¿Qué son la diástole y la sístole en la presión arterial?

Los términos diástole y sístole se refieren a cuando los músculos del corazón se relajan y contraen. El equilibrio entre la diástole y la sístole determina la presión arterial de una persona.

El corazón es una bomba que suministra sangre rica en oxígeno a todos los tejidos y órganos del cuerpo. El latido del corazón es causado por la relajación y contracción de los músculos del corazón.

Durante este ciclo, el período de relajación se llama diástole y el período de contracción se llama sístole.

En este artículo, explicaremos cómo la diástole y la sístole se relacionan con la presión arterial. También discutimos qué es la presión arterial normal, junto con los factores de riesgo y las complicaciones relacionadas con la presión arterial alta (hipertensión) y la presión arterial baja (hipotensión).

¿Qué son la diástole y la sístole?

La diástole es cuando el músculo cardíaco se relaja y la sístole es cuando el músculo cardíaco se contrae.

La diástole se define por las siguientes características:

  • La diástole es cuando el músculo cardíaco se relaja.
  • Cuando el corazón se relaja, las cámaras del corazón se llenan de sangre y la presión arterial de una persona disminuye.

La sístole se define por las siguientes características:

  • La sístole es cuando el músculo cardíaco se contrae.
  • Cuando el corazón se contrae, empuja la sangre fuera del corazón hacia los grandes vasos sanguíneos del sistema circulatorio. Desde aquí, la sangre va a todos los órganos y tejidos del cuerpo.
  • Durante la sístole, la presión arterial de una persona aumenta.

Diferencias

El corazón es una bomba compuesta por cuatro cámaras. Está dividido en el medio en un lado derecho e izquierdo, y cada lado se divide en dos cámaras: las cámaras superior e inferior.

Las dos cámaras superiores del corazón llamadas aurículas reciben la sangre que ingresa al corazón. Las dos cámaras inferiores se llaman ventrículos. Bombean la sangre del corazón al resto del cuerpo.

Para bombear la sangre por todo el cuerpo, el corazón se contrae y luego se relaja una y otra vez en un ciclo llamado ciclo cardíaco. El ciclo comienza cuando las dos aurículas se contraen, lo que empuja la sangre hacia los ventrículos. Luego, los ventrículos se contraen, lo que hace que la sangre salga del corazón.

La sangre desoxigenada que regresa del cuerpo al lado derecho del corazón luego se bombea a través de los pulmones donde recoge oxígeno. La sangre oxigenada luego viaja al lado izquierdo del corazón y se bombea al resto del cuerpo.

La diástole y la sístole afectan la presión arterial de una persona de manera diferente, de la siguiente manera:

  • Cuando el corazón empuja la sangre por todo el cuerpo durante la sístole, aumenta la presión ejercida sobre los vasos. A esto se le llama presión sistólica.
  • Cuando el corazón se relaja entre latidos y se vuelve a llenar de sangre, la presión arterial desciende. A esto se le llama presión diastólica.

¿Qué es una presión arterial saludable?

La presión arterial normal estará por debajo de 120/80 mmHg.

Cuando una persona recibe los resultados de la presión arterial, verá dos números que representan las medidas de diástole y sístole. Estas medidas se dan en milímetros de mercurio (mm Hg).

El primer número es la presión sistólica y el segundo es la presión diastólica.

De acuerdo con las pautas actualizadas de 2017 del American College of Cardiology (ACC), las categorías actuales de presión arterial son:

  • Presión arterial normal: menos de 120/80 mmHg
  • Presión arterial elevada: una presión sistólica de entre 120-129 y una presión diastólica de menos de 80
  • Hipertensión en etapa 1: una presión sistólica de entre 130-139 o una presión diastólica de entre 80 y 89 mmHg
  • Hipertensión en etapa 2: una presión sistólica de al menos 140 o una presión diastólica de al menos 90 mmHg

Es probable que estas pautas actualizadas coloquen al 46 por ciento de los estadounidenses en la categoría de hipertensión arterial.

La presión arterial siempre se mide cuando la persona está en reposo y durante varios días. Sus medidas también se denominan lecturas de presión arterial.

Presión arterial alta y baja

La presión arterial de una persona puede volverse demasiado alta o demasiado baja por muchas razones. Tanto la presión arterial alta como la baja pueden causar graves consecuencias para la salud si no se tratan.

Alta presión sanguínea

El sexo y la edad pueden aumentar el riesgo de hipertensión de una persona.

La presión arterial alta o hipertensión es cuando una persona tiene una presión anormalmente alta contra las paredes de sus vasos sanguíneos. Esta afección se desarrolla gradualmente durante muchos años y puede pasar desapercibida durante mucho tiempo, ya que a menudo no hay síntomas.

