¿Qué hay que saber sobre la bronquitis alérgica y asmática?

La bronquitis es una inflamación en el revestimiento de los bronquios. Estos tubos en el pulmón llevan aire a los pulmones desde la boca y la nariz.

La hinchazón estrecha las vías respiratorias provocando tos y puede dificultar la respiración. La irritación también puede provocar una mayor producción de moco, que bloquea las vías respiratorias.

La bronquitis se puede clasificar como alérgica, no alérgica o asmática, según su causa.

Aunque los síntomas de la bronquitis son similares independientemente de la causa, también puede haber diferencias, especialmente en cuanto al tiempo que una persona sentirá los efectos de la afección.

¿Qué es la bronquitis alérgica?

La bronquitis alérgica ocurre cuando un alérgeno inflama el revestimiento de los bronquios.

La bronquitis alérgica implica la inflamación de los bronquios causada por un alérgeno o algo a lo que sea alérgico.

Los irritantes de las vías respiratorias, como el polen, el polvo y el moho, pueden desencadenar síntomas. Fumar cigarrillos casi siempre causa bronquitis alérgica.

Los síntomas de la bronquitis alérgica pueden durar mucho tiempo o seguir repitiendo.

La bronquitis alérgica que dura más de tres meses a menudo se denomina bronquitis crónica. Este es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La bronquitis crónica casi siempre es causada por fumar cigarrillos.

Los síntomas de la bronquitis alérgica incluyen:

  • una tos que produce moco
  • sibilancias
  • opresión en el pecho
  • cansancio

La bronquitis también puede provocar complicaciones. Por ejemplo, puede ocurrir una infección pulmonar, como neumonía. En los casos más graves, la neumonía puede provocar una infección en el torrente sanguíneo llamada septicemia. La septicemia a menudo pone en peligro la vida.

Bronquitis no alérgica

La bronquitis no alérgica ocurre debido a una infección viral o bacteriana. Por ejemplo, algunas personas desarrollan bronquitis no alérgica después de un resfriado.

Aunque cualquier persona puede desarrollar bronquitis no alérgica, los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir la afección. Las personas con sistemas inmunitarios debilitados y quienes fuman también tienen una mayor probabilidad de desarrollar bronquitis después de una infección de las vías respiratorias superiores.

Los síntomas suelen mejorar en unas pocas semanas y es menos probable que reaparezcan que los síntomas de la bronquitis alérgica.

La bronquitis no alérgica a veces se denomina bronquitis aguda, ya que los síntomas pueden aparecer repentinamente y suelen ser breves.

Los síntomas de la bronquitis no alérgica pueden incluir:

  • una tos que produce moco
  • escalofríos
  • fiebre

¿Qué es la bronquitis asmática?

La bronquitis asmática puede ocurrir en personas que ya tienen asma como condición subyacente.

Al igual que la bronquitis, el asma es una afección pulmonar que puede provocar dificultades respiratorias. El asma también puede causar inflamación de los bronquios, pero también puede provocar un estrechamiento de los músculos alrededor de las vías respiratorias.

Cuando la bronquitis y el asma ocurren juntas y los síntomas se superponen, la afección a menudo se conoce como bronquitis asmática.

La inflamación que desencadena los síntomas de la bronquitis asmática puede ocurrir en alguien que tiene asma subyacente después de la exposición a ciertas sustancias, como el polen, la contaminación y el humo del cigarrillo. Algunas personas también desarrollan bronquitis asmática debido a un cambio en el clima o en la rutina de ejercicios.

Las personas con bronquitis asmática responden a estos desencadenantes ambientales liberando leucotrienos. Estas son moléculas inflamatorias. Los leucotrienos provocan una serie de reacciones, incluido el estrechamiento de las vías respiratorias.

Los síntomas de la bronquitis asmática pueden incluir:

  • tosiendo
  • exceso de producción de moco
  • sibilancias
  • dificultad para respirar

Diagnóstico

Un médico diagnosticará la bronquitis alérgica en función de varios factores.

Ellos revisarán el historial médico del individuo con sospecha de bronquitis alérgica, así como también realizarán un examen físico, generalmente harán preguntas para determinar cuánto tiempo han estado ocurriendo los síntomas.

El médico puede usar una radiografía de tórax para descartar otras causas de problemas respiratorios, como neumonía. También pueden solicitar análisis de sangre para ayudar a determinar si hay una infección.

El paciente también puede recibir una prueba de función pulmonar. Esto implica que el individuo sopla en un dispositivo especial llamado espirómetro. El dispositivo mide cuánto aire puede exhalar una persona y con qué rapidez.

La prueba ayuda a los médicos a identificar la presencia de enfermedades pulmonares, como asma y bronquitis crónica.

