¿Qué son los terrores nocturnos y por qué ocurren?

Los terrores nocturnos, o los terrores nocturnos, son términos comunes para los episodios que causan miedo durante la noche, especialmente en los niños. Son diferentes a las pesadillas. Pueden ser angustiantes para la persona que los tiene y para su familia.

Si bien la gente habla de "terrores nocturnos", esta no es, de hecho, una condición diagnosticable, según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-V).

Contiene elementos de afecciones conocidas como trastorno de pesadillas, trastorno del comportamiento del sueño REM y trastorno de la activación del sueño con movimientos oculares no rápidos (NREM).

Aunque los episodios nocturnos pueden ser aterradores, los terrores nocturnos normalmente no son un signo de nada más serio. Tienden a terminar tan abruptamente como comienzan.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Crédito de la imagen: tommaso79 / istock.

Los terrores nocturnos son episodios nocturnos que provocan un gran miedo al dormir. La persona puede agitar sus extremidades y gritar y gritar.

Los terrores nocturnos son más comunes en los niños, pero los adultos también pueden sufrirlos. Un ataque normal suele durar entre 30 segundos y 3 minutos, pero pueden durar mucho más.

Los terrores nocturnos son desagradables, pero no suelen ser motivo de preocupación médica.

Se estima que afectan a alrededor del 40% de los niños y a un número menor de adultos.

Síntomas

Los terrores nocturnos se diferencian de las pesadillas. En una pesadilla, el soñador puede despertarse, pero durante los terrores nocturnos normalmente permanecerá dormido.

Es muy probable que esta diferencia se deba a la fase del sueño en la que se producen los terrores nocturnos.

Las pesadillas tienden a ocurrir durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM), hacia el final de una noche de sueño.

Por el contrario, los terrores nocturnos ocurren durante el primer tercio de la noche durante el sueño más profundo, también conocido como sueño de ondas lentas o sueño no REM.

Los signos de un episodio de terror nocturno pueden incluir:

  • gritando y gritando
  • sentarse en la cama o caminar dormido
  • patadas y golpes de extremidades
  • respiración pesada, pulso acelerado y sudoración profusa
  • pupilas dilatadas y aumento del tono muscular
  • siendo difícil de despertar
  • confusión al despertar
  • mirar con los ojos muy abiertos, como si estuviera despierto, pero sin responder a los estímulos
  • comportamiento agresivo, especialmente en adultos)
  • sin recordar el evento

Si la persona recuerda el sueño, probablemente implicará algo muy aterrador para ella.

Si tiene curiosidad por obtener más información basada en evidencia sobre el fascinante mundo del sueño, visite nuestro centro dedicado.

Causas

Varios factores pueden contribuir a los terrores nocturnos.

Éstos incluyen:

  • fiebre, especialmente en niños
  • estrés
  • la privación del sueño
  • luz o ruido
  • una vejiga demasiado llena
  • pasar la noche en algún lugar desconocido
  • posiblemente, factores genéticos
  • migrañas
  • estrés físico o emocional
  • uso o abuso de algunos medicamentos o alcohol

En 2014, un estudio de casi 7,000 niños de 8 a 10 años, con un seguimiento alrededor de los 13, mostró que aquellos que fueron acosados ​​tenían más del doble de probabilidades de experimentar terrores nocturnos.

Además, los terrores nocturnos a menudo se asocian con otras afecciones subyacentes, como problemas respiratorios al dormir, por ejemplo, apnea del sueño, migraña, lesiones en la cabeza, síndrome de piernas inquietas y ciertos medicamentos.

Un estudio que evaluó a 661 personas con la enfermedad de Parkinson, de 43 a 89 años, informó que el 3,9% tenía terrores nocturnos. Además, el 17,2% tuvo pesadillas y el 1,8% experimentó sonambulismo.

Los siguientes factores también pueden influir.

Somnambulismo

Los terrores nocturnos y el sonambulismo parecen estar relacionados. Ambos ocurren durante el sueño de ondas lentas, las etapas más profundas del sueño, que ocurren en la primera parte de la noche.

Algunos investigadores creen que las personas que experimentan sonambulismo o terrores nocturnos pueden tener dificultades para mantener el sueño de ondas lentas.Esto los hace susceptibles a despertares rápidos y aumenta la posibilidad de parasomnias.

Disfunción talámica

Las lesiones cerebrales son una causa poco probable de terrores nocturnos. En algunos casos, sin embargo, el daño o la disfunción del tálamo se ha relacionado con este fenómeno.

En un estudio, una mujer comenzó a tener terrores nocturnos regulares a la edad de 48 años.

Se sometió a observación en un laboratorio del sueño para investigar la causa. Las pruebas mostraron un aumento de la señal proveniente del tálamo. Esto pareció causar micro-despertares sugerentes de terrores nocturnos.

Se cree que el tálamo juega un papel clave en el mantenimiento de los ciclos de sueño y vigilia. También actúa para amortiguar las señales que normalmente llegan de los sentidos, incluidos los del oído, mientras dormimos.

La mayor parte de la información que nuestro cerebro recibe del mundo exterior pasa a través del tálamo antes de enviarse a las partes del cerebro que nos permiten ver u oír, por ejemplo.

Cuando dormimos, el tálamo está menos dispuesto a enviar esta información al resto del cerebro.

