Equilibrio del pH vaginal: síntomas, remedios y pruebas

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Mantener el equilibrio del pH de la vagina es esencial para mantenerla saludable. Un pH por debajo de 7 es ácido, mientras que un pH por encima de 7 es básico. Un pH vaginal normal suele ser inferior a 4,5. Cuanto menor sea el número, más ácido será el entorno vaginal.

Los médicos pueden medir el pH vaginal para determinar qué tan ácido es el ambiente vaginal. También es posible probar esto en casa.

En la vagina, un pH alto puede causar infecciones, ya que puede permitir que las bacterias y los hongos prosperen.

En este artículo, aprenda más sobre los niveles normales de pH vaginal, cómo probarlos en casa y qué hacer para restaurar el equilibrio del pH vaginal.

¿Cuáles son los niveles normales de pH vaginal?

El pH vaginal puede cambiar con el tiempo a medida que una persona envejece.

Un pH vaginal normal está entre 3.8 y 4.5. Un nivel de pH dentro de este rango puede ayudar a mantener a raya las infecciones bacterianas y fúngicas.

Lactobacilos las bacterias viven en la vagina y secretan ácido láctico y peróxido de hidrógeno, que le dan a la vagina su nivel de pH ácido.

El pH vaginal puede cambiar a lo largo de la vida de una persona. Suele ser superior a 4,5 antes de que una persona tenga su primer período menstrual y después de la menopausia.

El pH vaginal suele ser inferior a 4,5 durante los años reproductivos de la mujer, a menos que una afección o infección lo aumente.

¿Qué cambia el pH vaginal?

Varias afecciones e infecciones pueden afectar el equilibrio del pH vaginal, generalmente al aumentar los niveles de pH.

Las causas de los cambios en el pH vaginal incluyen las siguientes:

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una condición médica que ocurre cuando hay demasiadas bacterias presentes en la vagina. Esto puede provocar un aumento de los niveles de pH vaginal.

Una persona con vaginosis bacteriana puede experimentar picazón, ardor o dolor en la vagina. También pueden sentir una sensación de ardor al orinar y notar una secreción blanca o gris.

Duchas vaginales

Las duchas vaginales se refieren a lavar o limpiar la vagina con soluciones particulares, como las que contienen vinagre o bicarbonato de sodio.

Estas soluciones pretenden reducir el olor vaginal, pero, de hecho, pueden empeorar el olor. Esto se debe a que eliminan las bacterias buenas, lo que afecta el equilibrio del pH vaginal y puede hacer que alguien sea más propenso a las infecciones.

Menopausia

Un estudio encontró que las mujeres tienden a tener niveles más altos de pH durante la menopausia. En el estudio, las mujeres en la menopausia tenían un pH vaginal promedio de 5.3.

Los niveles reducidos de estrógeno durante la menopausia pueden afectar el pH vaginal de una persona.

Otras infecciones vaginales

La presencia de infecciones distintas de la vaginosis bacteriana también puede aumentar el pH vaginal.

Ejemplos incluyen tricomonas vaginalis y grupo B Estreptococo (GBS).

Presencia de sangre menstrual.

La sangre tiene un pH más alto que el ambiente vaginal. Cuando una persona está menstruando, la presencia de sangre menstrual puede aumentar los niveles de pH vaginal.

Presencia de semen

El semen es básico, que es lo opuesto al ambiente ácido de la vagina. Cuando el semen ingresa a la vagina, puede aumentar temporalmente el pH.

Tomando antibióticos

Las personas usan antibióticos para matar las bacterias dañinas, pero estos medicamentos también pueden matar las bacterias buenas. Esto incluirá bacterias en la vagina. Si una persona está tomando antibióticos, su pH vaginal puede estar desequilibrado.

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Las UTI no causan un pH vaginal más alto, pero tener un pH alto puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle una UTI.

Los niveles reducidos de estrógeno durante la perimenopausia y la menopausia pueden poner a una persona en riesgo de desarrollar infecciones urinarias más frecuentes, ya que los niveles más bajos de estrógeno permiten que el pH vaginal aumente.

Los médicos pueden recetar tratamientos con estrógenos para reducir el pH vaginal y prevenir más infecciones urinarias.

Otras condiciones

Los investigadores también han relacionado un pH vaginal más alto con varias otras afecciones, que incluyen infertilidad, parto prematuro y mayores riesgos de infecciones de transmisión sexual (ITS).

Remedios naturales para restablecer el equilibrio

Los suplementos probióticos pueden ayudar a restaurar los niveles bacterianos naturales.

Las personas pueden comprar kits de prueba caseros que miden el equilibrio del pH de la vagina. Estos kits están disponibles en algunas farmacias y en línea.

Las pruebas en el hogar pueden revelar niveles elevados de pH, lo que podría indicar la presencia de una infección.

La prueba consiste en colocar una tira de papel que mide el pH contra la pared de la vagina durante un período de tiempo designado.

Después de retirar el papel, una persona puede comparar el color resultante con los de una tabla del kit. Cada color corresponde a un valor de pH.

Las personas deben leer toda la información que incluye el kit de prueba. Esto incluirá recomendaciones sobre el momento de la prueba, incluida la no realización de la prueba durante la menstruación o demasiado pronto después de tener relaciones sexuales.

Si los niveles de pH vaginal de una persona son habitualmente altos sin ningún síntoma de infección, pueden tomar varias medidas en casa para reducir sus niveles de pH. Éstos incluyen:

  • Evitar los jabones fuertes y las duchas vaginales. Los jabones suelen tener un pH alto y su uso para limpiar el área vaginal puede aumentar el pH vaginal. Es mejor usar agua tibia y un limpiador suave para limpiar la vulva, pero evite usar jabón dentro de la vagina. Esto ayudará a mantener el equilibrio del pH vaginal.
  • Tomar un supositorio o suplemento probiótico. Los probióticos ayudan a restaurar los niveles bacterianos naturales del cuerpo. Algunos alimentos también contienen probióticos, como yogur, miso y kombucha.
  • Cambiar los tampones con regularidad. Dejar un tampón durante demasiado tiempo puede aumentar el pH vaginal porque el pH de la sangre es ligeramente básico. Cambiar los tampones con frecuencia también reduce el riesgo de infecciones bacterianas, incluido el síndrome de choque tóxico (TSS).
  • Usar protección de barrera durante las relaciones sexuales. El uso de protección de barrera, como condones o protectores dentales, no solo ayuda a prevenir el embarazo y las ITS, sino que también puede evitar que el semen y otros líquidos afecten los niveles de pH en la vagina.

Los médicos también pueden recetar cremas, como la crema de estrógeno, que pueden ayudar a reducir los niveles de pH de la vagina.

Resumen

Mantener los niveles de pH vaginal en equilibrio puede ayudar a reducir las infecciones y prevenir complicaciones.

Los médicos rara vez se basan solo en las mediciones del pH vaginal para diagnosticar afecciones médicas, como infecciones por hongos, o para determinar si alguien se acerca o no a la menopausia. Sin embargo, las pruebas de pH vaginal pueden ayudar a confirmar un diagnóstico sospechoso.

Las personas pueden tomar medidas, como usar suplementos probióticos y no duchas vaginales, para ayudar a mantener equilibrados sus niveles de pH vaginal.

none:  cáncer colonrectal audición - sordera enfermedades-infecciosas - bacterias - virus