¿Qué es clonus? Todo lo que necesitas saber

Clonus es una condición neurológica que ocurre cuando las células nerviosas que controlan los músculos están dañadas. Este daño provoca contracciones o espasmos musculares involuntarios.

Los espasmos de clonus a menudo ocurren en un patrón rítmico. Los síntomas son comunes en algunos músculos diferentes, especialmente en las extremidades. Estos incluyen:

  • tobillos
  • rodillas
  • pantorrillas
  • muñecas
  • mandíbula
  • bíceps

Los nervios dañados pueden hacer que los músculos fallen, lo que lleva a contracciones involuntarias, tensión muscular y dolor.

Clonus puede hacer que un músculo palpite durante un período prolongado. Este pulso puede provocar fatiga muscular, lo que puede dificultar que una persona use el músculo más adelante.

Clonus puede hacer que las actividades diarias sean extenuantes e incluso debilitantes. En este artículo, obtenga más información sobre las causas y el tratamiento.

Causas

Las células nerviosas dañadas causan clonus.

Si bien los investigadores no comprenden la causa exacta del clonus, parece deberse a conductos nerviosos dañados en el cerebro.

Varias afecciones crónicas están asociadas con el clonus. Como estas condiciones requieren un tratamiento especializado, el resultado puede variar en cada caso.

Las condiciones asociadas con el clonus incluyen:

La esclerosis múltiple (EM) es un trastorno autoinmune que ataca la vaina protectora alrededor de los nervios. El daño resultante interrumpe las señales nerviosas en el cerebro.

Un derrame cerebral priva de oxígeno a una parte del cerebro, generalmente debido a un coágulo de sangre. Un derrame cerebral puede causar clonus si daña el área del cerebro que controla el movimiento.

Las infecciones, como la meningitis o la encefalitis, pueden dañar las células cerebrales o los nervios si se agravan.

Las lesiones graves, como un traumatismo craneoencefálico por un accidente grave, también pueden dañar los nervios del cerebro o la médula espinal.

El síndrome de la serotonina es una reacción potencialmente peligrosa que ocurre si se acumula demasiada serotonina en el cuerpo. Esta acumulación podría deberse al abuso de drogas, pero también puede ser causada por tomar altas dosis de medicamentos o mezclar ciertos medicamentos.

Un tumor cerebral que empuja las neuronas motoras del cerebro o hace que estas áreas se inflamen puede provocar clonus.

Otras causas de clonus incluyen cualquier cosa que tenga el potencial de afectar los nervios o las células cerebrales, que incluyen:

  • parálisis cerebral
  • Enfermedad de Lou Gehrig
  • lesión cerebral anóxica
  • paraparesia espástica hereditaria
  • insuficiencia renal o hepática
  • Sobredosis de medicamentos como Tramadol, que es un analgésico potente.

Pruebas de clonus

Se puede usar una resonancia magnética para diagnosticar clonus.

Para diagnosticar el clonus, los médicos pueden primero examinar físicamente el área más afectada. Si un músculo se contrae mientras una persona está en el consultorio del médico, es posible que controle la contracción para ver qué tan rápido está pulsando el músculo y cuántas veces se contrae antes de detenerse.

Luego, los médicos ordenarán una serie específica de pruebas para ayudarlos a confirmar el diagnóstico. Pueden usar imágenes por resonancia magnética (IRM) para verificar si hay daños en las células o los nervios.

Los análisis de sangre también pueden ayudar a identificar marcadores de diversas afecciones asociadas con el clonus.

Una prueba física también puede ayudar a los médicos a identificar el clonus. Durante esta prueba, le pedirán a la persona que flexione rápidamente el pie, de modo que los dedos apunten hacia arriba y luego sostenga el músculo allí.

Esto puede provocar un pulso sostenido en el tobillo. Una serie de estos pulsos puede indicar clonus. Los médicos no confían en esta prueba para diagnosticar el clonus, pero puede ayudarlos a orientarlos en la dirección correcta durante el proceso de diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento para el clonus varía según la causa subyacente. Los médicos pueden probar muchos métodos de tratamiento diferentes antes de encontrar el que funcione mejor para cada persona.

Medicamentos

Los medicamentos sedantes y relajantes musculares ayudan a reducir los síntomas del clonus. Los médicos a menudo recomiendan estos medicamentos en primera instancia para las personas que experimentan clonus.

Los medicamentos que pueden ayudar con las contracciones del clonus incluyen:

  • baclofeno (Lioresal)
  • dantroleno (dantrio)
  • tizanidina (Zanaflex)
  • gabapentina (neurotonina)
  • diazepam (Valium)
  • clonazepam (Klonopin)

Los sedantes y los medicamentos contra la espasticidad pueden causar somnolencia o somnolencia. Las personas que toman estos medicamentos no deben conducir un automóvil ni operar maquinaria pesada.

Otros efectos secundarios pueden incluir confusión mental, aturdimiento o incluso dificultad para caminar. Una persona debe discutir estos efectos secundarios con un médico, especialmente si es probable que interrumpan el trabajo o las actividades diarias de una persona.

Otros tratamientos

La fisioterapia puede ayudar a tratar el clonus.

Además de los medicamentos, los tratamientos que pueden ayudar a reducir el clonus incluyen:

Terapia física

Trabajar con un fisioterapeuta para estirar o ejercitar los músculos puede ayudar a aumentar el rango de movimiento en el área dañada. Algunos terapeutas pueden recomendar férulas para la muñeca o el tobillo para algunas personas, ya que pueden proporcionar estructura y mejorar la estabilidad, reduciendo el riesgo de accidentes.

Inyecciones de Botox

Algunas personas con clonus responden bien a las inyecciones de Botox. La terapia con Botox consiste en inyectar toxinas específicas para paralizar los músculos de la zona. Los efectos de las inyecciones de Botox desaparecen con el tiempo, por lo que una persona necesitará repetir las inyecciones de forma regular.

Cirugía

La cirugía suele ser el último recurso. Durante un procedimiento para tratar el clonus, los cirujanos cortarán partes del nervio que están causando movimientos musculares anormales, lo que debería aliviar los síntomas.

Remedios caseros

Si bien los tratamientos médicos para el clonus son importantes, los remedios caseros pueden ser valiosos para respaldar estos esfuerzos.

Usar compresas calientes o tomar baños calientes puede aliviar el dolor, mientras que aplicar compresas frías puede ayudar a reducir los dolores musculares. El estiramiento y el yoga pueden ayudar a promover una mayor amplitud de movimiento.

Algunas personas también pueden encontrar que un suplemento de magnesio o un baño de sal de magnesio ayudan a relajar los músculos. Las personas deben hablar con un médico antes de probar el magnesio, ya que puede interactuar con otros medicamentos.

panorama

El pronóstico para el clonus puede variar según la causa subyacente. Cuando una lesión o enfermedad repentina causa clonus y espasmos musculares, es probable que los síntomas desaparezcan con el tiempo o respondan bien a la fisioterapia.

Las afecciones crónicas como la esclerosis múltiple, la meningitis o un accidente cerebrovascular pueden requerir tratamientos a largo plazo para el manejo de los síntomas.

Clonus a veces puede empeorar si la afección subyacente progresa. Muchas personas descubren que pueden controlar los síntomas trabajando en estrecha colaboración con un médico y un fisioterapeuta.

none:  obesidad - adelgazamiento - fitness bipolar epilepsia