Como resultado, cuando dormimos, somos menos conscientes de los estímulos táctiles y los sonidos que nos rodean.

Factores genéticos

Las personas que tienen terrores nocturnos o que caminan dormidas a menudo tienen un miembro de la familia que también los padece.

En 1980, un pequeño estudio encontró que el 80% de los sonámbulos y el 96% de las personas que tienen terrores nocturnos tienen al menos otro familiar cercano que tiene una o ambas afecciones.

Otra investigación que se centró en gemelos idénticos y no idénticos apoyó este hallazgo.

Los investigadores encontraron que una persona es significativamente más propensa a experimentar terrores nocturnos si su gemelo idéntico lo hace. En los gemelos no idénticos, la probabilidad de que esto suceda es menor.

Un estudio a largo plazo de 1.940 niños, publicado en 2015, encontró que aquellos cuyos padres habían caminado mientras dormían eran más propensos a tener terrores nocturnos y que estos terrores nocturnos tenían más probabilidades de persistir por más tiempo.

Se descubrió que la edad máxima de los terrores nocturnos en la infancia es de 18 meses. A esta edad, los padres informaron que el 34,4% de los niños tenían terrores nocturnos. Hasta un tercio de los niños que experimentan terrores nocturnos desarrollan hábitos de sonambulismo más tarde en la niñez.

Pruebas y diagnóstico

Un médico preguntará al paciente y, si corresponde, a los miembros de la familia, sobre cualquier signo de terrores nocturnos. También pueden realizar pruebas para buscar otros posibles factores, que pueden ser físicos o psicológicos.

Se puede recomendar un estudio del sueño.

Estudios del sueño

Un estudio del sueño, o polisomnografía, implica pasar la noche en un laboratorio del sueño y tomar varias medidas mientras duerme.

Las ondas cerebrales, los niveles de oxígeno en sangre, la frecuencia cardíaca, la respiración y los movimientos de los ojos y las piernas se miden durante la noche y se filma al paciente.

El médico revisará la grabación y evaluará diferentes aspectos del comportamiento del sueño del individuo.

La película puede revelar una respiración irregular, lo que posiblemente sugiera apnea u otras razones de trastornos del sueño, como el síndrome de piernas inquietas.

Tratamiento

Por lo general, no se necesitan medicamentos para los terrores nocturnos.

Aunque los terrores nocturnos parecen angustiantes para los niños, es poco probable que se produzcan daños permanentes y, por lo general, pasan sin intervención.

Sostener la mano del niño y hablar con calma puede ayudar a acortar un episodio.

El tratamiento es normalmente necesario solo si los episodios tienen un efecto negativo significativo en la seguridad de la persona o su familia, o si el problema está afectando su capacidad para funcionar durante el día.

Si el tratamiento es necesario, son posibles tres tipos de intervención.

  • Tratar una afección subyacente, como la apnea del sueño o un problema de salud mental.
  • Mejorar las condiciones del sueño cambiando los hábitos de sueño o el entorno del sueño.
  • Los medicamentos, como las benzodiazepinas y los inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden ayudar en algunos casos.
  • Lidiar con el estrés, por ejemplo, mediante terapia o asesoramiento.

Remedios caseros y soluciones sencillas.

Varias intervenciones sencillas pueden ayudar a aliviar los terrores nocturnos.

Entorno para dormir seguro

Cierre y bloquee todas las puertas y ventanas durante la noche. Considere alarmarlos. Elimine los peligros de tropiezo y elimine los objetos frágiles y peligrosos.

Estrés

Identifique las fuentes de estrés y las formas de aliviarlas. Si un niño está experimentando terrores nocturnos, pídale que le cuente cualquier cosa que le moleste y háblelo.

Dormir mas

La falta de sueño puede ser un factor, así que trate de acostarse más temprano o tomar una siesta por la tarde. Tener una rutina de relajación antes de acostarse también puede ayudar, por ejemplo, un baño tibio o una lectura ligera antes de dormir. Evite el tiempo frente a la pantalla durante al menos una hora antes de acostarse.

Busque patrones

Lleve un diario de sueño y anote la frecuencia con la que ocurren los terrores y la hora a la que comienzan. Si los terrores nocturnos son molestos y aparecen en un horario regular, una sugerencia es despertar a su hijo 15 minutos antes de que sea probable que ocurran, mantenerlo despierto durante 5 minutos y luego dejar que se vuelva a dormir.

Terrores nocturnos en adultos

Los terrores nocturnos son más comunes en los niños, pero también pueden afectar a los adultos. Un adulto puede tener terrores nocturnos en cualquier momento durante el ciclo del sueño, y es más probable que recuerde el sueño que los niños.

Los adultos tienen más probabilidades de tener terrores nocturnos si tienen antecedentes de:

  • trastorno bipolar
  • depresión
  • ansiedad

A veces, los terrores nocturnos pueden provocar lesiones a la persona u otras personas, especialmente si también se agitan o son sonámbulos. Es más probable que un adulto muestre un comportamiento agresivo que un niño durante los terrores nocturnos.

Los adultos también pueden avergonzarse de su comportamiento al dormir, y esto puede afectar las relaciones.

Cualquiera que esté preocupado por los terrores nocturnos podría considerar la posibilidad de consultar a un especialista en sueño.

Para obtener más información sobre el sueño, consulte nuestra página central dedicada.

none:  nutrición - dieta paternidad leucemia