Tratamiento

Los tratamientos para la bronquitis alérgica y asmática suelen ser similares y pueden incluir los siguientes:

Broncodilatadores

Los broncodilatadores son medicamentos que relajan los músculos que rodean las vías respiratorias. A medida que los músculos se relajan, las vías respiratorias se dilatan o ensanchan, lo que a menudo facilita la respiración. Las personas toman broncodilatadores a través de un inhalador de dosis medida.

Se encuentran disponibles broncodilatadores de acción corta y de acción prolongada. Los broncodilatadores de acción corta actúan rápidamente para disminuir los síntomas, pero los efectos no duran.

Los broncodilatadores de acción prolongada no reducen los síntomas tan rápidamente, pero los controlan durante un período más prolongado.

Esteroides

Los esteroides también se pueden usar para tratar la bronquitis alérgica. Los esteroides disminuyen la inflamación de los bronquios. Esta acción reduce la tos y puede ayudar a que el aire fluya hacia los pulmones.

Aunque los esteroides pueden ser un medicamento por vía intravenosa u oral, un médico a menudo los administrará a través de un inhalador en casos de bronquitis. Esto permite una administración más rápida y eficaz de los medicamentos al área que requiere tratamiento.

Mucolíticos

Un fármaco mucolítico es un medicamento que hace que el moco sea más delgado y menos pegajoso. Esto facilita la expulsión de la mucosidad de los pulmones al toser.

Las personas pueden tomar mucolíticos por vía oral o mediante un nebulizador. Un nebulizador es un dispositivo que convierte un medicamento líquido en un aerosol. Luego, una persona puede inhalar este aerosol.

Terapia de oxigeno

En algunos casos, la bronquitis alérgica puede interferir con la eficiencia del flujo de oxígeno dentro y fuera de los pulmones.

Las personas con bronquitis alérgica grave pueden tener niveles reducidos de oxígeno en la sangre. Si los niveles de oxígeno son bajos, un médico puede recetarle oxigenoterapia.

Esto puede ayudar a restaurar los niveles de oxígeno a la normalidad.

Clases de rehabilitación pulmonar

Las personas con bronquitis alérgica crónica pueden beneficiarse de las clases de rehabilitación pulmonar. Las clases de rehabilitación pulmonar implican ejercicio supervisado, junto con educación sobre cómo respirar mejor y controlar la bronquitis alérgica. Estas clases muestran a las personas cómo reducir la exposición a alérgenos que pueden desencadenar síntomas.

La bronquitis aguda no alérgica a menudo no requiere tratamiento. Los médicos tratan la bronquitis asmática de manera similar a la bronquitis alérgica, con broncodilatadores, esteroides y oxígeno según sea necesario. Sin embargo, la bronquitis aguda no alérgica también se puede tratar con antibióticos si es causada por una infección bacteriana, aunque esto es poco común.

En algunos casos, un médico también puede recetar modificadores de leucotrienos para tratar la bronquitis asmática. Estos funcionan interfiriendo con las reacciones químicas que causan los síntomas de la bronquitis asmática.

Remedios caseros

Un humidificador puede humedecer el aire y aflojar la mucosidad.

Muchos de los tratamientos para la bronquitis alérgica requieren receta médica. Sin embargo, también hay medidas que una persona puede tomar en casa para reducir los efectos de la bronquitis.

Aunque los remedios caseros no curarán la causa subyacente de la bronquitis alérgica, pueden ayudar a reducir los síntomas.

Estos pasos incluyen:

  • Uso de un humidificador: un humidificador humedecerá el aire. Esto puede aflojar la mucosidad y facilitar su expulsión. También puede disminuir las sibilancias. Las personas con asma deben consultar con su médico antes de usar un humidificador.
  • Beber muchos líquidos: Beber suficiente agua puede ayudar a mantener la mucosidad delgada.
  • Hacer gárgaras con agua salada: la tos de la bronquitis alérgica puede provocar dolor de garganta. Hacer gárgaras con agua salada puede aliviar el malestar.
  • Tomar una pastilla para la tos: una pastilla para la tos puede mantener la garganta húmeda y puede aliviar la tos.

Prevención

La prevención de la bronquitis alérgica generalmente implica evitar irritantes, como vapores químicos, polvo y contaminación del aire. La prevención de la bronquitis asmática incluye tanto evitar los desencadenantes como controlar el asma subyacente de acuerdo con el plan desarrollado con su médico.

El humo del cigarrillo es una de las principales causas de bronquitis alérgica, por lo que dejar de fumar, o no comenzar, es una de las mejores formas de prevenir la afección.

Si los alérgenos de la intemperie, incluido el polen o el moho, tienden a causar bronquitis alérgica, use una máscara cuando trabaje en el jardín. Esto también podría prevenir los síntomas.

none:  biología - bioquímica Enfermedades tropicales fibrosis quística