Los siguientes factores de riesgo aumentan el riesgo de hipertensión arterial de una persona:

  • Edad. La presión arterial suele aumentar con la edad.
  • Género. Los hombres tienen más probabilidades de tener presión arterial alta antes de los 55 años, pero las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener la afección después de los 55 años.
  • Raza. La presión arterial alta es más común en los afroamericanos que en los caucásicos o los hispanoamericanos.
  • Historia familiar. Tener un familiar con presión arterial alta aumenta el riesgo de que una persona desarrolle presión arterial alta en el futuro.
  • Obesidad. Una persona con sobrepeso u obesidad tiene más probabilidades de desarrollar presión arterial alta. Esto se debe a que circula un mayor volumen de sangre a través de los vasos sanguíneos para suministrar oxígeno y nutrientes a las células. Debido a que circula más sangre, existe una mayor presión en las paredes de los vasos.
  • Hábitos de estilo de vida. La falta de actividad física, fumar tabaco (incluido el tabaquismo pasivo), beber demasiado alcohol, consumir demasiada sal (sodio) o muy poco potasio y el estrés pueden aumentar el riesgo.
  • Ciertas condiciones crónicas. La enfermedad renal, la diabetes y la apnea del sueño pueden aumentar el riesgo de hipertensión arterial.
  • El embarazo. En algunos casos, el embarazo puede provocar hipertensión arterial.

Si no se trata, la presión arterial alta puede causar complicaciones y, eventualmente, problemas de salud graves, como:

  • Ataque al corazón. Un bloqueo en el flujo de sangre rica en oxígeno a una parte del corazón, lo que evita que esa parte del corazón reciba oxígeno.
  • Golpe. Un accidente cerebrovascular ocurre cuando hay un bloqueo en el flujo de sangre rica en oxígeno al cerebro, lo que impide que esa parte del cerebro reciba oxígeno.
  • Insuficiencia cardiaca. Fallo del corazón para bombear suficiente sangre para satisfacer las demandas del cuerpo, causado por el aumento de presión en los vasos.
  • Enfermedad de las arterias periféricas. Este es el estrechamiento de los vasos sanguíneos distintos de los que irrigan el corazón o el cerebro, más comúnmente en las piernas. El flujo de sangre a esa parte del cuerpo se ve afectado.
  • Aneurisma. Un aneurisma es el desarrollo de una protuberancia anormal en la pared de un vaso sanguíneo, que puede presionar otros órganos, bloquear el flujo sanguíneo o eventualmente estallar.
  • Enfermedad renal crónica. La enfermedad renal puede ser causada por el estrechamiento de los vasos sanguíneos de los riñones, lo que impide que funcionen correctamente.

Presión arterial baja

La presión arterial baja o hipotensión ocurre cuando una persona tiene presión arterial anormalmente baja contra las paredes de sus vasos sanguíneos.

Los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle la afección incluyen:

  • Edad. Las personas mayores de 65 años tienen más probabilidades de experimentar una caída de la presión arterial al ponerse de pie o después de comer. Los niños y los jóvenes tienen más probabilidades de experimentar una caída rápida de la presión arterial acompañada de mareos, visión borrosa y desmayos, lo que se conoce como hipotensión mediada por los nervios.
  • Ciertos medicamentos. Los medicamentos para la presión arterial alta, incluidos los diuréticos, pueden causar hipotensión.
  • Ciertas enfermedades. Condiciones como la enfermedad de Parkinson, la diabetes y algunas afecciones cardíacas aumentan el riesgo de presión arterial baja.
  • Otros factores. El embarazo, estar de pie en el calor o quedarse quieto durante largos períodos de tiempo también pueden causar presión arterial baja.

Una persona con presión arterial levemente baja puede experimentar fatiga, desmayos o mareos.

Las formas más graves de presión arterial baja pueden comprometer el flujo sanguíneo rico en oxígeno a los órganos principales del cuerpo, incluido el cerebro. Si esto sucede, una persona puede sentirse somnolienta, confundida o mareada. En casos graves, esto puede evolucionar a daño cardíaco o cerebral.

Resumen

La diástole y la sístole son dos fases del ciclo cardíaco. Ocurren cuando el corazón late, bombeando sangre a través de un sistema de vasos sanguíneos que llevan sangre a todas las partes del cuerpo. La sístole ocurre cuando el corazón se contrae para bombear sangre y la diástole ocurre cuando el corazón se relaja después de la contracción.

Una persona que sospecha que tiene presión arterial alta o baja debe consultar a su médico para conocer los mejores tratamientos, que pueden incluir medicamentos o cambios en el estilo de vida.

Incluso si una persona está tomando medicamentos para la presión arterial problemática, aún debe medir sus niveles de presión arterial con regularidad, ya que es posible que la afección no presente ningún síntoma aparente.

none:  melanoma - cáncer de piel fibromialgia salud de los hombres