¿Qué pasa cuando comes comida rápida?

El término "comida rápida" generalmente se refiere a los alimentos que las personas pretenden consumir rápidamente, ya sea dentro o fuera del sitio. Existe mucha evidencia bien investigada que demuestra los diversos efectos negativos para la salud de comer y comer en exceso comida rápida, tanto a corto como a largo plazo.

Muchos establecimientos de comida rápida ahora enumeran la cantidad de calorías que contiene cada uno de sus artículos. Sin embargo, esto es solo una parte de la consideración de si es saludable o no.

La comida rápida suele ser muy pobre en términos de nutrición. Según un artículo de estudio en la revista Perspectivas de promoción de la salud, la comida rápida tiende a contener diversas sustancias que generalmente no son saludables. Tiene un alto contenido de azúcar, sal y grasas saturadas o trans, así como muchos conservantes e ingredientes procesados. También es bajo en nutrientes beneficiosos.

No toda la comida rápida es mala, y una persona puede tomar una decisión informada investigando el contenido nutricional de determinados productos de comida rápida. Están disponibles en los sitios web de la mayoría de los restaurantes principales.

Sin embargo, incluso las comidas rápidas más saludables son generalmente altas en azúcar, sal, grasas saturadas y grasas trans. La Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud señala que la persona típica en los Estados Unidos consume demasiados de estos.

Impacto a corto plazo

Comer comida rápida con regularidad puede tener una serie de consecuencias para la salud.

Debido a que la comida rápida generalmente tiene un alto contenido de azúcar, sal y grasas saturadas o trans, observar los efectos a corto plazo de estos nutrientes puede ayudar a determinar qué sucede a corto plazo cuando una persona come comida rápida.

Los resultados de un pequeño estudio en la revista. Investigación y práctica nutricionalsugieren que comer alimentos con más azúcar como primera comida del día podría hacer que una persona se sienta más hambrienta en su próxima comida que si comiera una comida baja en azúcar.

Los médicos, dietistas y otros expertos en salud creen que esto se debe a que los alimentos azucarados son peores para proporcionar saciedad o sensación de plenitud.

Además, los alimentos ricos en carbohidratos aumentan la demanda de insulina del cuerpo, lo que también promueve más hambre en un período más corto de tiempo después de la comida.

Los expertos creen que cuanto más hambrienta tiene una persona antes de su próxima comida, es más probable que ingiera más calorías de las necesarias.

Un pequeño estudio en el Revista de hipertensión descubrió que consumir altos niveles de sal podría tener un impacto inmediato en el funcionamiento adecuado de los vasos sanguíneos de una persona. La ingesta excesiva de sodio también está relacionada con la retención de líquidos.

La comida rápida también suele ser muy baja en frutas y verduras frescas, lo que dificulta que las personas alcancen la ingesta diaria recomendada de al menos 5 porciones. También puede resultarles difícil alcanzar su ingesta ideal de fibra, que es de al menos 25 gramos por día.

La comida rápida es muy sabrosa, lo que significa que se descompone muy rápidamente en la boca, no requiere mucha masticación y activa los centros de recompensa en el cerebro rápidamente.

Esta combinación entrena al paladar para que prefiera estos alimentos altamente procesados ​​y altamente estimulantes. Esto reduce el deseo de una persona por alimentos frescos e integrales.

La investigación de 2018 y otros estudios anteriores han sugerido un vínculo entre el consumo de comida rápida y la incidencia de adicción a la comida por estos artículos bajos en nutrientes.

Impacto a largo plazo

Los estudios sugieren que el consumo de comida rápida a largo plazo puede aumentar el riesgo de desarrollar asma.

Existe mucha evidencia bien investigada que muestra que comer comida rápida con regularidad puede dañar la salud de una persona.

Esto se debe a que la mayoría de la comida rápida tiene un alto contenido de azúcar, sal, grasas saturadas y grasas trans, ingredientes procesados ​​y calorías, y es baja en antioxidantes, fibra y muchos otros nutrientes.

Muchas comidas rápidas son muy bajas en fibra. Una dieta baja en fibra se asocia con un mayor riesgo de afecciones digestivas como estreñimiento y enfermedad diverticular, así como con reducciones de bacterias intestinales saludables.

Un estudio en la revista Perspectivas de promoción de la salud identifica los efectos a veces irreparables de comer comida rápida en la salud de una persona. Dichos riesgos incluyen obesidad, resistencia a la insulina, diabetes tipo 2 y diversas afecciones cardiovasculares.

Un estudio en el Diario de nutrición se centra en los efectos de una dieta occidental en el sistema inmunológico de una persona. Esta es una dieta que consiste en altas cantidades de azúcar, sal y grasas saturadas de solo unas pocas fuentes.

El documento del estudio afirma que una dieta occidental puede conducir a una mayor inflamación, un menor control de la infección, mayores tasas de cáncer y un mayor riesgo de enfermedad alérgica y autoinflamatoria.

Un estudio en la revista Tórax establece un vínculo entre el consumo de comida rápida en adolescentes y niños y un aumento de asma, rinoconjuntivitis y eczema.

Un estudio en la revista Apetito También sugiere que existe un vínculo causal entre una dieta alta en grasas saturadas y carbohidratos simples, típica de gran parte de la comida rápida, y una menor capacidad de memoria y aprendizaje. Este tipo de dieta también puede aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) sugiere que una dieta alta en sal a menudo aumenta la presión arterial de una persona, lo que significa que es más probable que una persona tenga un ataque cardíaco, un derrame cerebral, una enfermedad renal o una enfermedad cardíaca.

La FDA también señala que una dieta alta en grasas trans aumenta la cantidad de lipoproteínas de baja densidad o colesterol "malo" y reduce la cantidad de lipoproteínas de alta densidad o colesterol "bueno". Esto significa que una persona tiene más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca.

La Coalición de Acción contra la Obesidad señala que la comida rápida típica contiene una cantidad muy alta de calorías. Si una persona ingiere más calorías de las que quema cada día, aumentará de peso, lo que puede provocar obesidad.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la obesidad aumenta el riesgo de que una persona desarrolle una variedad de condiciones de salud graves.

Otra consecuencia de que los jóvenes consuman comida rápida con regularidad es su falta involuntaria de comprensión de la preparación básica de comidas, la cocina y la alimentación saludable.

Con el tiempo, esto perpetúa la dependencia de la comida rápida y es posible que las personas no aprendan a preparar alimentos saludables y equilibrados en el hogar. El consumo de tales comidas puede contribuir a la salud a largo plazo de una persona a lo largo de su vida.

Resumen

La comida rápida tiende a tener un alto contenido de sal, azúcar, grasas saturadas, grasas trans, calorías y conservantes e ingredientes procesados.

Muchas investigaciones bien realizadas han demostrado los efectos negativos para la salud de consumir demasiado de estos.

Sin embargo, no toda la comida rápida es mala. Algunos elementos del menú pueden tener menos estas sustancias que otros, mientras que algunos establecimientos de comida rápida pueden centrarse en ofrecer opciones más saludables.

Sin embargo, este no es el caso de la mayoría de los establecimientos de comida rápida o de la mayoría de los alimentos que venden.

Para preservar la salud, una persona debe intentar identificar los artículos de comida rápida que contienen menos sal, grasa, azúcar y carbohidratos totales y, en general, tratar de restringir la cantidad de comida rápida que consumen.

none:  medicina-cosmética - cirugía plástica pediatría - salud infantil síndrome del intestino irritable