complicaciones.

En el transcurso de un día, los niveles de azúcar en sangre pueden aumentar a niveles diabéticos y prediabéticos, incluso en individuos sanos.

La diabetes afecta a más de 30 millones de personas en los Estados Unidos, que es casi el 10 por ciento de la población. Otros 84 millones de personas tienen prediabetes.

Los niveles anormales de azúcar en sangre son un sello distintivo de esta enfermedad metabólica. Para medir estos niveles, los médicos utilizan dos métodos principales: o toman muestras de azúcar en sangre en ayunas, lo que les informa del nivel de azúcar en la sangre en ese punto específico; o miden los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1C).

La prueba de hemoglobina glucosilada se usa de forma rutinaria para diagnosticar la diabetes y se basa en los niveles promedio de azúcar en sangre durante un período de 3 meses.

A pesar de su uso generalizado, ninguno de estos métodos puede decir nada sobre las fluctuaciones en el azúcar en sangre que ocurren durante el transcurso de un día.

Entonces, los investigadores dirigidos por Michael Snyder, quien es profesor de genética en Stanford, se propusieron monitorear estas fluctuaciones diarias en individuos por lo demás sanos.

Observaron los patrones de cambio de azúcar en sangre después de una comida y examinaron cómo estos patrones varían entre diferentes personas que han comido la misma comida.

El profesor Snyder y sus colegas publicaron los resultados de su investigación en la revista PLOS Biología.

Tres tipos de variabilidad del azúcar en sangre

Para su estudio, los investigadores reclutaron a 57 adultos de 51 años, en promedio, que no habían sido diagnosticados con diabetes.

El profesor Snyder y su equipo utilizaron dispositivos novedosos llamados monitores continuos de glucosa para evaluar el azúcar en sangre de los participantes en su entorno normal. Además, los investigadores evaluaron la resistencia a la insulina de todo el cuerpo y la secreción de insulina de los participantes.

Las mediciones metabólicas y de azúcar en sangre permitieron a los investigadores agrupar a los participantes en tres "glucotipos" diferentes, según los patrones de variabilidad del azúcar en sangre.

Las personas cuyo nivel de azúcar en sangre no varió mucho se agruparon en "baja variabilidad"; aquellos cuyo nivel de azúcar en sangre aumentaba con bastante frecuencia se agruparon en "variabilidad severa"; y finalmente, las personas que se encontraban en el medio se clasificaron como glucotipo "moderado".

Los hallazgos revelaron que "la desregulación de la glucosa, caracterizada por [la monitorización continua de la glucosa], es más prevalente y heterogénea de lo que se pensaba anteriormente y puede afectar a las personas consideradas normoglucémicas según las medidas estándar".

Glucosa a menudo en rango prediabético, diabético

A continuación, los investigadores querían ver cómo reaccionaban las personas de diferentes glucotipos a la misma comida. Entonces, ofrecieron a todos los participantes tres tipos de desayunos estándar: hojuelas de maíz con leche, pan con mantequilla de maní y una barra de proteínas.

Cada participante respondió de manera única a estos desayunos, lo que sugiere que diferentes personas metabolizan la misma comida de diferentes maneras.

Además, el estudio reveló que los alimentos comunes como las hojuelas de maíz causaron picos significativos de azúcar en la sangre en la mayoría de las personas.

“Nos sorprendió mucho ver el nivel de azúcar en la sangre en el rango de prediabéticos y diabéticos en estas personas con tanta frecuencia […] La idea es tratar de descubrir qué hace que alguien sea un 'atacante' y poder darles consejos prácticos para que se conviertan en el glucotipo bajo ".

Prof. Michael Snyder

"Nuestro próximo estudio profundizará en las causas fisiológicas de la desregulación de la glucosa", continúa el investigador principal. "Estos incluyen no solo la variación genética, sino también la composición del microbioma y las funciones del páncreas, el hígado y los órganos digestivos".

Los investigadores esperan que sus hallazgos recientes y futuros ayuden a prevenir la diabetes y sus complicaciones.

none:  cáncer de cuello uterino - vacuna contra el virus del papiloma humano leucemia cuidadores - atención domiciliaria